EE. UU. alcanza récord de 96,000 víctimas por sobredosis en primeros 12 meses de pandemia: CDC

Por Isabel van Brugen
14 de Octubre de 2021
Actualizado: 14 de Octubre de 2021

Las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos se dispararon casi un 30 por ciento en un período de 12 meses que terminó en marzo de 2021, según datos provisionales publicados el miércoles.

Estados Unidos registró la cifra récord de 96,779 muertes por sobredosis de drogas, lo que supone un aumento del 29.6 por ciento en el período de un año desde marzo de 2020 —coincidiendo con el inicio de la pandemia de COVID-19, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Las cifras son provisionales, ya que las muertes por sobredosis requieren una “larga investigación” para ser registradas, señalan los CDC. Los últimos números se obtuvieron después de que la agencia federal registrara un aumento del 29.7 por ciento de las muertes por sobredosis de drogas notificadas entre febrero de 2020 y febrero de 2021.

Todos los estados, excepto tres, experimentaron un aumento de las muertes por sobredosis notificadas en el período de 12 meses que finalizó en marzo de 2021, siendo Vermont el que registró el mayor aumento: un 85.1 por ciento. En New Hampshire, New Jersey y Dakota del Sur el número de muertes por sobredosis disminuyó en ese período. El mayor descenso se produjo en Dakota del Sur, con un 16.3 por ciento.

Las cifras de muertes se basan en los registros de defunción recibidos y procesados por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los 50 estados y el Distrito de Columbia.

“Es importante recordar que detrás de estas cifras devastadoras están las familias, los amigos y los miembros de la comunidad que lloran la pérdida de sus seres queridos”, dijo a CNN Regina LaBelle, directora en funciones de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas.

Los datos de los CDC mostraron que los opiáceos representaron el mayor número de muertes por sobredosis reportadas en ese período de tiempo. El aumento también parece estar impulsado por el incremento del uso de fentanilo, un opioide sintético al que se atribuye desde hace tiempo la creciente tasa de muertes por sobredosis en Estados Unidos.

El fentanilo suele fabricarse en México con un suministro de productos químicos provenientes de China. Este se mezcla con otros narcóticos para aumentar su potencia, además de introducirse en pastillas para el dolor falsas, comúnmente conocidas como “oxys mexicanos”.

En el pasado, el fentanilo se mezclaba principalmente con la heroína para aumentar la potencia de la droga, pero ahora se suele prensar en pequeños comprimidos azules y se les pone el sello “M30” para que coincidan con el color y las marcas de los comprimidos de oxicodona que se proveen con receta. Los compradores pueden desconocer que las pastillas contienen fentanilo, cuya dosis de 2 mg sería eventualmente mortal.

Según un informe de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China (USCC) publicado en agosto, China sigue siendo la principal fuente de fentanilo ilícito y de sustancias relacionadas con el fentanilo que se trafican hacia Estados Unidos, a pesar de que el régimen chino lo prohibió junto a sus análogos en 2019.

El mes pasado, la Administración para el Control de Drogas (DEA) advirtió al público de un “aumento significativo a nivel nacional” de píldoras de prescripción potencialmente letales, siendo la primera vez que se emite una alerta a nivel nacional sobre el asunto en seis años.

La DEA dijo en su inusual alerta de seguridad pública del 27 de septiembre que se habían incautado más de 9.5 millones de píldoras falsas en lo que va de 2021, más que el total incautado en los dos años anteriores.

Las cifras recién publicadas por los CDC cubren el período de tiempo en el que se aplicaron los cierres en todo Estados Unidos como parte de los esfuerzos para frenar la transmisión del COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Un estudio publicado en junio reveló que las órdenes de confinarse en el lugar o cierres por la pandemia no lograron salvar vidas. Si bien es posible que un menor número de personas falleciera a causa del COVID-19 debido a estas órdenes, el número de muertes fue mayor por sobredosis de drogas, asesinatos y lesiones no intencionadas, según los investigadores.

Con información de Zachary Stieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS