EE.UU. y China alcanzan un acuerdo comercial parcial, aliviando las tensiones

Por Emel Akan
11 de Octubre de 2019 Actualizado: 12 de Octubre de 2019

WASHINGTON–El presidente Donald Trump anunció el viernes que Estados Unidos alcanzó un acuerdo comercial parcial con China sobre la propiedad intelectual, servicios financieros y agricultura.

Como parte del acuerdo, Beijing acordó comprar hasta USD 40.000 millones a USD 50.000 millones en productos agrícolas de los Estados Unidos. A cambio, Washington suspendió los aumentos de aranceles sobre los productos chinos programados para la próxima semana.

El presidente Donald Trump se reunió con el viceprimer ministro chino, Liu He, el viernes en la Casa Blanca luego de dos días de conversaciones entre funcionarios comerciales de alto nivel de Estados Unidos y China en Washington.

Trump calificó el acuerdo como “un acuerdo de fase uno muy sustancial”, y agregó que habrá dos o tres fases en las conversaciones comerciales de China. El Presidente también dijo que ambas partes avanzaron en temas de monedas y divisas, así como en discusiones sobre transferencia de tecnología.

Con respecto a los aumentos de tarifas establecidos para diciembre, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que Trump no ha tomado una decisión final.

El optimismo aumentó el jueves luego de que los informes de los medios sugirieran que podría haber un acuerdo parcial entre Estados Unidos y China.

El mercado de valores se recuperó el viernes temprano, en medio de las crecientes esperanzas de un acuerdo comercial parcial con China. El Dow Jones Industrial Average subió más de 400 puntos (1,6 por ciento) y S&P 500 ganó 1,7 por ciento en las primeras operaciones.

Las acciones chinas también subieron el viernes con la esperanza de progresar en las conversaciones comerciales con el Hang Seng de Hong Kong cerrando un 2,3 por ciento más alto y el Compuesto de Shanghai ganando un 0,9 por ciento.

“Tuvimos una muy, muy buena negociación con China”, dijo Trump el jueves luego de que ambas partes mantuvieran su primer día de conversaciones comerciales en Washington.

También expresó optimismo en una serie de tuits el viernes por la mañana.

“Están sucediendo cosas buenas en las Conversaciones sobre el Comercio con China. Sentimientos más cálidos que en el pasado, más como en los viejos tiempos”, escribió Trump. “Me reuniré con el Viceprimer Ministro hoy. ¡A todos les gustaría ver que ocurriera algo significativo!”

En otro tuit, dijo que “una de las mejores cosas del Acuerdo con China es el hecho de que, por varias razones, no tenemos que pasar por el proceso de aprobación del Congreso, muy largo y políticamente complejo. Cuando el acuerdo se negocia por completo, lo firmo yo mismo en nombre de nuestro país. ¡Rápido y limpio!”.

Un trato integral

Los mercados acogieron con beneplácito el acuerdo parcial, que sienta las bases para un pacto comercial más amplio entre Estados Unidos y China.

Con el acuerdo de hoy, la administración está “tratando esencialmente de seguir retratando la confianza en el mercado”, dijo Robert Spalding, experto en China y autor del libro “Stealth War: Cómo China se hizo cargo mientras la élite estadounidense dormía“.

“La idea es hacer que los inversores tengan más confianza para que estén dispuestos a invertir”, dijo.

Sin embargo, duda de que esto conduzca a un acuerdo más integral en el futuro, que requerirá que Beijing realice amplias reformas estructurales exigidas por Washington.

“Porque el partido comunista chino no está interesado en un acuerdo integral. Punto”, dijo.

Las dos economías más grandes del mundo se han visto envueltas en una guerra comercial de ojo por ojo. Trump lanzó una campaña arancelaria a principios del año pasado como parte de una estrategia para poner fin a las prácticas comerciales desleales de décadas de China. En repetidas ocasiones denunció a Beijing por adoptar políticas, incluidas las barreras del mercado, los subsidios estatales, la manipulación de divisas, el dumping de productos, las transferencias forzadas de tecnología y el robo de propiedad intelectual y secretos comerciales.

En septiembre, Trump retrasó un aumento de aranceles en USD 250.000 millones en productos chinos hasta el 15 de octubre en un gesto de buena voluntad teniendo en cuenta las vacaciones de China del 1 de octubre. El régimen chino, en respuesta, eximió a la carne de cerdo y la soya de EE.UU. de aranceles adicionales, y recientemente ha realizado grandes compras de soja de los EE.UU.

Esta semana, el Departamento de Comercio de Estados Unidos puso en la lista negra a 28 entidades chinas, incluidas ocho empresas de tecnología y vigilancia, por su participación en abusos contra los derechos humanos en la provincia china de Xinjiang. El Departamento de Estado de los Estados Unidos también impuso restricciones de visa a los funcionarios chinos relacionados con el tema de Xinjiang.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS