El amor solo dura con una mentalidad de crecimiento

Si tienes una mentalidad de crecimiento, el viaje hacia ser más amoroso es desafiante y alegre
Por BARRY BROWNSTEIN
02 de Diciembre de 2019 Actualizado: 02 de Diciembre de 2019

No es una sorpresa para la mayoría de nosotros que hasta el 50 por ciento de los matrimonios en los Estados Unidos fracasan.

En su libro “El matrimonio del todo o nada“, el profesor de psicología Eli Finkel describe las expectativas crecientes que ponen en tensión a los matrimonios: “En contraste con nuestros predecesores, que buscaron hacer todo lo posible para que su matrimonio sobreviviera, ahora esperamos que nuestro matrimonio satisfaga nuestras necesidades de pasión e intimidad y que facilite nuestro viaje de autodescubrimiento y crecimiento personal”.

Con las necesidades materiales satisfechas, el deseo de “autorrealización” es natural, pero la investigación de Finkel confirma lo que probablemente ya sospechabamos: “De la misma manera que hemos recurrido cada vez más a nuestro matrimonio para ayudarnos a satisfacer las necesidades de nivel superior, hemos invertido cada vez menos tiempo y energía necesarios para que el matrimonio cumpla con estas expectativas”.

Todavía creemos en las relaciones románticas, pero a menudo no apreciamos el esfuerzo requerido para construir una relación saludable. Peor aún, en combinación con invertir menos tiempo, a menudo tenemos una mentalidad disfuncional sobre las relaciones.

“La mayoría de la gente”, observó el psicólogo social Erich Fromm en su libro “El arte de amar“, “ve el problema del amor principalmente como el de ser amado, más que el de amar, de la capacidad de amar”.

Todavía creemos en las relaciones románticas, pero a menudo no apreciamos el esfuerzo requerido para construir una relación saludable. (Pexels/Pixabay)

¿No lo cree así?

¿Quizá usted tiene una mentalidad de “destino” sobre las relaciones? Una creencia en el destino, según el psicólogo Raymond Knee, lleva a la idea de que su pareja en una relación es o no “destinada a ser”. Finkel escribe: “La ciencia es clara en cuanto a que mantener fuertes creencias en el destino es peligroso”, ya que, como observa Knee, aquellos que tienen una creencia en el destino se desilusionan rápidamente cuando encuentran dificultades en su relación.

Finkel no está tratando de eliminar el romance de las relaciones. Todos conocemos la fase de enamoramiento de una nueva relación; el problema es cuando ocurren los tiempos inevitables de desafío.

Más allá del enamoramiento

Muchas relaciones comienzan con el enamoramiento y terminan cuando la realidad de la vida cotidiana choca con nuestras imágenes mentales. En su libro “El curso del amor“, el filósofo Alain de Botton escribe: “Es muy probable que hayamos visto a nuestra pareja empujando un carrito, discutiendo con un niño pequeño, criticando a la compañía de electricidad y regresando a casa derrotado del lugar de trabajo, que hemos olvidado esa parte de él o ella que sigue siendo aventurera, impetuosa, descarada, inteligente y, sobre todo, viva”.

“El error esencial del enamoramiento”, escribe Botton, es “el no tener en cuenta una verdad central de la naturaleza humana”:

“Todos, no solo nuestras parejas actuales, en cuyas múltiples fallas somos expertos, sino que todos tendrán algo sustancial y enloquecedor cuando pasamos más tiempo con ellos, algo tan malo como para burlarse de esos sentimientos inicialmente entusiastas”.

En otras palabras, todos los seres humanos somos defectuosos y, a veces, experimentamos una dolorosa decepción cuando no se cumplen nuestras expectativas. No es que todas las relaciones sobrevivan, pero Botton nos recuerda que la satisfacción se alcanza “no evitando el dolor, sino reconociendo su papel como un paso natural e inevitable en el camino para alcanzar algo bueno”.

Liberando expectativas al asumir buenas intenciones

Día tras día, nuestra pareja puede decepcionar nuestras expectativas. “Innumerables veces en el transcurso de un día, un año o un matrimonio”, observa Finkel, “generamos una explicación de por qué una pareja adoptó un comportamiento determinado”. Las explicaciones que construimos a través de nuestro pensamiento ayudarán en gran medida a determinar si nuestras relaciones florecen.

El peor tipo de explicación, según la investigación de Finkel, consiste en atribuir una característica interna estable a su pareja, un atributo fijo o cierta disposición. Por ejemplo, su pareja llega tarde a un evento que es importante para usted. “Nunca entiendes lo que es importante para mí” pasa por tu mente. Con ese pensamiento, ha atribuido el comportamiento a una disposición fija. Después de hacer esa atribución, es fácil sentirse mal por la relación. Algo menos perjudicial es una explicación externa y temporal del comportamiento: “Mi compañero estaba atrapado en el tráfico”.

pareja
Hagamos “un esfuerzo deliberado para ver la belleza debajo de la ira, la decepción y el aburrimiento, para mirar con unos nuevos ojos [apreciativos]”.(Free-Photos/Pixabay)
No estamos a la altura de la tarea de juzgar, y nuestros juicios carcomen nuestras relaciones. “Percibir los motivos de nuestra pareja con precisión tiene valor, pero hacerlo es prácticamente imposible”, explica Finkel, “y la tendencia a percibir erróneamente la motivación benigna como maligna puede desencadenar un ciclo creciente de conflicto y negatividad”.

Cuando mi esposa trabaja en casa, ella, tal como yo, se concentra mucho y no le gusta que la interrumpan. Si la interrumpo, puedo esperar una respuesta cortante de parte de ella. Su respuesta cortante no tiene nada que ver conmigo; ella tiene una fecha límite, y si soy más considerado y espero un momento más oportuno, volverá a ser la misma mujer encantadora de siempre. Si tomo su respuesta cortante como algo personal y me pierdo en mi pensamiento, un evento insignificante puede resultar en ser algo bastante molesto.

Por lo tanto, Finkel nos aconseja que primero asumamos las buenas intenciones: “Si estamos seguros de que nuestra pareja es, en general, una persona decente que quiere hacer lo mejor por nosotros, existe un fuerte argumento de que debemos tratar de hacer las atribuciones que le otorguen el beneficio de la duda”.

Finkel nos pide que hagamos “un esfuerzo deliberado para ver la belleza debajo de la ira, la decepción y el aburrimiento, para mirar con unos nuevos ojos [apreciativos]”.

Con respecto a los conflictos importantes, Finkel recomienda que las parejas piensen en un conflicto en su matrimonio desde la perspectiva de un tercero neutral que quiera lo mejor para todos los involucrados. Pregunte: “¿Cómo podría pensar esta persona sobre el desacuerdo? ¿Cómo podría él o ella encontrar el bien que podría resultar de eso?

Finkel no menciona a Adam Smith, pero su consejo se remonta a la “Teoría de los sentimientos morales” de Smith en donde nos aconseja que consideremos nuestras acciones a la luz de cómo lo vería un espectador imparcial.

Por supuesto, es mejor hacer esto en tiempo real, ya que se está gestando un conflicto. Tenga un poco de disposición para dudar de su interpretación, haga una pausa por un momento y salte a un lado de la lucha.

Muchos esperan que su pareja los haga felices. Esto es imposible. Pero una buena relación, escribe Finkel, puede promover “la búsqueda exitosa del significado”. Cuanto más significado y propósito construimos en nuestras vidas, más felicidad experimentamos.

Cultivar una mentalidad de crecimiento

Finkel construye su libro, en parte basado en la investigación de la psicóloga de Stanford Carol Dweck. En sus libros, como por ejemplo, “Mindset” y sus numerosos artículos, Dweck traza dos mentalidades con creencias opuestas sobre la capacidad y la inteligencia. A una, Dweck lo llama una mentalidad fija, a la otra la llama una mentalidad de crecimiento. Si sus puntos de vista sobre la inteligencia son de mentalidad fija, usted cree que las habilidades de una persona son inamovibles. Si tiene una mentalidad de crecimiento, cree que las habilidades pueden desarrollarse y que se desarrollan con el tiempo. (Existen herramientas en línea para ayudarlo a evaluar su mentalidad).

Comprender su mentalidad puede aumentar su efectividad en las relaciones. Una persona con una mentalidad fija está asustada por los desafíos. Sienten una necesidad constante de demostrar lo que valen y de parecer exitosos. Tienden a sostener la creencia de que algunos tienen una aptitud natural en cuestión de habilidades para una relación; por lo tanto, hacer un esfuerzo en una relación sería admitir que son demasiado ineptos para tener una relación exitosa.

Si una relación tiene desafíos, aquellos con una mentalidad fija pierden interés, evitan la responsabilidad y asignan la culpa. Ellos piensan que cultivar la capacidad de amar, es solo para aquellos que no tienen habilidades naturales.

Si tiene una mentalidad de crecimiento, el viaje hacia ser más amoroso es desafiante y alegre. (Pixel2013/Pixabay)

Alguien con una mentalidad de crecimiento aceptará los desafíos y verá los reveses como oportunidades para un mayor aprendizaje. Específicamente para ellos, la capacidad de amar es algo que hacen crecer a lo largo de su vida. Los desafíos brindan oportunidades para desarrollar relaciones aún más profundas.

Si tiene una mentalidad de crecimiento, el viaje hacia ser más amoroso es desafiante y alegre. Te levantas de la cama con curiosidad por ver qué lecciones te mostrará la vida y qué puedes aprender.

Si su idea de una relación duradera se limita a un intercambio mutuamente favorable, pronto se sentirá profundamente decepcionado. Inevitablemente, su “acuerdo” irá hacia el sur, y tendrá remordimiento de “comprador”.

No estamos oprimidos por nuestro pasado. No importa cuántas veces nos hayamos equivocado, en este momento podemos elegir de nuevo. Si se ha vuelto cínico con respecto al amor, sepa que solo hay creencias erróneas en su camino y que es posible establecer relaciones duraderas que promuevan el florecimiento de ambos cónyuges.

Si tiene una mentalidad fija acerca de las relaciones, puede seguir tropezándose en su camino. O bien, puede estar abierto a la otra forma. En lugar de exigir mentalmente que otros siempre se comporten de acuerdo con sus expectativas, puede aumentar su capacidad de amar. Esta otra forma es muy fácil de escribir y de decir, pero el dominio de ella es un viaje de toda una vida.

Hugh Prather y Gayle Prather en su libro “Notas entre sí” hacen esta pregunta: “¿Llegará el momento en que no tengamos que trabajar tanto en nuestra relación?” Respondieron: “No, llegará el momento en que no habrá espacios entre nuestros esfuerzos. Llegará el momento en que será impensable que nos tomemos un descanso de la amabilidad”.

Hoy, ¿en qué parte de su lista de prioridades ha colocado aumentar su capacidad de amar? ¿Qué excusas tienes para permitir que tus esfuerzos caduquen? Sus respuestas determinarán la calidad de su relación.

Barry Brownstein es profesor emérito de economía y liderazgo en la Universidad de Baltimore. Es autor de “El trabajo interno del liderazgo“. Para recibir sus ensayos, suscríbase en Mindset Shifts. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.org

*****

Puede interesarle:

El secreto de la paz mental en medio del caos que nos rodea

TE RECOMENDAMOS