El “azulillo sietecolores” una obra de arte de la naturaleza, pero ¿por qué cada vez hay menos?

Por Catherine Bolton
21 de Mayo de 2020
Actualizado: 21 de Mayo de 2020

Cada año, los observadores de aves, en sus jardines, en el sudeste de los Estados Unidos se emocionan con la llegada de una impresionante y deslumbrante especie de ave cantora que aparece durante su temporada de reproducción.

Passerina ciris o azulillo sietecolores, un ave nativa de las regiones meridionales de América del Norte y Central, ha captado la atención de los entusiastas de las aves durante años, debido al distintivo y brillante plumaje que muestran los machos maduros. Mientras que los machos jóvenes y todas las hembras son más de un color verde en general —que es bastante bonito —, los azulillos sietecolores de más de 2 años de edad tienen patrones de plumas de tonos brillantes que los hacen difíciles de pasar por alto y fáciles de deleitar.

(Dan Pancamo/Wikipedia/CC BY-SA 2.0)

Con cabezas que a menudo presentan plumas y alas de color azul brillante y espaldas compuestas de naranjas, amarillos y verdes, el macho azulillo luce exactamente como su nombre lo sugiere; su plumaje recuerda a una hermosa pintura de acuarela saturada.

Los azulillos de sietecolores han llamado la atención durante siglos, con una historia de comercio ilegal que los envió de vuelta a Europa, que se remonta al siglo XIX. Y aunque los esfuerzos de conservación actuales han detenido la práctica en América del Norte, todavía hay regiones en América Central y del Sur, donde el ave migra en el invierno, que no han podido frenar el comercio tanto como los conservacionistas esperan.

(Don faulkner/Wikimedia Commons/ CC BY-SA 2.0)

Sin embargo, no solo los conservacionistas y los entusiastas de las aves están buscando información sobre esta ave en particular.

Los patrones de reproducción del azulillo de sietecolores han sido bien documentados en el sudeste de los Estados Unidos a lo largo de los años, pero sus patrones de migración aún hoy desconciertan a los científicos. Se sabe que las aves se dirigen al sur de Florida en el invierno, aunque se sabe menos acerca de adónde se dirigen después de eso; desde México a las Bahamas y Cuba, los datos sobre el destino de las aves todavía son confusos, lo que hace difícil entender realmente por qué su número está disminuyendo actualmente.

(Mike’s Birds/Wimedia Commons/CC BY-SA 2.0)
(Jorge Elías/Flickr/CC BY 2.0)

Estas preciosas aves no han llegado a la categoría de estar en peligro de extinción, y los científicos esperan que nunca lo hagan. Así que, si ves a uno de estos amigos voladores y notas un pequeño rastreador en ellos, no te alarmes; estas aves están siendo equipadas con geolocalizadores para ayudar a los científicos a averiguar un poco más sobre dónde se dirigen cuando las temperaturas bajan. De esta manera, si hay una región que ve un número bajo de supervivencia, lo sabremos y, con suerte, los científicos podrán encontrar una manera de evitar que esos números sigan bajando en las zonas donde hay más preocupación.

(Gerry Zambonini/Wikimedia Commons/CC BY-SA 2.0)

Por ahora, solo aprecie a estos impresionantes amigos emplumados si tiene la suerte de verlos. Después de todo, incluso los científicos piensan que son absolutamente extraordinarios.

“Son tan fabulosos”, expresó el biólogo Scott Sillett mientras hablaba de la población migratoria. “Es probablemente el ave cantora migratoria más espectacularmente bello que se reproduce en América del Norte”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS