EE.UU. publica proyecto de enmienda para reducir dependencia del uranio ruso

Por Tom Ozimek
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

El Departamento de Comercio de Estados Unidos y la Corporación Estatal de Energía Atómica de Rusia firmaron un borrador de proyecto de enmienda que amplía un acuerdo de 1992 que, si se concluye, reducirá drásticamente la dependencia de Estados Unidos al uranio ruso.

El Departamento de Comercio espera sellar el acuerdo a más tardar el 5 de octubre, informó la agencia en un comunicado de prensa, señalando que la enmienda extendería el Acuerdo de Suspensión de la Investigación Antidumping sobre el Uranio de la Federación Rusa hasta el 2040 y junto a ello “reduciría la dependencia de Estados Unidos del uranio de Rusia” durante los próximos 20 años.

Bajo el acuerdo de 1992, al que se añadieron una serie de enmiendas a lo largo de los años, con la última de ellas en 2008, la cantidad de uranio ruso que entra en el mercado estadounidense está restringida por cuotas. Los límites más recientes acordados caducarán este año.

“Este proyecto de acuerdo representa un importante paso adelante para la industria nuclear estadounidense”, dijo el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en una declaración. “Si se completa, contribuirá a la restauración de la ventaja de la energía nuclear estadounidense y protegerá la industria nacional del uranio ruso con dumping”.

El proyecto de enmienda, que fue publicado por el Departamento de Comercio para el comentario público antes de su esperada adopción, vería bajar las exportaciones de uranio ruso a Estados Unidos desde la actual cifra de cerca un 20 por ciento de la demanda de enriquecimiento de Estados Unidos a un promedio de alrededor del 17 por ciento durante las próximas dos décadas, antes de bajar a un objetivo del 15 por ciento a partir de 2028.

“Al extender y reducir los límites de exportación del Acuerdo, el proyecto de enmienda permitiría a la industria comercial de enriquecimiento de Estados Unidos competir en condiciones justas”, declaró el Departamento de Comercio.

El entonces director del Organismo Federal de Energía Atómica de Rusia, Sergey Kiriyenko (iz), y el entonces secretario de Comercio de los Estados Unidos, Carlos M. Gutierrez (de), se reúnen durante la firma de un acuerdo de exportación de uranio cerca de Washington el 1 de febrero de 2008. (Paul J. Richards/AFP vía Getty Images)

La enmienda también establece más protecciones para los mineros de uranio de Estados Unidos y para quien hace la conversión del uranio en Estados Unidos. Actualmente, Rusia puede utilizar toda su cuota de exportación para vender no solo la porción de enriquecimiento del uranio empobrecido, sino también concentrados de uranio natural y los componentes de la conversión. La enmienda pondría un tope a los componentes de uranio de alrededor del siete por ciento de la demanda de enriquecimiento de Estados Unidos hasta 2026, momento en el cual caería aún más a solo el cinco por ciento.

Otra medida incluye evitar que el llamado uranio devuelto se comercialice fuera de las actuales cuotas de exportación. Se trata de uranio natural entregado por los clientes estadounidenses a los exportadores rusos, que se enriquece en Europa occidental y se exporta a Estados Unidos, fuera de los límites de exportación actuales del acuerdo. La enmienda sometería este tipo de uranio devuelto a restricciones de exportación.

En mayo, un grupo bipartidista de senadores estadounidenses instó al Departamento de Comercio a ampliar el acuerdo sobre el uranio, pidiendo a la agencia que “redujera las importaciones de uranio ruso, protegiera los intereses energéticos y de seguridad nacional de Estados Unidos y limitara la capacidad de Rusia para manipular los mercados de uranio de Estados Unidos”.

En una carta (pdf), los senadores pidieron una reducción de las importaciones de uranio ruso por debajo de los límites existentes, lo cual dijeron protegería la cadena de suministro de combustible de uranio natural de Estados Unidos de “las prácticas comerciales agresivas e ilegales de las empresas estatales nucleares de los adversarios extranjeros”.

En 2019, el presidente Donald Trump creó el Grupo de Trabajo de Combustible Nuclear (NFWG) para recomendar medidas para fortalecer la cadena de suministro de combustible nuclear de Estados Unidos. El 23 de abril, el Departamento de Energía publicó un informe (pdf) que documenta el enfoque de Rusia en el sector nuclear estadounidense y concluye que Rusia “militarizó” sus suministros de energía y que sus esfuerzos por dominar el ciclo de combustible nuclear de Estados Unidos plantean una grave amenaza a la seguridad nacional.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China, Rusia, Irán y Cuba están contribuyendo a la inestabilidad de América Latina

TE RECOMENDAMOS