EE.UU. y el Grupo de Lima se retiran de Convención de la ONU como protesta por la presencia de enviados de Maduro

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
28 de Mayo de 2019 Actualizado: 28 de Mayo de 2019

Los representantes de Estados Unidos y de varios estados latinoamericanos para la Conferencia de Desarme de Ginebra de las Naciones Unidas iniciada el 28 de mayo de 2019, rechazaron la presencia de un miembro del régimen de dictadura de Venezuela como nuevo presidente del foro internacional. Los embajadores boicotearon la reunión retirándose o no asistiendo al foro.

El embajador estadounidense, Robert Woods, abandonó la sesión inaugural cuando el embajador de Nicolás Maduro, Jorge Valero, comenzó un discurso de apertura de la sesión. Más tarde en una conferencia de prensa aclaró que quien debería estar presidiendo el foro es un representante del gobierno legítimo de Venezuela, Juan Guaidó.

En el vídeo publicado en su Twitter se observan numerosos sillones vacíos durante el encuentro.

Son las butacas de Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Paraguay, Panamá, Perú y otros más, según la agencia Efe. Los embajadores del Grupo de Lima, con la excepción del representante de México, decidieron no asistir. De hecho más de medio centenar de países de la ONU solo reconocen al presidente Guaidó como legítimo.

“Me negué a participar en cualquier sesión de Conferencia de Desarme presidida por un representante del régimen ilegítimo de Maduro en Venezuela”, escribió Woods en el Twitter.

Boicot de cuatro semanas

En una conferencia de prensa, a continuación el embajador resaltó que “Estados Unidos, por lo tanto, condena, en los términos más estrictos, la presidencia de este cuerpo de Venezuela mientras está representada por miembros del régimen ilegítimo de Maduro. Como tal, boicotearemos la Conferencia de Desarme durante las próximas cuatro semanas, la duración de la presidencia de Venezuela“.

“Debemos apoyar al presidente interino, Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional, así como apoyar a su representante en Suiza en su intento de asumir el lugar que le corresponde en la Conferencia de Desarme”. añadió Woods a los periodistas tras salir de la Sala del Consejo.

Además señaló que el gobierno de Donald Trump “lamenta inequívocamente los actos injustificados llevados a cabo durante el régimen de Maduro en Venezuela”.

Previamente aclaró que la presidencia de Valero “puede hacer lo que quiera pero no tiene ninguna legitimidad, porque su Gobierno tampoco la tiene”.

“No vamos a sentarnos allí y escuchar diatribas contra los valores democráticos de Estados Unidos”.

Las presidencias del foro se suceden en orden alfabético. Después del turno anterior de Estados Unidos (US) le tocó a Venezuela, pero las Naciones Unidas aún no ha reconocido oficialmente la presidencia de Guaidó, por lo que Maduro mantuvo a su representante.

Los países que conforman el Grupo de Lima, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) reconocen a Juan Guaidó como presidente interino legítimo de Venezuela, encargado de dar fin a la usurpación presidencial de Maduro y llevar el gobierno de transición a elecciones libres para el país.

Para mantenerse en el poder Maduro no reconoció las elecciones democráticas de 2015 que eligieron a los parlamentarios de la Asamblea Nacional del período 2016 a 2020. El líder socialista en cambio creó su propia Asamblea Constituyente y designó su propio Tribunal Supremo. El nuevo mandato que se atribuyó Maduro a la presidencia de Venezuela a contar de enero de 2019 no fue reconocido y la Asamblea designó el 23 de enero a Guaidó como su presidente interino.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países, habla durante una concentración este sábado en la Plaza Alfredo Sadel en Caracas (Venezuela). EFE/ Miguel Gutiérrez.

Woods dijo que la presidencia de Venezuela en la conferencia “mina los valores bajo los cuales este órgano fue establecido” al dar voz a “un régimen que sigue negando a su pueblo el derecho a subsistir, que es corrupto y tiránico”.

“Estados Unidos no puede tolerar que un régimen así presida un órgano al que damos tanta importancia”, destacó el embajador.

No admisión de países no democráticos

La Conferencia de Desarme es un órgano creado en 1979 para negociar programas multilaterales de desarme como resultado de la primera Sesión Especial de Desarme de la Asamblea General de las Naciones Unidas que tuvo lugar en 1978.

El delegado estadounidense explicó que el foro de desarme “continúa no aprovechando su potencial, ya que los Estados miembros frecuentemente se encuentran en callejones sin salida”.

Para recuperar el prestigio menoscabado en los últimos años, sugirió una revisión de los países miembros. Una propuesta al respecto fue presentada este año durante la presidencia británica, a la que Washington dio su apoyo.

También sugirió que se abandone el método alfabético de adjudicación de presidencia de tal manera que no sean admitidos en el cargo los países no democráticos o “promotores del terrorismo”. En este sentido se refirió probablemente a Venezuela y Siria.  

***

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS