Educación sexual en California: padres quieren decidir qué es “apropiado para la edad”

Por Nathan Su
07 de Febrero de 2020
Actualizado: 07 de Febrero de 2020

En California, varias partes interesadas han estado compitiendo para decidir qué significa exactamente “apropiado para la edad” en las directrices del estado para la educación sexual. Actualmente, los distritos escolares locales interpretan lo que es adecuado para un grupo de edad determinado.

“Yo soy la experta en mis hijos”, dijo Denise Pursche de Clayton City, California, quien cree que los padres deben decidir qué es lo apropiado para cada edad.

Ella ha luchado por una legislación que daría a los padres un acceso más fácil a los programas de educación sexual. También ordenaría que los padres opten por que sus hijos reciban ese programa de estudios.

Esa legislación, la SB 673 presentada por el senador Mike Morrell (R), fracasó el 15 de enero. Pero, Pursche dijo: “No he terminado. Esto no es el final, y no he acabado”.

“He invertido más de 4000 horas de mi propio tiempo”, dijo.

Tratando de obtener información como padre

Esto comenzó en 2017 cuando Pursche pasó varias semanas enviando correos electrónicos a la escuela de sus hijos tratando de obtener información sobre el nuevo plan de estudios de educación sexual.

Fue un proceso difícil, y dijo que debería ser más fácil para los padres, especialmente dadas las controversias que han abundado en California desde los cambios de educación sexual de 2016.

Fue entonces cuando la AB 329 entró en vigor. Se describe como un plan de “educación integral de salud sexual y educación para la prevención del VIH”, y ha cambiado los materiales y enfoques sugeridos.

Parte de esa ley dice: “Un distrito escolar puede proveer educación integral sobre la salud sexual o la prevención del VIH que consiste en una instrucción apropiada para la edad antes del 7º grado”.

Summer Reeves, portavoz de la Oficina de Educación del Condado de Santa Clara (COE), dijo a The Epoch Times que la oficina decide lo que es “apropiado para la edad” con la ayuda de una Red de Educadores Sexuales.

Uno de los socios de esa red es la organización Planned Parenthood, que ha creado algunos de los programas de educación sexual más controvertidos de California.

Pursche dio un ejemplo de material que ella y su marido consideraron inapropiado para la edad de sus gemelos de 10 años en 2017.

Los materiales de referencia recomendados en una lista enviada a casa con los niños de 5º grado incluían un libro titulado “Es perfectamente normal”. El libro contiene ilustraciones de adultos desnudos teniendo sexo, adolescentes masturbándose y un hombre poniéndose un condón.

Los médicos, psicólogos y educadores han investigado la edad apropiada y la veracidad de este controvertido pero popular libro, según sus autores.

Pero Pursche no creyó que fuera apropiado para la edad. Es madre y psicóloga. Tiene tres hijos —sus gemelos tienen ahora 12 años y su hija mayor tiene 17— y tiene una maestría en psicología.

Aunque el libro en sí no fue presentado a los niños, Pursche sintió que dar a los niños el título del libro despertaría su curiosidad y los animaría a buscarlo.

En el sitio web del Departamento de Educación de California (CDE), un libro titulado “Sexo, pubertad y todas esas cosas” aparece como uno de los libros de referencia para los grados cuatro a seis. El Health Education Frame Work del CDE sugiere que “los maestros pueden comenzar leyendo a los estudiantes extractos cuidadosamente seleccionados de” este libro.

También es un libro de estilo cómico con muchas imágenes que enseñan sobre la masturbación, los juegos previos y orgasmos.

“Si yo fuera una persona sexualmente pervertida y distribuyera imágenes como las de este libro a los niños en un patio de recreo, sería debidamente arrestada”, dijo Tim Thompson, un pastor de Murrieta, California. También es el fundador de Our Watch, una organización que promueve los derechos de los padres.

“Enseñar sobre sexualidad no es el trabajo del sistema escolar público”, dijo Thompson por correo electrónico. “Es una responsabilidad que recae únicamente en los padres o en la custodia legal del niño”.

Foto de archivo de los estudiantes de primaria en Pacoima, California, el 8 de febrero de 2019. (Frederic J. Brown/AFP a través de Getty Images)

En mayo de 2019, el departamento de educación retiró varios libros controvertidos de sus recomendaciones, pero éste permanece.

The Epoch Times visitó varias escuelas primarias en el norte de California y encontró que estaban enseñando anatomía reproductiva básica y la educación sexual por debajo del 7º grado no era gráfica ni detallada. Sin embargo, las escuelas informaron que revisarán su plan de estudios este año.

Opciones de exclusión

Actualmente, los padres pueden optar por que sus hijos no reciban educación sexual en todos los grados. Sin embargo, el departamento de educación afirma que “la disposición de exclusión voluntaria (…) no se aplica a la instrucción o los materiales fuera del contexto de la educación integral sobre la salud sexual, incluidos aquellos que puedan hacer referencia al género, la identidad de género, la orientación sexual”.

El departamento establece que los distritos escolares deben notificar a los padres 14 días antes de las clases de educación sexual para darles tiempo a que se retiren.

Después de muchos meses de abogar por las restricciones a la educación sexual en su distrito escolar local, Pursche decidió convertirse en una legisladora ciudadana y redactar un proyecto de ley para dar más poder a los padres. Ese proyecto de ley se convirtió en la SB 673. El senador Morrell accedió a presentarlo.

En un acto en marzo del año pasado en el Capitolio de California, Morrell comentó la influencia que las reglas de educación sexual de California podrían tener en toda la nación. “Se dice que, como va California, así va la nación”, dijo Morrell. “Damas y caballeros, California es el campo de batalla por el alma de Estados Unidos de América”.

El 15 de enero, la ley SB 673 fue votada por 5-2 por el Comité de Educación del Senado, que tiene cinco senadores demócratas y dos republicanos.

El senador Richard Pan (D) dijo que los padres deben confiar en el trabajo hecho por los profesionales para formar el plan de estudios.

Tami Martin, gerente legislativa de la organización sin fines de lucro California para la Igualdad, dijo en la audiencia que la norma de inclusión voluntaria de la SB 673 “negaría a muchos estudiantes, incluyendo a aquellos de bajos ingresos, sin hogar o en hogares de acogida [niños] la educación pública que merecen”.

La idea es que los padres o tutores de estos niños tendrían menos probabilidades de responder a una solicitud de inclusión voluntaria de las escuelas.

Las barreras lingüísticas también han sido un tema en los debates sobre las cuestiones de inclusión y exclusión.

A los defensores del programa de estudios les preocupa que algunos padres no entiendan o no respondan a las solicitudes de inclusión de las escuelas. Por otro lado, a Pursche y a los que se oponen al plan de estudios les preocupa que esos mismos padres no estén al tanto de la opción de exclusión.

Brenda Lebsack, una fiduciaria del Distrito Escolar Unificado de Orange y maestra del Distrito Escolar Unificado de Santa Ana, dijo a The Epoch Times en noviembre de 2019 que solicitó una versión en español del marco de educación sexual para los estudiantes de primaria. Quería dar a los padres de habla hispana acceso a ella.

El Departamento de Educación de California denegó su petición, dijo. El departamento no respondió a The Epoch Times sobre el asunto. Lebsack dijo que tampoco había versiones en coreano, chino o vietnamita.

“California tiene una población muy grande de inmigrantes minoritarios y estos padres se preocupan por la educación de sus hijos tanto como los padres que hablan inglés”, dijo Lebsack.”Sus voces no deben ser silenciadas, especialmente cuando enseñan a los niños sobre temas sin precedentes que nunca han estado en las aulas públicas en relación con el género y la sexualidad”.

Los gemelos de Pursche ahora están en séptimo grado. El plan de estudios de la escuela para los de 7º grado incluye una demostración de cómo ponerse los condones. Pursche le preguntó a su marido si creía que eso era apropiado para su edad y él dijo: “No. Ni siquiera están pensando en el sexo todavía”.

Alrededor del 4 por ciento de los niños menores de 13 años son sexualmente activos, de acuerdo con el informe 2016 sobre la Vigilancia de la Conducta de Riesgo de los Jóvenes publicado por los Centros para el Control de Enfermedades. Pursche dijo: “Es completamente ridículo usar la idea de que un [pequeño porcentaje] de niños están teniendo sexo, entonces tenemos que decirle todo a cada niño”.

Pursche sigue optando por que sus hijos dejen la educación sexual. Aunque la SB 673 falló, espera que sus continuos esfuerzos alerten a otros padres y faciliten a que los padres más ocupados entiendan y den su consentimiento a la educación sexual que sus hijos están recibiendo.

***

Descubre

Cómo el comunismo destruye a la familia

TE RECOMENDAMOS