El Afganistán de la posguerra abre las puertas a la colaboración entre Beijing y Teherán: Expertos

Por Rachel Brooks
26 de Septiembre de 2021
Actualizado: 26 de Septiembre de 2021

La salida de Estados Unidos de Afganistán ha abierto las puertas para una mayor cooperación entre Beijing, Moscú e Irán en el país de Asia Central, dicen los expertos.

Tanto Beijing como Moscú tienen intereses en el valor estimado de USD 1 billón en minerales en Afganistán. Sin embargo, los analistas advierten que puede pasar mucho tiempo antes de que se puedan alcanzar los objetivos económicos.

“No estoy seguro de que China o Rusia puedan aprovechar los minerales de Afganistán”, dijo Gordon Chang, experto en China y autor de “The Coming Collapse of China”. “La razón es la inestabilidad política”.

Beijing tiene un contrato de arrendamiento por 30 años en una importante mina de cobre en Afganistán, pero aún no ha producido cobre allí debido a los riesgos de seguridad en el área, dijo Chang.

Si bien Beijing y Rusia pueden perseguir metas a corto plazo en el país, pasarán muchos años antes de que puedan hacerlo de manera realista a largo plazo, agregó.

Mientras tanto, los problemas de seguridad derivados de la toma del poder de los talibanes han planteado la posibilidad de una cooperación de defensa más estrecha entre China, Irán y Rusia.

Cooperación entre Irán y Beijing

Tanto Beijing como Moscú, quienes están preocupados por las milicias respaldadas por sunitas en la región, pueden considerar a Irán como un regulador del levantamiento islamista, dijeron analistas, y señalaron que Teherán es partidario de las milicias chiítas como la rama Khorasan del grupo terrorista ISIS.

“Los fundamentalistas sunitas son un problema para los gobiernos de China y Rusia, pero ninguno de estos gobiernos tiene problemas con los chiítas”, dijo Mitra Jashni, directora ejecutiva de la Fundación Farashgard, un grupo de defensa de la libertad y la democracia iraníes. “Uno de los objetivos de Moscú y Beijing es utilizar a los fundamentalistas chiítas para controlar a los fundamentalistas sunitas”.

Cualquier cooperación entre los tres países se vería reforzada por los crecientes lazos económicos, especialmente entre Beijing y Teherán, el cual ha servido de salvavidas para un régimen islámico paralizado por las sanciones occidentales.

“China acordó invertir 400,000 millones de dólares en Irán durante 25 años a cambio de un suministro constante de petróleo para impulsar su economía en crecimiento en virtud de un amplio acuerdo económico y de seguridad firmado en marzo de inicios de este año”, dijo Jashni.

“Las relaciones económicas de la República Islámica con China son el factor principal para mantener el régimen del mullah”.

Jashni agregó que tanto “China como Rusia tienen una enorme influencia para mantener a flote a la República Islámica”.

“En los últimos años, a medida que ha aumentado la presión occidental sobre la República Islámica, la República Islámica se ha vuelto más dependiente militarmente de Oriente, especialmente en la compra de armas militares de Rusia”, dijo.

Beijing, Rusia e Irán también han trabajado entre bastidores en los últimos años para eludir las sanciones occidentales.

“China e Irán son socios estratégicos en un esfuerzo masivo para hacer frente a la influencia estadounidense en todo el mundo; por lo tanto, se ayudan mutuamente frente a las sanciones de Estados Unidos y otros castigos”, dijo Reza Parchizadeh, teórico político y analista afiliado a la Universidad de Indiana.

Parchizadeh señaló que, si bien Beijing y Rusia están cooperando actualmente con los talibanes, no necesariamente están de acuerdo con el grupo. Sin embargo, es probable que ambos cooperen y trabajen con cualquier grupo que pueda expulsar la influencia occidental de la región, dijo Parchizadeh.

Irán, mientras tanto, también se alegró de la salida de las fuerzas estadounidenses de Afganistán.

“La presencia estadounidense en Afganistán planteó un desafío a la Iniciativa de la Franja y la Ruta del PCCh [Partido Comunista Chino], así como al expansionismo del régimen iraní hacia Asia Central y sudoriental”, dijo Parchizadeh.

“Por lo tanto, ambos se benefician de la retirada de Estados Unidos de Afganistán, porque elimina un obstáculo geopolítico de larga data a su agenda expansionista”, dijo.

“Lo que básicamente está sucediendo aquí es que los talibanes extremistas y sus confederados islamistas están reduciendo la influencia estadounidense en uno de los lugares estratégicamente más importantes del mundo, e Irán y China lo están facilitando”, agregó.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS