El arte olvidado de la etiqueta: comportamiento adecuado que abraza la sabiduría divina

La conducta que se manifiesta como bondad, gracia, equilibrio y desinterés puede conectarnos con lo divino
Por Sarah Annalise
15 de Enero de 2022 9:32 PM Actualizado: 15 de Enero de 2022 9:32 PM

La etiqueta tiene su propia sabiduría divina. Es una forma de arte de ser civilizado, que difiere entre culturas y tiempos, beneficiando a todos los involucrados, lo que, cuando se practica, nos impide desviarnos hacia mortales ignorantemente groseros y acerca nuestra conciencia a un reino más allá de este mundo físico.

Originalmente, la etiqueta reflejaba las normas universales de comportamiento adecuado. Pero, en esencia, se trata de la autoconciencia: cómo actuar de manera digna cuando estamos solos o con los demás, así como extender una pieza de bondad y gracia en nuestras interacciones, y ser conscientes de todos los pequeños detalles, incluido el respeto al espacio que ocupamos.

No es de extrañar que, en la historia, aquellos que valoraban la civilidad de la etiqueta fueran recordados como los verdaderos héroes de las personas a las que servían. Si bien los grandes líderes dieron un buen ejemplo de modales y decoro, influyendo positivamente en la etiqueta de las personas, también hubo líderes que dejaron impresiones para peor.

Por ejemplo, los Padres Fundadores de los Estados Unidos otorgaron gran importancia a la moralidad y la etiqueta, lo que contrasta fuertemente con la cultura de la degeneración promovida por ideologías antihumanas como ciertas agendas socialistas y comunistas de hoy.

(Foto: Cottonbro/Pexels)
(Cottonbro/Pexels)

Tendencias culturales incívicas

Históricamente, la etiqueta, o la falta de ella, ha desempeñado un papel importante en la configuración de nuestras culturas y tradiciones. Desafortunadamente, en su intento de ser muy a la moda o moderno, la cultura actual parece tener poca o ninguna comprensión de la etiqueta que nuestros antepasados promovieron y practicaron.

Muchos mensajes poco saludables en las sociedades libres se han colado, para glorificar el comportamiento grosero e indecente. Los que siguen ciegamente han olvidado la historia y sus lecciones, y mucho menos lo que se necesitó para convertirse en una sociedad libre y disfrutar de ciertos privilegios y libertades. ¿A dónde fueron los buenos modales, por preguntar lo menos?

Por ejemplo, puede ver el paso en falso de la etiqueta cuando las personas interactúan entre sí pero a veces no pueden soltar sus teléfonos, o cuando no saludan a sus colegas apresurándose a través de los pasillos de las oficinas; y aún así, ¿con qué frecuencia no iniciamos una conversación con un cordial saludo? Y luego está el tema de la mujer “liberada” en estos días, que se enfrenta al dilema de si debe sentirse genuinamente ofendida o no si un hombre le abre la puerta… la lista continúa.

(Foto: Thong Bui/Pexels)
(Thong Bui/Pexels)

La tecnología ha mejorado. Sin embargo, ¿cómo nos volvimos tan incivilizados en un tiempo tan civilizado, donde las personas sufren cada vez más de ansiedades sociales a pesar de estar conectados entre nosotros más que nunca a través de las tecnologías? ¿No es irónico que cuantos más avances hemos tenido en el último siglo más o menos, más hemos perdido la comprensión de lo que es la buena etiqueta?

De manera similar, muchos otros movimientos contraculturales, no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo, han adoptado actitudes de mala etiqueta. Por ejemplo, el abuso de drogas, que fomenta la falta de bienestar, trayendo caos y destrucción a quienes están en medio de él. Los gobiernos están tratando de resolver el problema de las drogas en la superficie con sitios de desintoxicación seguros y centros de rehabilitación para aquellos que pueden pagarlo. Sin embargo, muchos siguen sin hogar, y las familias quebradas en este sentido continúan viviendo, ya que se ignoran los problemas fundamentales en la raíz.

¿Por qué no enseñar el código de civilidad por el que vivió George Washington o la responsabilidad personal de la etiqueta que el antiguo filósofo chino Confucio promovió, impregnado de reverencia en un buen poder superior?

Hombres de fe vs. los anti-divinos

Confucio alentó el autogobierno (551–479 a.C.)

El antiguo filósofo chino Confucio abogó por la armonía entre el hombre y su entorno. Alentó a las personas a asumir la responsabilidad personal. La rendición de cuentas fue un tema importante en sus enseñanzas sobre el autogobierno.

Confucio alentó la etiqueta para empoderar a otros para que se gobiernen a sí mismos primero, y esto conduce a crear un orden armonioso en el mundo de uno. Al cultivar el estado interno de uno con un buen corazón, conduciría a un equilibrio de paz mental y a un estado externo de paz que eventualmente se manifestaría en el mundo.

George Washington valoró la ética (1732-1799)

Un padre fundador de los Estados Unidos, George Washington, escribió y practicó “110 reglas de civilidad y comportamiento decente en la empresa y la conversación” (pdf) en su vida.

(Foto:Dominio Público)
George Washington. (Dominio Público)

Washington escribió estas reglas de etiqueta en su diario cuando era joven. Aprendió sobre estos escritos influyentes de la sabiduría divina proveniente de los jesuitas franceses en 1595. Algunas etiquetas que Washington vivió incluían ser respetuoso con los demás, ser honesto, vestirse cuidadosamente y ejemplificar el buen gusto, no caer en chismes o comportamientos combativos, y aprender de personas virtuosas y con sabiduría.

El resultado de sus enseñanzas, que él personalmente siguió, fue cultivar el respeto por uno mismo y por los demás mediante la práctica de tales principios de etiqueta, evitando así una espiral destructiva en las energías de uno, y en su lugar, conduciendo a interacciones armoniosas con el entorno, logrando un mayor bienestar.

Mao Zedong promovió la cultura de la lucha (1893-1976)

Los líderes que no han puesto ningún cuidado o consideración por la etiqueta adecuada han tenido el efecto contrario, creando mucho sufrimiento para su gente y el resto del mundo.

Un líder en la historia que logró esta tarea antidivina, en el sentido de expulsar las tradiciones de etiqueta, fue Mao Zedong, quien impulsó el comunismo violento. Bajo su gobierno, trajo consigo la Gran Revolución Cultural junto con mucha destrucción que siguió, como la promoción de la lucha humana, la intolerancia a las tradiciones, y la creación de una gran hambruna en toda China. Habiéndose sometido a su reinado, el pueblo del país se vio obligado a abandonar los pensamientos rectos arraigados en la fe por la promesa sagrada de un paraíso humano bajo la gloria de adorar a los líderes comunistas, que afirmaban ser los salvadores de la humanidad.

Por lo tanto, la cultura de la moralidad y la etiqueta fue reemplazada gradualmente por gestos astutos y engañosos que enmascaran los motivos egoístas de uno.

Estatuas de budas destruidas en la Gran Revolución Cultural del partido comunista chino (1966-1976). (Pat B/CC BY-SA 2.0)
Estatuas de budas destruidas en la Gran Revolución Cultural del partido comunista chino (1966-1976). (Pat B/CC BY-SA 2.0)

La sabiduría divina de la etiqueta

Cada acción, no importa cuán trivial sea, que retrata la bondad, la gracia, el aplomo y el desinterés nos conecta con la sabiduría divina. ¡Qué experiencia tan conmovedora sería si visualizáramos nuestras vidas como un gran lienzo para practicar el arte de la etiqueta, haciendo que cada momento cuente!

Lo que es elegante, considerado y civilizado en la conducta de uno es la manifestación de la buena etiqueta, que tiene el poder de transformar vidas. Nuestro mundo sería un lugar mejor si practicáramos los valores de etiqueta tradicionales en nuestro comportamiento, y esto puede ayudar a disminuir en gran medida las emociones negativas y los efectos secundarios asociados con nuestras interacciones entre nosotros hoy en día.

Si reflexionamos sobre el pasado, de hecho ha habido hombres virtuosos que se esforzaron por la civilidad, la rectitud, la belleza y la armonía. El pasado nos ha dejado ejemplos notables de etiqueta de la sabiduría divina en las enseñanzas y las artes, la danza y la cultura de Oriente y Occidente.

Tal vez en este nuevo año, considere rodearse de algo de esta sabiduría a través del estudio de la historia o hacer tiempo para esas conversaciones de corazón a corazón con sus abuelos o los sabios que lo rodean. Y no se olviden de los niños de sus familias: sería un gran comienzo guiarlos con el ejemplo y ayudarlos a cultivar las virtudes del manierismo y la civilidad.

Arshdeep Sarao contribuyó a este informe.

Comparta sus historias con nosotros en emg.inspired@epochtimes.com y continúe obteniendo su dosis diaria de inspiración suscribiéndose al boletín Epoch Inspired en TheEpochTimes.com/newsletter


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.