El apocalipsis del omega-6

Cómo el uso generalizado de los aceites de semillas procesados marcó el comienzo de una nueva era de enfermedades
Por Joseph Mercola
04 de Diciembre de 2021 9:06 AM Actualizado: 04 de Diciembre de 2021 9:09 AM

La mayoría de los estadounidenses están siendo engañados por las recomendaciones oficiales de salud para consumir aceites vegetales “saludables”. Incluso el término “aceite vegetal” es engañoso porque da la impresión que estamos recibiendo micronutrientes vegetales cuando estos aceites suelen ser aceites tóxicos de semillas procesados industrialmente.

Los aceites de semillas son un ingrediente clave en los alimentos procesados y algunos de los “alimentos” más peligrosos que podría comer.

Esto es aún más un problema hoy en día, ya que las altas cantidades de estrés oxidativo que causan estos aceites perjudican seriamente su función inmune y aumentan radicalmente su riesgo de todas las infecciones, incluido COVID-19. En mi opinión, eliminar todos los aceites de semillas es tan importante como optimizar su nivel de vitamina D para disminuir su riesgo de COVID-19.

En el Simposio de Salud Ancestral celebrado en UCLA en agosto de 2020, el oftalmólogo Dr. Chris Knobbe dio una excelente sinopsis de por qué los aceites de semillas son el mecanismo unificador detrás de las enfermedades crónicas occidentalizadas como las enfermedades cardíacas, la obesidad, el cáncer y la diabetes.

Knobbe es el fundador y presidente de cure AMD Foundation, una organización sin fines de lucro dedicada a la prevención de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

Si bien la mayoría ha oído hablar de los riesgos para la salud de comer azúcares procesados, carbohidratos netos y grasas trans, los aceites de semillas superan a todos estos en el daño que causan a su salud. Si tuviera que hacer un cambio hoy para reducir su riesgo de enfermedades crónicas, eliminar los aceites de semillas de su dieta sería la máxima prioridad.

La mayoría de los estadounidenses metabólicamente enfermos

La enfermedad cardíaca, ahora la principal causa de muerte en los Estados Unidos, era prácticamente desconocida en el siglo 19. Lo mismo ocurre con el cáncer, que causó el 0.5 por ciento de las muertes en 1811 y el 5.8 por ciento de las muertes en 1900, aumentando a más del 31 por ciento de las muertes en 2010. Un patrón similar surgió para la diabetes, que era rara en el siglo 19 y tenía una prevalencia del 0.37 por ciento en 1935. Para 2020, hubo un aumento de 28 veces en 85 años, a una prevalencia del 10.5 por ciento.

¿Obesidad? La misma historia. Con una prevalencia de solo el 1.2 por ciento en el siglo XIX, la obesidad aumentó 33 veces en 115 años, a una prevalencia del 39.8 por ciento en 2015. Mientras tanto, en 1990, el 24 por ciento de los adultos estadounidenses fueron diagnosticados con síndrome metabólico, que es una combinación de presión arterial alta, dislipidemia, resistencia a la insulina, hiperglucemia y obesidad visceral.

Para 2009-2015, el 88 por ciento de los adultos estadounidenses no cumplían con los cinco criterios para la salud metabólica, medidos por glucosa en sangre, triglicéridos, colesterol HDL, presión arterial y circunferencia de la cintura.

La degeneración macular y la osteoartritis siguieron a aumentos sorprendentes similares, con Knobbe haciendo la pregunta de qué era tan omnipresente durante este tiempo que podría haber provocado estos cambios. La historia dietética proporciona la respuesta, con la introducción de cuatro alimentos procesados primarios: azúcar, aceites de semillas procesados industrialmente, harina refinada y grasas trans, que actúan como los culpables.

“Creo que este es un experimento humano global para el que nadie dio su consentimiento. Nadie lo vio venir. No se habrían inscrito”, dijo. Knobbe también cita el trabajo de Weston A. Price, el dentista que escribió el libro clásico “Nutrición y degeneración física”. En la década de 1900, Price realizó una extensa investigación sobre el vínculo entre la salud oral y las enfermedades físicas.

Fue uno de los principales pioneros nutricionales de todos los tiempos, y su investigación reveló que las tribus nativas que todavía comían su dieta tradicional tenían dientes casi perfectos y estaban casi 100 por ciento libres de caries dentales.

Pero cuando estas poblaciones tribales fueron introducidas al azúcar refinado y la harina blanca, su salud y dientes perfectos se deterioraron rápidamente.

“Weston Price conectó estos alimentos, estos mismos alimentos esencialmente, con enfermedades físicas degenerativas en 1939. Nadie escuchó”, dijo Knobbe. Knobbe parece ser el equivalente del siglo 21 de Price.

Por qué los aceites de semillas son como el arsénico

El problema con los aceites de semillas es que son procesados industrialmente, proinflamatorios e impulsan la oxidación en su cuerpo. A los funcionarios de salud les gusta afirmar que los aceites de semillas son excelentes para usted porque reducen el colesterol, pero como dice Knobbe, también lo hace el arsénico. Las dos toxinas en realidad tienen bastante en común:

“Podemos pensar que esto es una broma, pero en realidad, increíblemente, hay muchos paralelismos entre [el arsénico] y los aceites de semillas, entre los cuales no es el menor el hecho de que el arsénico es fantásticamente oxidativo, pro-oxidativo. Y así es exactamente como nos llegan los aceites de semillas. Impulsan la oxidación. Son pro-oxidativos, proinflamatorios y tóxicos, pero de todos estos, es la oxidación. Eso es, con mucho, lo peor”.

Encontrará aceites de semillas en la mayoría de los alimentos procesados, incluida la comida rápida e incluso en muchos restaurantes caros.

“Incluso los mejores restaurantes están usando aceites de semillas porque son aproximadamente una sexta parte del costo de la mantequilla”, dijo Knobbe.

La razón por la que han podido permanecer en el suministro de alimentos, a pesar de su alta toxicidad, es porque no son venenos biológicos agudos sino crónicos. La intoxicación crónica significa que los síntomas no ocurren inmediatamente y, a menudo, solo después de una exposición repetida a largo plazo. Una estrategia sólida al comer en un restaurante es evitar todas las salsas y aderezos, ya que es más que probable que estén cargados con estos aceites de semillas muy procesados.

“Fueron traídos lentamente, comenzando en la década de 1860. Y primero se usaron para adulterar manteca de cerdo y mantequilla, y luego, gradualmente, se usaron para suplantar y reemplazar la manteca de cerdo, la mantequilla y el sebo de res. Y así es como se salieron con la suya. Y así gradualmente nos volvimos con sobrepeso y enfermos, y los han mantenido en el suministro de alimentos de esa manera”.

Además de ser proinflamatorios, señala Knobbe, estos venenos de aceite de semilla también son:

  • Citotóxico
  • Genotóxico
  • Mutagénico
  • Cancerígeno
  • Trombogénicas
  • Aterogénico
  • Obesogénico

Un tercio de la ingesta calórica de los Estados Unidos son aceites de semillas

Los datos publicados por Knobbe muestran que los aceites de semillas, que se introdujeron en la dieta de los Estados Unidos en 1866, contaron como el 32 por ciento de la dieta de los estadounidenses en 2010, lo que equivale a 80 gramos por persona por día. En contraste, en 1865, la mayoría de las personas tendrían solo alrededor del 2 al 3 por ciento de su ingesta calórica de ácido linoleico omega-6, que se encuentra en los aceites de semillas, que habrían provenido principalmente de mantequilla, manteca de cerdo y sebo de res.

Los animales criados ancestralmente tenían un omega-6 muy bajo, pero esto cambia cuando los animales se crían en operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO), tal como son hoy en día. La carne de cerdo CAFO puede contener un 20 por ciento de grasas omega-6, a modo de comparación. Knobbe destaca varias poblaciones nativas que tienen tasas muy bajas de enfermedades crónicas y un consumo comparativamente bajo de ácido linoleico, como la tribu Maasai de Kenia y Tanzania.

Comen principalmente leche, carne y sangre, una dieta que es 66 por ciento de grasa animal (33 a 45 por ciento de grasa animal saturada), 17 por ciento de carbohidratos y solo 1.7 por ciento de ácido linoleico omega-6 (LA). No tienen ninguna enfermedad cardíaca, sin embargo, la Asociación Americana del Corazón continúa diciendo a los estadounidenses que limiten las grasas saturadas a no más del 5 por ciento al 6 por ciento de las calorías diarias.

Los estadounidenses, según un 24 por ciento a 32 por ciento de la ingesta calórica diaria de aceites de semillas, están obteniendo del 8 al 12 por ciento o más de sus calorías diarias solo del ácido linoleico. En otro ejemplo, los habitantes de Tokelau, que viven en un territorio cercano a Nueva Zelandia, comen una dieta muy diferente con entre el 54 y el 62 por ciento de las calorías del coco, que equivale al 53 por ciento de la grasa, el 48 por ciento de las cuales es grasa saturada.

Solo alrededor del 1 por ciento de su dieta o menos son grasas omega-6, y tampoco tienen enfermedades cardíacas y prácticamente no tienen obesidad o diabetes. “Si miramos estas poblaciones”, dijo Knobbe,”y puedes mirarlas a todas, poblaciones ancestralmente vivas, lo que no tienen es azúcar refinada, trigo refinado y, por supuesto, no tienen aceites vegetales”.

“Entonces, ¿qué pasa con el omega-6 LA en estas poblaciones tradicionales? Es de 0.6 a aproximadamente 1.7 por ciento, creo que todos están por debajo del 2 por ciento, hasta donde yo sé, donde nuestras poblaciones occidentalizadas, 7 a 12 por ciento de ácido linoleico omega-6 solo. Este es de nuevo el punto clave para llevar. Entonces, ¿qué sucede con este omega-6? Lo acumulamos en nuestra grasa corporal”.

Japoneses plagados de aceites de semillas

Mientras que las poblaciones ancestrales han tenido su salud protegida por no consumir aceites de semillas, otras poblaciones, como Japón, han tenido disminuciones en la salud que corresponden al aumento del consumo de estos aceites tóxicos. Desde 1960, Japón ha tenido marcados aumentos en la obesidad, la presión arterial alta, la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico, los cánceres múltiples y la degeneración macular relacionada con la edad.

Mientras tanto, en 1950, los japoneses consumían solo 3 gramos al día de aceites de semillas, que aumentaron a 39 gramos al día en 2004. Como porcentaje de las calorías totales, los omega-6 aumentaron a 6.2 por ciento en 2004 desde 1.55 por ciento en 1950.

“Ese es el principal problema allí”, dijo Knobbe. “Por lo tanto, el deterioro de la salud de Japón probablemente se deba a un aumento de 13 veces y 1200 por ciento en aceites de semillas altamente pro-oxidativos, proinflamatorios, tóxicos y deficientes en nutrientes“.

Según los CDC, seis de cada 10 estadounidenses tienen una enfermedad crónica, y las enfermedades cardíacas, el asma, el cáncer y la diabetes han aumentado un 700 por ciento desde que se realizó la Encuesta Nacional de Salud en 1935.

Como señaló el empresario tecnológico Jeff Nobbs en un desglose de las estadísticas, durante este tiempo, los estadounidenses han estado fumando y bebiendo menos, dos de los principales impulsores de las enfermedades crónicas. Nobbs también cree que el aceite vegetal es el eslabón perdido que explica por qué los estadounidenses siguen enfermándose.

“Si el aceite vegetal es de hecho el culpable oculto detrás de la epidemia de enfermedades crónicas de hoy, es una solución elegante y simple para explicar por qué las enfermedades crónicas y la obesidad continúan aumentando, incluso cuando nos adherimos a los consejos de salud pública.

“Estoy convencido de que nuestras guerras contra la carne roja, las grasas saturadas, el colesterol y el sodio pueden estar equivocadas. Pelear esas batallas puede ser como centrarse en los compañeros cuando el verdadero villano que mueve todos los hilos todavía se esconde en las sombras. Es hora de arrojar luz sobre ese villano resbaladizo, nuestro posible enemigo número 1 de la salud pública: el aceite vegetal”.

Prepara tu comida en casa

Es vital que reduzca su consumo de aceites de semillas procesados industrialmente tanto como pueda. Esto significa eliminar los siguientes aceites:

  • Soja
  • Maíz
  • Canola
  • Cártamo
  • Girasol
  • Cacahuete
  • Semilla de uva
  • Salvado de arroz

Para hacer esto, deberá evitar todos los alimentos ultraprocesados, las comidas rápidas y muchos alimentos de restaurantes. Es por eso que es tan importante preparar la mayor cantidad de alimentos que pueda en su hogar para saber lo que está comiendo y, en el caso de los aceites de semillas, lo que no está.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.