Ecoevangelismo: El comunismo revestido de ecologismo

Por John Mac Ghlionn
18 de Septiembre de 2021
Actualizado: 18 de Septiembre de 2021

Comentario

Cuando Beijing empezó a reprimir la minería de criptomonedas, se citó el medio ambiente como una de las principales razones. En realidad, sin embargo, la represión tenía poco que ver con el medio ambiente; en cambio, tenía todo que ver con el control. Recordemos que China es el mayor contaminador del mundo; su último plan quinquenal parece que aumentará las emisiones, en lugar de reducirlas. Su carrera hacia la neutralidad del carbono es, de hecho, a paso de tortuga. Esto no debería sorprender a nadie. Los países comunistas viven de mentiras.

Los países comunistas tienden a tener ciudadanos menos saludables y menos educados. El comunismo, la muerte del alma, opera sobre el principio de la conformidad total. Al negar las libertades individuales, la tiranía del comunismo empobrece a la gente, tanto espiritual como económicamente.

Lo que nos lleva a la tiranía del ecoevangelismo. ¿Qué es exactamente el ecoevangelismo? Lo mejor es pensar en él como un falso alarmismo (“En la próxima década, el cambio climático acabará con el mundo”) unido al activismo “woke” (“¿Por qué no puedes ver que el cambio climático acabará con el mundo, monstruo?”). El ecoevangelismo es la mezcla “perfecta” de activismo performativo, anécdotas sin fundamento e intimidación. Por ejemplo, la presión para reducir las emisiones de carbono tiene sorprendentes paralelismos con la presión para abolir a los multimillonarios. El lenguaje es contundente, incluso beligerante; la realidad objetiva se sustituye por sentimientos fuera de lugar. Si el comunismo empobrece a todo el mundo, lo mismo puede decirse de la presión para reducir las emisiones.

Según un estudio revisado en ScienceDirect, los “planes de mitigación estrictos” para reducir las emisiones en realidad frenan “la reducción de la pobreza en los países en desarrollo”.

Como ha señalado el ecologista escéptico Bjorn Lomborg, el impulso para alejar las economías de los combustibles fósiles se ha vuelto demasiado agresivo. Las fuentes de energía alternativas, argumenta, siguen siendo muy poco competitivas. Además, el impulso hacia la energía solar y eólica inevitablemente “ralentizará el crecimiento económico, aumentará la pobreza y exacerbará la desigualdad”. Es importante señalar que Lomberg es un auténtico ecologista; afortunadamente, al igual que Michael Schellenberger, Lomborg, exdirector del Instituto de Evaluación Medioambiental del gobierno danés, es racional. En esta época de alarmismo climático, se necesitan cabezas frías. Lamentablemente, escasean.

El falso alarmismo perjudica a todos

El capitalismo, lo más opuesto al comunismo, ha ayudado a aliviar la pobreza en todo el mundo; en otras palabras, ayuda a todos, no solo a los ricos. Del mismo modo, los combustibles fósiles salvan vidas, literalmente. Por supuesto, hay que hacer frente a los crecientes niveles de contaminación atmosférica, pero el fervor con el que se impulsan los programas ecológicos está perjudicando, en lugar de ayudar, a los más vulnerables. Según un extenso proyecto de investigación, los autores, que trabajan en nombre del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, sostienen que un futuro “basado en los combustibles fósiles”, en lugar de uno “sostenible”, beneficia a todos, incluidos los más pobres de entre nosotros.

Como señala el mencionado Lomborg, en comparación con un mundo alimentado por combustibles fósiles, un mundo sostenible provocaría “26 millones más de personas al año en la pobreza”. Pero los fríos y duros hechos no han impedido a los nuevos puritanos impulsar la más dañina de las agendas. California se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del estado “un 40% por debajo de los niveles de 1990 para 2030” y “un 80% por debajo de los niveles de 1990 para 2050”, según Jonathan Lesser, miembro adjunto del Instituto Manhattan. Un impulso para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no es necesariamente algo malo. Sin embargo, el empujón de California se está convirtiendo rápidamente en fricción; una intervención que no tiene en cuenta los intereses de la sociedad se está presentando como todo lo contrario.

Paneles solares montados sobre el techo del Centro de Convenciones en Los Ángeles, California, el 5 de septiembre de 2018. (Mario Tama/Getty Images)

Debido a “las órdenes de energía renovable del estado y el programa de límites y comercio de carbono”, escribió Lesser, los precios de la electricidad en California han aumentado considerablemente. A menos que se produzca algún tipo de reversión, los precios de la energía seguirán aumentando. ¿Quiénes serán los más perjudicados? Los pobres, por supuesto. Cuando se introducen medidas draconianas, siempre son los más desfavorecidos los que sufren, ya que tienen menos amortiguadores para enfrentar los innumerables golpes.

California, tan a menudo vendida como una especie de utopía progresista, tiene la tasa de pobreza más alta de todos los estados de EE.UU. Más del 18% de sus residentes viven en la pobreza. Ahora, con el aumento de los precios de la electricidad, también hay más ciudadanos en situación de pobreza energética. En otras palabras, carecen del ingreso disponible necesario para permitirse servicios energéticos sostenibles. ¿De qué sirve un planeta más verde si hay menos gente con salud para apreciarlo? Si la gente tiene dificultades para llevar comida a la mesa, ¿por qué obligarla a instalar paneles solares?

Como sostiene la investigadora Jennifer Hernandez, los estadounidenses están presenciando una nueva era de Jim Crow. Hernandez lo llama “Jim Crow verde”. La segregación racial se ha fusionado con la segregación ecológica, y los resultados están siendo catastróficos. Mientras los ecoevangélicos marchan ciegamente hacia el abismo, hacen todo lo posible para arrastrarnos con ellos. No se deje engañar por los alarmistas vestidos de ecologistas. Puede que hablen con elocuencia sobre la “justicia” y la “igualdad”, pero muchos comunistas han pronunciado nociones similares. El ecoevangelismo, como el comunismo, perjudica a todos, especialmente a los más vulnerables.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS