El año de la no ciencia

Por Roger Simon
16 de Febrero de 2021
Actualizado: 16 de Febrero de 2021

¿Recuerda ‘The Year of Living Dangerously’ (El año que vivimos peligrosamente)? Esa fue una película de 1982 basada en una novela de 1978, sobre una relación amorosa durante el año en que Sukarno fue derrocado en Indonesia, en 1967.

El 2020 y ahora el 2021 podrían llamarse el Año o los Años de la No Ciencia… o tal vez de la Ciencia Falsa… o de la Ciencia Pretenciosa… o, tal vez más exactamente, de la Ciencia Política (pero no con el uso comúnmente empleado).

Sí, sé que hemos visto la en extremo rápida aparición de las vacunas COVID-19 de varias empresas, pero no tenemos forma de saber si funcionan a largo plazo o, lo que es más importante, si estas fueron necesarias.

(TOTAL TRANSPARENCIA: Yo mismo me vacuné con las dos de Pfizer, en gran parte porque sin duda pronto serán requeridas por nuestro gobierno para poder viajar).

Es muy posible que esta pandemia haya seguido su curso como todas las demás lo han hecho, sin intervención —o que haya sido en primer lugar muy exagerada.

Nadie explicó del todo que en 2020 no hayan muerto tantos estadounidenses como en años anteriores, cuando se suponía que la pandemia había matado a cientos de miles, ni nadie tiene una teoría satisfactoria de por qué los países y estados sin cierres suelen ir tan bien como los que tienen las regulaciones más estrictas.

Eso por no hablar de la cantidad de extraordinarias e interminables contradicciones (mascarilla/no mascarilla… hidroxiclorquina sí/no… ivermectina sí/no y así sucesivamente) que hemos tenido por parte de los expertos médicos, a veces disculpándose ante nosotros por sus errores, pero otras veces, cambiando de opinión a la vista de todos como si nunca nos hubiéramos dado cuenta.

Añádase a esto el misterio que rodea al laboratorio de Wuhan con todas las diversas explicaciones de la propaganda comunista china aumentada por la engañosa Organización Mundial de la Salud sobre cómo se produjo esto, incluyendo la extraña participación del Dr. Anthony Fauci en ese laboratorio durante años.

Todo esto es juzgado por políticos, muchos de los cuales, si no la mayoría, no podrían pasar fácilmente un examen de química de la escuela secundaria. ¿Alguien cree que nuestro presidente podría?

Hablan de “ciencia establecida”, pero ni siquiera saben lo que es la ciencia.

Pero nada de esto debería ser una sorpresa.

Yo estoy escribiendo esto encerrado en mi casa de Nashville, no por el COVID, sino por la nieve y el hielo que no me permiten conducir mi coche por mi camino de entrada sin aterrizar en una zanja.

Dentro de una hora, se prevén otras seis u ocho horas de nieve y hielo sin parar. Es probable que ni mi mujer ni yo podamos salir de casa para comprar comida durante varios días. (Tenemos provisiones de emergencia).

Tengo entendido que la situación es peor en Texas, al sur de nosotros, donde millones de personas se quedaron sin electricidad por el hielo.

Hace quince años, Al Gore, en su película ganadora del Oscar “Una verdad incómoda”, predijo que “dentro de una década, no habría más nieve en el Kilimanjaro”.

Todos sabemos lo ridículo que suena eso ahora (bueno, todo el mundo excepto John Kerry y Joe Biden y un sinfín de guerreros de la justicia social mal educados que nunca han leído, ni oído hablar, de Bjorn Lomborg).

Por supuesto, esos eran los días del “calentamiento global”, antes de que se transformara convenientemente en el “cambio climático” que objetivamente no tiene sentido.

Al fin y al cabo, no se puede conseguir el ansiado poder político y el beneficio económico si se dice que el Sol es muchísimo más importante que los esfuerzos humanos para nuestra meteorología y el clima (una distinción, nos dicen, que es importante, así que los pongo juntos).

Así que tal vez hemos estado viviendo en el Año de la No Ciencia durante mucho tiempo, desde los días en que la gente pensaba que el mundo era plano, lo cual fue casi la mayor parte de la historia.

Podría ser que la gente de hoy sea igualmente ignorante sobre la verdad, o casi. La idea de la “ciencia establecida” es un oxímoron y los que hablan de ella solo hacen el ridículo.

El clima y el COVID son muy parecidos. Debemos ser humildes antes de hacer afirmaciones definitivas y deberíamos ser siempre escépticos con los políticos que dicen “confiar en los científicos”. ¿Qué científicos y por qué?

Mientras tanto, desde que escribí el párrafo nueve por encima de este, la tormenta de nieve y hielo volvieron, una media hora antes de lo previsto. La temperatura en Nashville es de 25 Fahrenheit, unos 25 a 30 grados más por debajo de lo normal para febrero.

La gente en mi aplicación NEXT DOOR está advirtiendo a nuestros vecinos que no salgan a correr o incluso a pasear a sus perros por las calles por miedo a que los coches no puedan parar y los atropellen. Están compartiendo fotos de muchos coches en las cunetas.

Pero no hay que preocuparse, nosotros volvimos a entrar en los Acuerdos Climáticos de París. Todos se salvarán.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y, en la actualidad, extenso redactor de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (La cabra-ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (Yo sé más: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si es que no lo ha hecho ya- no ficción). Volverá a Parler, cuando se pueda como @rogerlsimon.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS