Efrem Harkham: su increíble viaje de los harapos a las riquezas, de Bagdad a Beverly Hills

Por CHANNALY PHILIPP
29 de Febrero de 2020
Actualizado: 29 de Febrero de 2020

La historia de Efrem Harkham se escribió en todo el mundo, desde Bagdad a Beverly Hills—a través de Sydney—desde el caótico campo de refugiados a los hoteles de lujo. Es una historia de harapos a riquezas que muestra que el sueño americano está vivo y bien. Pero no es una historia de ambición descarnada y dura. Aunque las dificultades han marcado su viaje, también estuvo marcado por la bondad otorgada y recibida a lo largo del camino.

Harkham, el fundador y director ejecutivo de Luxe Hotels y Luxe Collection (antes L.E. Hotels), lleva la hospitalidad en la sangre. Su madre dirigió un hogar cálido y acogedor en Irak, perfumado con los aromas de maravillosos manjares.

Pero la paz en su Irak natal sería violada por la propaganda de Hitler. En 1942, los hogares, negocios y sinagogas judíos fueron quemados. Después de que Israel declarara su independencia en 1948 y posteriormente retrocediera ante los ataques de los países vecinos, la vida de los judíos en Irak empeoró; sus negocios fueron tomados por el gobierno iraquí, y sus derechos fueron despojados.

La familia de Harkham fue uno de los últimos grupos de judíos en dejar Irak en 1951. Solo podían llevarse 5 libras (6,41 dólares) de posesiones personales, incluyendo ropa y fotos.

Efrem Harkham es el presidente y CEO de Luxe Hotels y Luxe Collection Hotels. (Chung I Ho/The Epoch Times)

De Irak a Israel

Israel iba a ser su nuevo hogar. Todos los recién llegados fueron rociados con DDT (Dicloro difenil tricloroetano que es un insectisida) y junto a otros 100,000, Harkham y su familia fueron enviados a viejos campos militares británicos, donde les esperaban tiendas y chozas de chapa.

Alrededor de 700,000 judíos habían llegado a Israel en los últimos cinco años, un flujo que causó una escasez de alimentos. El futuro del país, acosado por los problemas económicos, era incierto.

La familia Harkham viviría en el campamento durante los próximos cuatro años.

Pero, aunque la mayoría de sus posesiones materiales se habían dejado atrás, lo que les quedaba —fe y esperanza—sería la base para construir su futuro.

“Mis padres creían que estábamos en la tierra por una razón, y que, en nuestro viaje por la vida, Dios siempre está con nosotros”, escribió Harkham en su nuevo libro, “Living the Luxe Life”: Los secretos de la construcción de un exitoso imperio hotelero”.

Sabían que no solo les esperaba algo mejor, sino que también podían mejorar su entorno, poco a poco, para ellos mismos y para los demás.

La gallina y la cabra

Los padres de Harkham estaban preocupados por diferentes cosas.

Su madre estaba a cargo de la alimentación de la familia; les daban cupones de racionamiento para los huevos, la leche y el pan. Pero con el poco dinero que tenía, consiguió dos pollos, lo que significaba que ahora podían tener huevos. Meses más tarde, pudo conseguir una cabra, lo que significaba leche de cabra para alimentar no solo a la familia, sino también a los amigos y familiares cercanos.

“Gracias al ejemplo de mis padres durante estos años, aprendí que cuando las cosas están en su peor momento, debes tratar de mejorar las cosas a tu alrededor”, dijo Harkham.

Efrem Harkham de joven. (Cortesía de Efrem Harkham)

Su padre se preocupó por mejorar la educación de los niños del campamento, y con el tiempo pudo conseguir fondos para construir una escuela para más de 400 niños. De alguna manera, a pesar de la escasez de alimentos, se las arregló para conseguirles a los niños un almuerzo diario, un panecillo y una pequeña botella de leche. Eso evitaba el hambre durante el día escolar a los niños.

Quizás todos experimentan el primer momento de una nueva madurez. Para Harkham, fue mientras acompañaba a su madre al mercado cuando tenía 5 años; ella estaba muy estresada, ya que necesitaba volver para cuidar del bebé. Harkham había venido para ayudar a llevar las bolsas. Le invadió un gran sentido de responsabilidad hacia ella, así como un sentido de amor puro y desinteresado.

Sentía intensamente las dificultades que sus padres estaban atravesando y quería evitarles toda la preocupación posible. Por ejemplo, se desgastaban los zapatos, tenían agujeros y nunca dejaba que sus padres lo supieran.

Podría haber sido fácil para la familia caer en la desesperación, dado su repentino descenso a la pobreza y a las circunstancias difíciles. Pero confiaron en su fe, y Harkham aprendió una lección de su adversidad: “Como judíos, se nos enseña constantemente que la razón por la que Dios nos pone a prueba con la adversidad es porque Dios quiere que desarrollemos todo nuestro potencial, debemos recordar que nuestras habilidades son mayores de lo que imaginamos”.

A lo largo de los años, la familia se ha mantenido unida.

El traslado a Australia

Mientras tanto, su padre se centraba en sacar a la familia de Israel, y la trayectoria de sus vidas cambió cuando surgió la oportunidad de trasladarse a Australia.

En su camino a Australia, hicieron una escala en Hong Kong, donde Harkham y sus hermanos vieron sus primeros hoteles y comieron en su primer restaurante. “Era mejor que Disneylandia”, recordó.

Picnic familiar en el Parque Centenario, Sydney, 1969, con los hermanos (de izquierda a derecha) Rebecca, David, Terry, Sophie, su padre Nagi y su madre Aziza. (Cortesía de Efrem Harkham)

En la escuela secundaria, Harkham sufrió intimidación. Le decía a su familia que los ojos morados que tenía a lo largo de los años fueron el resultado de lesiones relacionadas con el deporte. Pero las cosas llegaron a un punto crítico un día, cuando Harkham encontró confianza y se defendió. Los adultos lo consideraron agresivo, pero sus matones no volvieron a molestarlo después de eso.

Harkham prosperó al terminar la escuela, uniéndose a la compañía de su hermano como vendedor ambulante (también estudiaba derecho en ese momento), y luego se asoció con él. Fue el comienzo de muchos años de trabajo duro y éxito en la industria de la ropa, tanto en Australia como, más tarde, en los Estados Unidos.

A la edad de 21 años, ahora millonario, se mudó a Los Ángeles.

Todo se reduce a presentarse

Harkham dice que gran parte de su éxito se puede atribuir a una simple cosa: presentarse.

Un día, fue invitado a un almuerzo para honrar a un amigo, un concejal local. No estaba particularmente de humor para ir, pero sabía que “las cosas mágicas suceden cuando te presentas”.

Sentado junto a un bancario, entabló una conversación. El bancario le preguntó si estaría interesado en comprar un documento descontado de un hotel en Rodeo Drive en Beverly Hills. 30 días después estaba depositado en su cuenta.

Así es como después de 14 años en la industria de la ropa, pasó a la industria de la hotelera, empezando por ser dueño del único hotel en el famoso Rodeo Drive.

Mientras dirigía su hotel, Harkham, como todos los buenos hombres de negocios, vio un vacío en la industria: una falta de consistencia y de marketing dirigido, como, por ejemplo: creó un grupo de representación hotelera mundial, que daría a los gerentes y propietarios de hoteles de propiedad individual las herramientas para mejorar los beneficios, ya sea a través de la comercialización, las ventas o la formación. Parte de lo que hace la Colección Luxe es conectar a los miembros de los hoteles con clientes corporativos o consorcios de viajes. En efecto, la empresa pasa a formar parte de un equipo ampliado, ayudando a los hoteles a lograr lo que sería difícil que un hotel de propiedad independiente pudiera hacer por sí solo.

Harkham se dio a conocer no solo por aparecer, sino también por forjar esas conexiones, entre sus contactos, su personal y su comunidad.

Fue algo que el presidente Ronald Reagan comentaría un día.

Harkham se había reunido con Reagan en varias ocasiones y, en su oficina de California, quedó impresionado por una cita grabada en el escritorio del expresidente que decía: “No hay límite para lo que un hombre puede hacer o a dónde pueda ir, si no le importa quién se lleva el crédito”.

Fue nada menos que Reagan—el hombre que pidió a Gorbachov que “derribara este muro” y a quien no le importaba quién se llevara el crédito por ello— quien reforzó en él la idea de rodearse de la mejor gente posible y dejar de lado el propio ego.

Este mes, Harkham abrió el Luxe Life Hotel New York, en lo que solía ser la sede de la revista Time Life. Allí, los artistas y escritores de Life habían vivido encima de sus oficinas compartidas, entre ellos Charles Dana Gibson, Norman Rockwell y Robert Capa. Los arquitectos fueron John M. Carrere y Thomas Hastings, que también construyeron la Biblioteca Pública de Nueva York.

Sobre la entrada hay una estatua dorada de un ángel del escultor Philip Martiny. Este “Ángel de la Vida” aparecería en la revista, con su mano sobre un globo terráqueo.

La nueva adición de Luxe Hotels, Luxe Life Hotel en NoMad, Manhattan. (CORTESÍA DE LUXE HOTELS)

Un legado familiar

A pesar de su éxito en los negocios, Harkham también se ha centrado en retribuir a través de la educación. Siempre fue una causa muy querida de su padre, que falleció el año pasado, a la edad de 105 años. No fue una sorpresa que a menudo le preguntaran el secreto de su longevidad; él explicaba que se recupera lo que se pone, diez veces.

Se siguen plantando semillas: La Fundación Hark Angel de la familia construye escuelas en comunidades pobres de todo el mundo, más recientemente en Birmania. Hay otras escuelas en Los Ángeles, Sydney y Kenya.

Cosechar lo que se siembra se remonta a una simple verdad que se enseñó a Harkham desde muy joven.

En ese campo de refugiados, a medio mundo de distancia, Harkham y sus hermanos creyeron fervientemente en sus padres cuando les dijeron que las cosas mejorarían.

En su libro, Harkham escribe: “Recuerda que si plantas veneno, te envenenas”. Si plantas grandes cosas, pensamientos innovadores e ideas positivas, crece como tal”. Nuestras mentes son tierra fértil, así que lo que cultivas es lo que cosechas”.

“Viviendo la vida lujosa”: Los secretos de la construcción de un imperio hotelero exitoso” por Efrem Harkham y Mark Bego.

***

Le puede interesar

La historia de un maestro cocinero que llegó a la cima profesional y luego descubrió el verdadero éxito en la vida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS