EE.UU. y la UE rechazan el comercio con China

Mientras tanto, China se asegura un acceso más cálido en el comercio asiático
Por Milton Ezrati
08 de Diciembre de 2021
Actualizado: 08 de Diciembre de 2021

Análisis de noticias

Los patrones comerciales de China parecen destinados a cambiar en los próximos años. Estados Unidos y la Unión Europea han llegado a acuerdos que seguramente impulsarán su desvinculación de China.

Mientras tanto, los acuerdos en Asia parece que buscan aumentar los flujos comerciales entre Corea del Sur, Japón y China y hacerlo de manera sustancial, si no inmediata. Nada de esto provocará un cambio de dirección, pero creará un punto de inflexión significativo.

Estados Unidos y la UE han concluido recientemente un acuerdo que va más allá de la desvinculación y se adentra en el terreno de la franca beligerancia hacia China. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha levantado los aranceles sobre el acero y el aluminio que el expresidente Donald Trump impuso a la UE, mientras que ambas partes se han unido en la creación de lo que su comunicado de prensa describe como “un acuerdo global sobre el acero y el aluminio sostenible […] entre naciones de ideas afines”.

En lenguaje diplomático, eso apunta directamente a la exclusión de China. El Comisario de Comercio de la UE, Valdis Dombrovskis, dejó claro que el acuerdo “restringiría el acceso al mercado de los no participantes”. Biden fue más directo. “Estos acuerdos”, dijo, “[restringirán] el acceso a nuestros mercados del acero sucio de países como China y otros países que hacen dumping en nuestros mercados”.

Aunque la UE y Estados Unidos se han unido, por así decirlo, para contrarrestar la producción china, los sentimientos entre ellos no son propiamente de vino y rosas.

A los europeos les molesta que la Casa Blanca de Biden se niegue a levantar la afirmación de Trump de que los aranceles eran una cuestión de seguridad nacional. En la práctica, la designación puede significar poco, pero, no obstante, no le gusta a los líderes europeos. Biden tampoco se ha limitado a levantar los aranceles. Se mantendrá un derecho del 25 por ciento sobre cualquier envío de acero europeo a Estados Unidos que supere los 4.4 millones de toneladas. Este tope, además, tiene poco efecto práctico, ya que las ventas de acero europeo en Estados Unidos, según el grupo siderúrgico europeo Eurofer, nunca han superado los 4.1 millones de toneladas. No obstante, la condición sigue molestando a los europeos, que la toman como una señal de que Washington no se compromete del todo.

Mientras la Casa Blanca y Bruselas, a pesar de sus diferencias, han conspirado aparentemente contra China, Beijing ha conseguido algunos atractivos acuerdos comerciales en Asia. Las bases de los nuevos acuerdos comerciales se establecieron a finales del año pasado cuando China y los 10 miembros de la ASEAN -incluidos Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Australia- firmaron lo que han denominado Asociación Económica Integral Regional (RCEP). Este pacto estableció el primer acuerdo de libre comercio de la historia entre China y Japón, y entre Japón y Corea del Sur.

Antes de la firma, el comercio entre estos gigantes económicos se regía enteramente por el estándar de nación más favorecida (NMF) de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Bajo ese arreglo anterior, el comercio entre estas naciones representaba un porcentaje relativamente pequeño de su comercio global.

Según las cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), China había captado un modesto 23 por ciento de las importaciones de Japón o Corea del Sur, mientras que Japón captaba apenas un 22 por ciento de las importaciones de China y un 25 por ciento de las de Corea del Sur.

Ahora, al aplicarse las normas del acuerdo del año pasado, China se ha comprometido a realizar grandes recortes en los aranceles sobre los productos japoneses. En la última medida, sólo un 7.8 por ciento de los productos japoneses entraban en China sin aranceles. Japón ha sido más abierto, permitiendo que alrededor del 60 por ciento de los productos chinos entren en el país sin aranceles.

Pero ahora ambos países se han comprometido a realizar reducciones arancelarias graduales para que, eventualmente, alrededor del 85 por ciento de los productos japoneses ingresen a China libres de aranceles y alrededor del 88 por ciento de los productos de China ingresen a Japón libres de aranceles. Estos productos incluirán minerales, textiles, químicos y metales de Japón, y plásticos, productos de caucho, textiles y químicos de China. Se hicieron arreglos similares entre Japón y Corea del Sur, así como entre Corea del Sur y China.

En conjunto, el comercio entre estos países asiáticos debería expandirse como resultado, tal vez lo suficiente como para reemplazar lo que China podría perder en Occidente. Pero aún no se sabe cómo se resolverán las cosas. El acuerdo prevé ajustes muy graduales. Las reducciones arancelarias previstas se producirán por etapas a los 11, 16 y 21 años de vigencia del acuerdo RCEP. Es mucho tiempo y deja mucho margen de reajuste y renegociación antes de que estos países se acerquen a cualquiera de los ambiciosos objetivos del acuerdo.

Aun así, con el aparente esfuerzo de Occidente por excluir a China, el futuro parecería tener un giro comercial chino hacia Asia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS