EE.UU. y México se reúnen para abordar la amenaza mortal de los cárteles de la droga

Por Bowen Xiao
05 de Diciembre de 2019
Actualizado: 05 de Diciembre de 2019

La amenaza de los mortíferos cárteles mexicanos de la droga fue abordada en las reuniones del 5 de diciembre entre el gobierno de México y el Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, con un foco en la cooperación bilateral, según el gobierno de México.

Las reuniones tienen lugar después de que el presidente Donald Trump dijera a finales de noviembre que designaría a los cárteles mexicanos de la droga como organizaciones terroristas extranjeras por su papel en el tráfico de estupefacientes y personas. Los comentarios de Trump respondieron a una serie de sangrientas violaciones de seguridad provocadas por integrantes de los cárteles.

Barr se sentó con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y otros altos funcionarios. López Obrador dijo en una conferencia de prensa regular que las conversaciones bilaterales se centrarían en la cooperación, y que durante las reuniones se revisaría un documento que servirá como punto de referencia. No se brindaron más detalles.

“México es uno de nuestros socios más cercanos y nos reunimos regularmente para tratar una amplia gama de temas de interés mutuo”, dijo un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos a The Epoch Times por correo electrónico el 5 de diciembre. “No compartimos el contenido de las conversaciones diplomáticas.”

Hugo Rodríguez, subsecretario de Estado adjunto para Centroamérica, dijo en una sesión informativa del 4 de diciembre que Estados Unidos “tendrá que trabajar con [México] para encontrar las herramientas que sean apropiadas en el contexto”.

“Lo que buscamos es poner al servicio del Gobierno de México todas y cada una de las herramientas que tenemos a nuestra disposición para cooperar en el desafío de seguridad compartida que plantean las organizaciones de narcotráfico”, dijo Rodríguez a los periodistas.

Rodríguez dijo que los esfuerzos para que los cárteles sean designados como terroristas extranjeros es algo que Estados Unidos ha estado “observando muy de cerca”.

“No creo que tengamos nada específico que compartir en este momento”, dijo Rodríguez. “También estamos en conversaciones con el Gobierno de México.”

Las tensiones por los cárteles se intensificaron el mes pasado después de que presuntos sicarios del cártel masacraron a tres mujeres y seis niños de nacionalidad estadounidense-mexicana en el norte de México.

Trump llamó a los presuntos sicarios “monstruos” y dijo que Estados Unidos está listo para involucrarse. Recientemente dijo que había estado trabajando para conseguir la designación “durante los últimos 90 días”.

“Si México necesita o solicita ayuda para eliminar a estos monstruos, Estados Unidos está listo, dispuesto y capaz de involucrarse y hacer el trabajo de manera rápida y efectiva”, dijo Trump en Twitter. “El gran nuevo Presidente de México ha hecho de esto un gran problema, pero los cárteles se han vuelto tan grandes y poderosos, ¡que a veces se necesita un ejército para derrotar a otro ejército!”.

La designación de grupos como organizaciones terroristas extranjeras permite a Estados Unidos bloquear las finanzas de los presuntos miembros y de sus partidarios a través de sanciones estadounidenses como la congelación de activos y la prohibición de viajar. No le daría directamente a Estados Unidos la autoridad para realizar operaciones militares en México.

López Obrador ha intentado seguir un enfoque menos confrontacional hacia los cárteles y ha rechazado cualquier intervención. Ha mantenido la perspectiva de cooperación con Estados Unidos, pero dice que su gobierno tiene los recursos para abordar el problema.

Los criterios del Departamento de Estado para designar a las organizaciones terroristas extranjeras requieren que el grupo sea una organización extranjera y que su “actividad terrorista o terrorismo amenace la seguridad de los ciudadanos estadounidenses o la seguridad nacional (defensa nacional, relaciones exteriores o intereses económicos) de Estados Unidos”.

Una vez que un grupo es designado como una organización terrorista extranjera, bajo la ley de los Estados Unidos, es ilegal que la gente en Estados Unidos ofrezca intencionalmente apoyo al grupos y sus miembros no podrán ingresar al país y si entran serían deportados. Las instituciones financieras que se enteran de que tienen fondos relacionados con el grupo deben bloquear el dinero y alertar al Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Los presuntos agentes de organizaciones terroristas extranjeras también pueden ser objeto de cierto nivel de vigilancia en virtud de la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA).

Con la colaboración del reportero del Epoch Times Ivan Pentchoukov e información de Reuters.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao3

***

A continuación

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano

TE RECOMENDAMOS