EEUU vigilará actividades de flota china en Sudamérica: “Sospechamos de su comportamiento”

Por Pachi Valencia
13 de Octubre de 2020
Actualizado: 13 de Octubre de 2020

Estados Unidos anunció su compromiso para monitorear la flota china que ha invadido las aguas del Océano Pacífico en los últimos meses y que ha planteado serias preocupaciones por sus prácticas pesqueras ilegales y amenazas a los recursos naturales.

El gobierno de Estados Unidos dijo que vigilará “el mal comportamiento” de las embarcaciones chinas que se encuentran al límite de la Zona Económica Exclusiva (ZEE), y que estará listo “para actuar en contrarrestarlo” ya que podrían estar realizando prácticas ilegales de pesca. Dos funcionarios de la administración Trump señalaron que están presionando al Partido Comunista Chino (PCCh) para que “imponga una gobernanza sólida” y “cumpla con sus responsabilidades”.

“A pesar de que China afirma ser una nación pesquera responsable con una política de tolerancia cero para la pesca ilegal, la flota pesquera de aguas distantes de la República Popular China está implicada regularmente (…) en la sobrepesca, la selección de especies de tiburones en peligro de extinción (…) y trabajo forzado. Por eso sospechamos de su comportamiento”, dijo Jon Piechowski, subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, en una conferencia de prensa telefónica con la prensa el 9 de octubre.

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (pesca INDNR) tiene un impacto negativo en los medios de vida en América Latina, dijo, ya que “amenaza la seguridad económica, socava la soberanía de los estados costeros, degrada el medio ambiente y debilita el orden global basado en reglas”.

Para el funcionario estadounidense, si bien el régimen chino no es el único infractor de pesca ilegal, es un “gran infractor” que preside una de las flotas pesqueras estatales “más grandes del mundo” y que ha estado involucrada en “actividades sospechosas, y a veces peligrosas”.

“Por ejemplo, casi la mitad de los sistemas de identificación automática de las embarcaciones se han apagado durante varias horas o días seguidos y, en algunas ocasiones, durante semanas. Si ellos estaban siguiendo las reglas, ¿por qué un barco no desearía que se conociera su ubicación?”, añadió.

En una reciente publicación, la Guardia Costera de EE. UU. señaló a la pesca INDNR como la amenaza número uno para la seguridad marítima mundial, reemplazando la piratería. Actualmente, China ocupa el último lugar en el (INDNR) que califica a los países pesqueros entre 1–como mejor desempeño–y 5–como peor desempeño– con un puntaje de 3.93.

Según Piechowski, la flota china que actualmente se encuentra en Sudamérica “apunta principalmente [a la pesca] del calamar”. Varios expertos advirtieron sobre los problemas ecológicos de la sobrepesca del calamar gigante, ya que es el alimento principal de la mayoría de especies como el tiburón martillo.

Por otro lado, Piechowski indicó que hay “incertidumbre” sobre si estas embarcaciones chinas respetan la soberanía o si están pescando ilegalmente en las ZEE de los países.

Gráfico publicado por la Cancillería ecuatoriana sobre la ubicación de la flota china. (@CancilleriaEc)

En un reporte de 2019 de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), se reportaron al menos tres incidentes con embarcaciones de bandera china en la ZEE de Argentina.

En enero de 2016, Argentina emitió una orden de arresto internacional para el Hua Li 8, que fue descubierto pescando a 800 metros dentro de la ZEE de Argentina. Dos meses después, la embarcación china Lu Yan Yuan Yu 010 fue capturada pescando dentro de la ZEE de Argentina y fue hundida por la Guardia Costera Argentina luego de que intentara chocar los barcos oficiales. En marzo de 2018, Argentina emitió una orden de captura internacional para el Jing Yuan 626, el cual fue encontrado pescando en la ZEE de Argentina y luego huyó de la persecución oficial con la asistencia de los otros cuatro barcos chinos que amenazaron con embestir un buque de la Guardia Costera Argentina, de acuerdo con el informe (pdf).

Para el director interino de la Oficina de Conservación Marina, David Hogan, es importante concientizar a los países sobre esta problemática y que todos loa países involucrados “compartan información” para exponer cualquier actividad ilegal pesquera.

“Es importante para nosotros asegurarnos de que todas las naciones y comunidades de todo el mundo comprendan la necesidad de responsabilizar a la República Popular China por sus responsabilidades como estado”.

Estados Unidos ya había manifestado sus preocupaciones anteriormente sobre las prácticas pesqueras ilegales de los barcos chinos en las Islas Galápagos y exhortó al Partido Comunista Chino (PCCh) a que “sea transparente” e instara a los países a exigirle a Beijing un mayor compromiso.

“Los informes de más de 300 barcos chinos cerca de Galápagos que desactivan los sistemas de rastreo, cambian los nombres de los barcos y dejan desechos marinos son profundamente preocupantes. Nuevamente pedimos a la República Popular China que sea transparente y aplique su propia política de tolerancia cero sobre la pesca ilegal”, tuiteó Pompeo el 27 de agosto.

De acuerdo con un análisis satelital de la plataforma Global Fishing Watch realizada por la ONG Oceana a inicios de octubre, se descubrió que un total de 126 embarcaciones chinas pescaron cerca de 24,000 horas desde el 14 de agosto hasta el 19 de septiembre entre Ecuador y Perú.

“Podemos observar que el número de embarcaciones disminuyó desde 300 a 126. Sabemos que estos barcos no desaparecieron y se ve a pocos de ellos abandonando el área. El tamaño de esta flota debería ser motivo suficiente de preocupación y, aún más, cuando es probable que estén apagando sus sistemas de identificación automática”, dijo Marla Valentine, analista de Pesca Ilegal y Transparencia de la oficina de Oceana en Estados Unidos, en un comunicado publicado por la organización el 1 de octubre.

Para septiembre, la flota se trasladó a aguas peruanas, y nuevamente el gobierno estadounidense envió una alerta al país sudamericano.

“Una flota de más de 300 barcos de bandera de China con historial de cambiar nombres de barcos y desactivar rastreo por GPS está frente al Perú. La sobrepesca puede causar enormes daños ecológicos y económicos”, escribió la embajada de Estados Unidos en Perú por Twitter el 22 de septiembre.

“Perú no puede permitirse semejante pérdida”, agregó.

Asimismo, la embajada denunció que las embarcaciones chinas estarían presuntamente vertiendo plásticos que contaminan el Océano Pacífico, un problema que, dijo, afecta a más de 41 países.

“¿Quién los hará responsables?”, preguntó la embajada a través de su cuenta.

Sin embargo, la flota china no solo tiene a Ecuador y a Perú entre sus planes de pesca. El presidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) de Perú, Alfonso Miranda Eyzaguirre, dijo que esta ruta pesquera de barcos chinos involucra a más países de Sudamérica.

“Es la denominada Ruta del Calamar. En este momento, se encuentran frente a las costas de la provincia de Pisco y seguirán su viaje hacia el sur para llegar a Chile y, posteriormente, a las aguas marinas frente a Argentina”, dijo Miranda.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Flota china se acerca a Chile; 150 grupos de DD.HH. contra el PCCh | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS