EE. UU.: Acusan a alcalde de Portland de negar ayuda policial a agentes de ICE que llamaron al 911

Por Bowen Xiao - La Gran Época
01 de Agosto de 2018 Actualizado: 01 de Agosto de 2018

Un sindicato que representa a los agentes de Inmigración y Aduanas (ICE) acusó al alcalde de Portland de violar la Constitución en la aplicación de una política que ordena a la policía no responder a los pedidos de ayuda en medio de las protestas recientes, generalmente violentas.

Una carta de cese y desista (pdf), enviada el 30 de julio, del Consejo Nacional de Inmigración y Aduanas al alcalde de Portland, Ted Wheeler, culpó a la política de crear una “zona de terror y anarquía”.

Se produce después de que la policía de Portland en Oregon se negara a responder a al menos dos llamadas de emergencia al 911 de empleados del ICE que se sintieron amenazados por las protestas fuera de su oficina, según informes.

“Como saben, la Decimocuarta Enmienda prohíbe al gobierno negar a cualquier persona o personas la misma protección de las leyes”, dice la carta. “Vuestra política de no brindar servicios policiales a los empleados del ICE crea una clase de personas basada en su fuente de ingresos”.

En junio comenzó en Portland un movimiento llamado Occupy ICE para protestar contra la separación familiar de inmigrantes ilegales bajo la política de cero tolerancia. Los manifestantes, generalmente violentos, compuestos por marxistas, socialistas, Antifa, anarquistas y personas sin hogar, instalaron carpas afuera de la sede del ICE. En un momento apuntaron a Happy Camper, un carrito de comida al otro lado de la calle del ICE que es una organización 501 (c) (3) exenta de impuestos creada para ayudar a las personas sin hogar.

Los propietarios del carrito de comida afirmaron, acompañados de evidencia de videos tomados con teléfono celular, que fueron hostigados y amenazados con violencia por personas de Occupy ICE. Dijeron que sus clientes también fueron acosados, y que el negocio había bajado un 80 por ciento debido a eso.

En la carta, el sindicato pidió al alcalde que “inmediatamente” pusiera fin a la política de no responder a las llamadas, acusándolo de inyectar política partidista. También solicitó una reunión con Wheeler para continuar el debate sobre el tema.

“Entendemos que usted tiene una diferencia de opinión con el actual Presidente de Estados Unidos y con algunas de sus políticas, pero no vemos cómo apuntar a los empleados de ICE y dejarlos vulnerables a la violencia, al hostigamiento e incluso la muerte promueve un interés legítimo del gobierno”, decía la carta.

El presidente Donald Trump se hizo eco de algunos de los sentimientos descritos en la carta a través de Twitter, e hizo un llamado para que los empleados del ICE fueran  tratados con más dignidad, en lo que aparente ser un comentario sin relación con el asunto.

“Los demócratas quieren fronteras abiertas”, escribió Trump el 31 de julio. “¡Yo quiero la máxima seguridad fronteriza y el respeto por ICE y por nuestros excelentes profesionales encargados de hacer cumplir la ley!”, escribió.

Después de varias semanas de protestas, los manifestantes de Occupy ICE se vieron obligados a cerrar el campamento el 25 de julio. Las autoridades dijeron que el campamento quedó en un estado repugnante y mal mantenido. La basura era tan abundante que el alcance de la tarea de limpieza requirió de una intensa planificación por parte de los funcionarios de la ciudad.

“Hay riesgos de incendio allí. Hay peligros biomédicos allí, y debido a ese tipo de quejas, sabíamos que teníamos que adelantarnos antes de que se saliera de control”, dijo en ese momento la jefa de policía de Portland, Danielle Outlaw.

El sindicato y la oficina del alcalde no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

TE RECOMENDAMOS