El autismo es tratable

Es hora de superar el paradigma psiquiátrico anticuado
Por ARMEN NIKOGOSIANO
27 de Febrero de 2020 10:39 PM Actualizado: 27 de Febrero de 2020 10:39 PM

En los últimos 30 años, el trastorno del espectro autista (TEA) ha pasado de ser una curiosidad médica rara y oscura a un trastorno común del desarrollo que afecta a millones de niños estadounidenses. Los tratamientos médicos y psiquiátricos convencionales se limitan a la terapia y a un puñado de medicamentos mínimamente efectivos. Pero décadas de investigación y práctica clínica de un pequeño grupo de profesionales dedicados, han demostrado que el autismo es, de hecho, tratable.

El TEA afecta a 1 de cada 59 niños y ahora comprende el 1 por ciento de la población total de los Estados Unidos. El costo de toda la vida de cada individuo autista se estima en casi $2,000,000 por persona. El 35 por ciento de los adultos jóvenes con TEA no pueden trabajar y dependen de los servicios familiares o públicos para sobrevivir. Se prevé que la prevalencia aumente entre un 15 y un 25 por ciento en la próxima década, lo que empeorará todas estas cifras. El estadounidense promedio le presta muy poca atención a este problema hasta que entra en sus vidas a través de un familiar afectado. A este ritmo, una proporción cada vez mayor de estadounidenses lo pensará pronto.

El TEA es un trastorno del comportamiento y del desarrollo neurológico caracterizado clínicamente por retrasos y diferencias cualitativas en la comunicación y las interacciones sociales, así como por comportamientos repetitivos e intereses restringidos. Actualmente, se caracteriza por la gran mayoría de los profesionales de la salud como un diagnóstico psiquiátrico subjetivo basado en comportamientos exhibidos en el niño en lugar de un diagnóstico médico objetivo basado en desequilibrios clínicos medibles que resultan en sus comportamientos anormales. Esta sutil pero poderosa diferencia en el diagnóstico de pacientes con autismo ha tenido profundos efectos en los ensayos médicos. Muchos de estos ensayos han estado plagados de resultados inconsistentes porque los pacientes se seleccionan en función de los comportamientos subjetivos que exhiben en lugar de los desequilibrios clínicos objetivos que ellos poseen y que causan o contribuyen a esos comportamientos. Esto reduce efectivamente el poder del estudio y diluye el potencial terapéutico del agente terapéutico en el estudio.

No existe una causa única de autismo. En cambio, las causas son tan variadas y diversas como las personas afectadas. Esta es la razón principal por la que la industria farmacéutica no ha logrado producir tratamientos efectivos más allá del simple control de los síntomas (como los antipsicóticos para la agitación o los estimulantes para la falta de atención).

Quiero tener claro a qué individuos con TEA no me refiero. Hay un número creciente de adolescentes y adultos con TEA de muy alto funcionamiento que se pueden ver escribiendo publicaciones largas y elocuentes en las redes sociales que describen su apoyo a la neurodiversidad y no ven la necesidad de cambiar nada en sí mismos. Elogio a estas personas por su valentía y el nivel de función que han logrado.

Me refiero a los niños con TEA que no pueden entablar una conversación simple con sus seres queridos y no pueden comunicar sus necesidades. Estos niños pueden pasar la mayor parte de su día realizando actividades repetitivas y autoestimulantes y con frecuencia no pueden realizar un simple viaje de compras o incluso sentarse en un restaurante con sus padres sin una severa crisis tras otra. Estos son los niños que tienen un nivel muy bajo de función y sin intervención probablemente dependerán de otros para su supervivencia hasta la edad adulta.

No existe una causa única de autismo. En cambio, las causas son tan variadas y diversas como las personas afectadas. (Pexels)

Los profesionales de la medicina convencional tienen muy poco que ofrecer a estos niños porque han sido entrenados para que no haya tratamiento o cura para el autismo y los síntomas y comportamientos del niño son el resultado de su autismo. En el paradigma diagnóstico actual, el diagnóstico de autismo en el niño se realiza subjetivamente, en función de los síntomas y comportamientos que exhiben. Este razonamiento dicta que los síntomas definen la enfermedad (comportamientos, por lo tanto, autismo) y la enfermedad causa los síntomas (autismo, por lo tanto, comportamientos). Esta es una falacia lógica llamada causa y consecuencia circular. Con este pensamiento ilógico, no es de extrañar que la medicina convencional tenga poco que ofrecer a estos niños más allá de una referencia de terapia de análisis de comportamiento aplicado (ACA) y posiblemente un medicamento para suprimir los síntomas. El autismo no es una entidad que infecta a su hijo y luego causa enfermedades, es solo un nombre conveniente para ubicar a las personas que exhiben comportamientos similares derivados de una multitud de diferentes injurias y desequilibrios fisiológicos. El lenguaje puede guiar el pensamiento, pero los nombres no causan enfermedades.

El papel de la genética

Durante la última década, la medicina convencional ha dirigido gran parte de sus esfuerzos de investigación y financiación hacia la identificación de los genes responsables del autismo. Se han gastado miles de millones de dólares sin cambios sustanciales en la proporción de pacientes identificados con una causa genética clara. Esta mala dirección de los recursos de investigación ha dado lugar a un mal servicio a los niños con autismo. Las futuras generaciones de niños con autismo posiblemente se puedan beneficiar de esta investigación, pero la generación actual está siendo marginada por las decisiones de asignación de recursos de nuestro modelo médico convencional actual. Hoy en día, hay tratamientos efectivos disponibles para estos niños y con la disponibilidad de dólares de investigación adecuados, estos tratamientos podrían refinarse y mejorarse a un ritmo mucho más rápido de lo que está sucediendo actualmente

El enfoque del tratamiento de medicina funcional

Comenzamos con dos preguntas clave:

¿El cuerpo y el cerebro obtienen lo que necesitan para funcionar de manera óptima (es decir, vitaminas, minerales, ácidos grasos omega-3, alimentos limpios y saludables, etc.)? Ponga las cosas buenas adentro.

¿Hay algo presente en el cuerpo y el cerebro que interfiere con su capacidad de funcionar de manera óptima (es decir, toxinas, infección oculta, microbioma alterado, radicales libres, citocinas, histamina, etc.)? Saque las cosas malas.

En el contexto de estas dos preguntas, se identifican y corrigen las causas y los factores contribuyentes que conducen a desequilibrios clínicos.

No aceptamos el pensamiento convencional de que el autismo es una entidad en sí mismo que causa la enfermedad en el individuo. En cambio, el autismo se ve solo como una etiqueta para un grupo de personas que comparten anomalías similares en el desarrollo y los comportamientos. Al proporcionar al cuerpo y al cerebro lo que necesitan y eliminar lo que puede estar interfiriendo, existe la posibilidad de mejorar significativamente la función cerebral y mejorar la calidad de vida de estas personas.

Tratamiento actual para TEA

La columna vertebral del tratamiento actual para TEA es el análisis de comportamiento aplicado o ACA. Esta es una forma de terapia construida sobre los principios del condicionamiento operante y la evidencia respalda que esta terapia es efectiva para niños con TEA. Las terapias ocupacionales y del habla también pueden ser útiles. Todas estas modalidades deben continuarse mientras el niño y sus familias trabajan con un profesional experimentado para determinar las causas y los factores que contribuyen al autismo.

Trastorno del espectro autista Causas y factores contribuyentes

Un gran cuerpo de investigación en rápido crecimiento apunta hacia el TEA como una enfermedad inflamatoria asociada con la disfunción inmune activada por desencadenantes ambientales. Las diversas combinaciones de estos tres componentes se convierten en las causas y / o factores contribuyentes que conectamos con el diagnóstico psiquiátrico existente de TEA del paciente. Hay una gran cantidad de desequilibrios clínicos centrales que pueden afectar directa o indirectamente la función cerebral de los niños con autismo.

Hoy en día, hay tratamientos efectivos disponibles para estos niños y con la disponibilidad de dólares de investigación adecuados, estos tratamientos podrían refinarse y mejorarse a un ritmo mucho más rápido de lo que está sucediendo actualmente. (Imagen cortesía Diana/ The Epoch Times)

Estrés oxidativo e inflamación crónica: ambos están presentes en la gran mayoría de los niños en el espectro. Abordar estos dos temas clave es fundamental para el éxito del tratamiento.

Disbiosis gastrointestinal con aumento de la permeabilidad intestinal: una alteración patológica en el microbioma intestinal con “intestino permeable”, que puede ser la base de una disfunción inmune o autoinmunidad posterior.

Disfunción mitocondrial: se refiere a la función deteriorada de la parte de la célula responsable de proporcionar todas las necesidades de energía del individuo. Se ha teorizado que en este estado las mitocondrias se convierten en generadores de inflamación en lugar de energía.

Necesidades de nutrientes insatisfechas: rara vez son una causa, pero comúnmente contribuyen. Estos resultan de deficiencias nutricionales, malabsorción gastrointestinal o variaciones y mutaciones en las enzimas involucradas en la utilización de nutrientes.

Sensibilidades e intolerancias alimentarias: esto es particularmente cierto para el gluten y la caseína. Pueden producir disfunción inmune e inflamación o subproductos similares a los opiáceos en pacientes susceptibles.

Detoxificación deteriorada: esto es típicamente una consecuencia de otros desequilibrios y ocasionalmente una causa aislada de la enfermedad.

Autoinmunidad o disfunción inmune: con frecuencia es causada por problemas intestinales persistentes y un factor que contribuye a la disminución de la producción de energía y la inflamación crónica. Se debe tener precaución al alterar la función inmune.

Deterioro de la producción de hormonas y neurotransmisores: esto es evidente en la disminución de los niveles de oxitocina (la “hormona del amor”), el aumento de los niveles de cortisol (la “hormona del estrés”), así como los niveles erráticos de adrenalina, dopamina y serotonina que conducen gran parte de los comportamientos autoestimuladores y las alteraciones del sueño comúnmente presentes.

Conclusión

Uno o más de estos factores están presentes en casi todas las personas con autismo y es la intrincada interacción de estos desequilibrios lo que finalmente crea la compleja presentación clínica de TEA. También se han identificado docenas de otros desequilibrios, menos comunes, que contribuyen a la compleja condición de los TEA.

El autismo ahora es tratable, pero tenemos que desplazar el equipaje psiquiátrico anticuado que trae consigo desde el siglo XX. El enfoque óptimo para tratar el TEA en el siglo XXI sigue siendo la intervención temprana con servicios psicológicos y educativos (ACA, educación especial, terapia del habla y ocupacional) que trabajan desde afuera hacia adentro, así como una investigación en medicina funcional en profundidad sobre las causas y los factores contribuyentes que trabajan desde adentro hacia afuera.

Armen Nikogosian, MD, practica medicina funcional e integradora en Southwest Functional Medicine en Henderson, Nev. Está certificado en medicina interna y es miembro del Instituto de Medicina Funcional y de la Academia Médica de Necesidades Especiales Pediátricas. Su práctica se centra en el tratamiento de afecciones médicas complejas con un énfasis especial en el trastorno del espectro autista en niños, así como en problemas intestinales crónicos y afecciones autoinmunes en adultos.

*****

Puede interesarle:

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.