Médico del Congo encontró una cura para el virus del ébola a través de un novedoso tratamiento

Por Catherine Bolton
06 de Septiembre de 2019 Actualizado: 06 de Septiembre de 2019

El año pasado, la República Democrática del Congo luchó contra el segundo brote de ébola más grande de la historia.

El ébola es un virus altamente contagioso transportado por insectos y animales que causa sangrado severo e insuficiencia de órganos en humanos, haciéndolo increíblemente mortal si no se trata rápidamente. En un lugar donde la población es increíblemente transitoria y desconfiada de las autoridades, como en el Congo, asolado por la rebelión, la lucha por actuar rápidamente contra los casos confirmados ha provocado la muerte de dos de cada tres casos confirmados, descubiertos durante el brote actual.

Afortunadamente, un médico congoleño ha estado dedicando las últimas cuatro décadas a descubrir una cura para el virus y, basándose en los resultados de sus ensayos médicos más recientes, es muy posible que haya tenido éxito.

Imagen Ilustrativa. (Shutterstock | Giovanni Cancemi)

El Dr. Jean-Jacques Muyembe Tamfum tiene ahora 77 años, pero ha estado trabajando en la investigación del ébola desde el primer brote conocido de la enfermedad en 1976.

Sin embargo, un par de medicamentos que usó recientemente en pacientes de prueba, curaron oficialmente a ambos individuos y les permitieron regresar a casa a salvo. Esto, explicó Jean-Jacques, puede ayudar a correr la voz de que no solo el ébola es real, la desconfianza cultural de trabajadores médicos en la región ha dejado mucho escepticismo de que el virus realmente exista, pero que también hay una manera de curarlo con la medicina moderna.

Los dos medicamentos, nombrados REGN-EB3 y mAb114, fueron desarrollados por Jean-Jacques utilizando anticuerpos extraídos de muestras de sangre tomadas de pacientes sobrevivientes del ébola durante brotes anteriores. Durante los 43 años que Jean-Jacques ha estado trabajando para combatir los brotes de ébola con la Organización Mundial de la Salud, ha estado desarrollando pacientemente la idea de utilizar los anticuerpos para impedir que el virus ataque las células humanas, y ahora parece que ha encontrado la manera de hacerlo.

En el futuro, Jean-Jacques espera hacer correr la voz de que el ébola ya no es incurable. Esto podría conducir a una detección más temprana, lo que podría hacer que las personas recibieran tratamiento más rápido y reducir la velocidad del brote actual. Lograr que los pacientes afectados abandonen sus hogares y protejan a sus seres queridos ayudará a contener el virus, ralentizando su progresión entre la población congoleña y, con suerte, erradicando de una vez por todas este brote actual.

“El ébola mata rápidamente y el ébola sana rápidamente. Ese es el mensaje”, dijo Jean-Jacques, en una conferencia de prensa en Goma.

“Estos casos se detectaron muy rápidamente. El marido estaba infectado, estuvo en casa durante 10 días y su mujer y su hijo estaban infectados”, dijo Jean-Jacques. “Tan pronto como los equipos de respuesta detectaron estos casos, los trajeron al centro de tratamiento. Les dimos un tratamiento que es efectivo y aquí en poco tiempo ambos están curados”, señaló.

Imagen Ilustrativa. (Getty Images | MATTHIEU ALEXANDRE)

El objetivo final seguirá siendo vacunar a la población para evitar que se produzca otro brote. El virus del ébola tiene un período de incubación de entre dos y 21 días, y puede transmitirse de persona a persona a través de todo, desde la sangre y la saliva hasta el semen y la leche materna. Las personas infectadas a menudo transmiten la enfermedad a sus seres queridos antes de que se den cuenta de que ellos mismos han contraído el virus, lo que dificulta aún más la contención.

Sin embargo, la forma en que funcionan estos dos medicamentos experimentales podría ser una vacuna eficaz para ayudar a proteger a la población. Después de 43 años, Jean-Jacques Muyembe ha logrado tener éxito en lo que se propuso hacer, y gracias a ello se pueden salvar innumerables vidas.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS