Edificación china interfiere oficinas gubernamentales en naciones africanas, según informe

Por BONNIE EVANS
25 de Mayo de 2020
Actualizado: 25 de Mayo de 2020

China ha estado construyendo oficinas e instalaciones gubernamentales en países africanos durante décadas y dotándolas de equipo que, probablemente, le permita al gobierno chino espiar a todos, desde presidentes y primeros ministros hasta jueces, generales y más, según un informe reciente de la Fundación Heritage.

En más de 186 edificios construidos por China, en 40 de las 54 naciones en África, se albergan datos y se realizan actividades que requieren vigilancia, descubrió el investigador de Heritage, Joshua Meservey.

El Palacio de Justicia en la capital angoleña de Luanda fue construido en 2012 por chinos, mientras que, en la famosa cleptocracia de Guinea Ecuatorial, los chinos erigieron el edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores en 2015. En Zimbabwe, donde su antiguo líder, el difunto Robert Mugabe, llamó una vez al líder chino Xi Jinping “una persona enviada por Dios”, China ha construido el Colegio de Defensa Nacional del país y está construyendo su parlamento, según el informe.

En total, “las compañías chinas han construido, expandido o renovado al menos 24 residencias, oficinas presidenciales y ministerios; al menos 26 parlamentos u oficinas parlamentarias; al menos 32 instalaciones militares o policiales; y al menos 19 ministerios de edificios de asuntos exteriores”, señala el informe.

Eso le da a Beijing accesibilidad extraordinaria a información sobre el funcionamiento más íntimo de los gobiernos de África y le brinda a China poderes de clarividencia para ajustar sus tácticas con la máxima ventaja.

Junto con los activos físicos, China también ha construido 14 “redes de telecomunicaciones intragubernamentales”, con sistemas de fabricación china, como los de Huawei. Meservey espera que todas esas redes se vean comprometidas a favor de las actividades de recopilación de inteligencia de China, dando al régimen una ventaja significativa, no solo sobre sus competidores políticos y comerciales en África, sino también sobre los funcionarios que se han aliado a ellos y que pueden ser responsables de fechorías.

La amplitud y profundidad de la cobertura en inteligencia que China ha podido lograr, a través de sus proyectos de construcción en África, es una señal de la importancia del continente para las estrategias geopolíticas de Beijing, señala el informe.

La evidencia

La sospecha de que muchas de estas instalaciones actúan como estaciones de escucha para Beijing se ve reforzada por dos factores.

China ya ha sido sorprendida flagrantemente por el robo de años de datos de uno de los edificios públicos más importantes de África. En 2018, primero Le Monde y luego Financial Times publicaron historias que exponían dos violaciones de seguridad sistémicas. China había interferido en el cableado del edificio que construyó y donó para la sede de la Unión Africana (UA) en Addis Abeba, Etiopía.

El primero fue el descubrimiento que los servidores de la UA, también un regalo chino, estaban cargando datos a servidores en Shanghai, todas las noches desde la medianoche hasta las 2 a.m.

La otra brecha en la UA fue más táctil. Una inspección física del edificio de la UA descubrió dispositivos de escucha en todo el edificio.

Además del caso de la UA, que ofrece evidencia directa de la capacidad de China y, lo que es más importante, su disposición a espiar y comprometer a un amigo, un segundo factor agrega evidencia circunstancial convincente a la probabilidad de que China esté espiando a África a través de la infraestructura de su edificio allí.

Esa evidencia se encuentra en China, donde durante décadas, se construyeron complejos de apartamentos y hoteles que albergaban exclusivamente a extranjeros. En la mayoría de las instalaciones, si no en todas, se desplegó equipo de escucha para monitorear las conversaciones y los movimientos de los residentes e invitados, según múltiples fuentes del Partido Comunista Chino y de negocios y diplomáticos extranjeros. Esos compuestos incluyen grupos de edificios de departamentos diplomáticos en Beijing, así como hoteles que operan bajo las principales marcas de Europa Occidental y América.

De hecho, incluso los estudiantes extranjeros en China son conocidos por haber encontrado micrófonos en sus dormitorios.

Las ramificaciones

La alta probabilidad de que China esté utilizando la infraestructura que construye en África para espiar a líderes y eventos políticos y empresariales debería hacer que Estados Unidos haga una pausa, sugiere el informe. Si utilizan la capacidad de espiar en África, significa que China “tiene un mejor acceso de vigilancia en África” que cualquier otra nación que opere en el continente, escribe Meservey.

El uso de ese acceso y el conocimiento interno que proporciona África le da a China una ventaja en las negociaciones comerciales competitivas.

También informa a Beijing sobre quién en África puede ser influenciado para tomar decisiones favorables a los objetivos de China, y cómo emplear y reclutar esa influencia.

Pero el alcance de la vigilancia no se limita a los africanos, señala el informe. Cualquier persona en una habitación construida o equipada por China puede ser objeto de la capacidad de escucha de Beijing, incluidos los funcionarios estadounidenses y otros funcionarios extranjeros.

Además, las actividades que tienen lugar en esos lugares físicos entre un país anfitrión y cualquier otra nación extranjera también se vuelven vulnerables al espionaje chino, comprometiendo “estrategias diplomáticas, operaciones militares antiterroristas [y] ejercicios militares conjuntos”.

Por eso, Meservey aconseja, “Estados Unidos debería tratar de complicar la vigilancia de Beijing… como parte de una respuesta estratégica al esfuerzo del PCCh [Partido Comunista Chino] para remodelar el orden global”.

La reacción de Beijing

En su conferencia de prensa del 22 de mayo, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, calificó las afirmaciones del informe de Heritage de “ridículas” y “basadas en nada más que mentiras, ilusiones y prejuicios ideológicos”, en respuesta a la solicitud de China Daily de comentar el informe.

Además, “los líderes africanos refutaron públicamente tales rumores en múltiples ocasiones”, dijo Zhao.

El informe de Heritage anticipó esa respuesta.

“Espere poca ayuda, y quizás incluso resistencia, de algunos estados africanos. Teniendo en cuenta cuán hábilmente ha influido el PCCh en África y los numerosos ejemplos de países africanos que temen desafiar a Beijing, Estados Unidos no debe esperar que estos gobiernos ofrezcan mucha ayuda para mejorar el problema de contrainteligencia de Estados Unidos en África”, escribe el autor.

De hecho, “algunos, si se les solicita, o en un intento de lograr el favor del PCCh, pueden incluso colaborar activamente con Beijing para obstaculizar los esfuerzos estadounidenses enfocados en proteger sus intereses en el continente”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Relacionado

Los africanos se quedan sin hogar tras desalojos en Guangzhou

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS