El avión de combate más avanzado de EE.UU. alojará bombas de precisión que rastrean objetivos en movimiento

18 de Diciembre de 2017 Actualizado: 19 de Diciembre de 2017

El caza furtivo polivalente F-35 de quinta generación, que tuvo un retraso en su desarrollo de una década, podrá transportar bombas que pueden golpear blancos móviles con precisión.

La bomba GBU-49 Enhanced Paveway II utiliza tecnología láser y GPS  que permite apuntar con precisión, desde el avión de combate, objetivos en movimiento, reportó Fox News. Incrementará las capacidades del F-35, que fue diseñado para reemplazar varios tipos de aviones militares como un tipo de caza multipropósito, según el sitio web F-35 Lightning II.

El sello distintivo del F-35 es su capacidad furtiva sin precedentes. Es extremadamente difícil para los sistemas de radar detectar al F-35. El avión de combate viene en tres configuraciones diferentes para satisfacer las necesidades de las distintas ramas de los militares y diferentes situaciones de combate, según informa el sitio web F-35.

El F-35A despega y aterriza como un avión convencional, desde un aeropuerto normal, característica más apta para el uso de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. El F-35B capaz de despegar desde pistas más cortas y aterrizar verticalmente gracias al empuje vectorial, permitiendo que el caza pueda sostenerse en el aire. El Cuerpo de Marines prefiere un avión de este tipo. El diseño del F-35C es la variante naval, más apta para ser utilizada por la Armada de los Estados Unidos, aunque los marines también planean comprar algunos aviones de esta versión. Esta variante está diseñada para el escenario único de despegue y aterrizaje desde un portaaviones.

Las computadoras altamente avanzadas en el F-35 ahora son capaces de detectar y rastrear múltiples objetivos, aunque los desarrolladores en los primeros años del programa originalmente imaginaron pilotos usando bombas de racimo, informó The National Interest. Pero Estados Unidos y los militares de todo el mundo ahora dependen menos de las bombas de racimo desde que se adoptó la Convención sobre Municiones de Racimo en 2008.

Las municiones de racimo se consideran una amenaza para los civiles tanto durante como después del conflicto, ya que sus municiones carecen de precisión y a menudo permanecen sin estallar, lo que pone en peligro a los civiles, según la Coalición contra las Municiones de Racimo. El GBU-49 Enhanced Paveway II permite apuntar con precisión sobre un objetivo móvil incluso antes de que se instalen los nuevos sistemas de software más avanzados de objetivos del F-35.

Los sistemas informáticos del F-35 recibirán una actualización para alojar la bomba actualmente en desarrollo para golpear blancos móviles, la Bomba de Diámetro Pequeño II, según Fox News. Hasta que esa bomba esté completamente desarrollada, la bomba GBU-49 Enhanced Paveway II se encargará de rastrear los objetivos en movimiento.  Según la Fuerza Aérea, “permitirá al F-35A atacar blancos móviles cuando este integrado al Bloque de Software 3F del caza hasta tanto no se instalen las nuevas armas de Ataque Directo Conjunto con Láser y la Bomba de Diámetro Pequeño II y se apliquen las actualizaciones de los programas de software”.

Esto podría ser utilizado potencialmente en Asia. Los caza F-35 están actualmente desplegados en la base de la Fuerza Aérea de Kadena en Japón. Fox News informó que el GBU-49 Enhanced Paveway II  sería utilizado en caso de una acción militar contra Corea del Norte.

Por favor compartí este artículo en tus redes sociales, de ésta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS