El Banco Nacional Suizo se opone al impulso de alarmistas del clima para cambiar políticas de inversión

Por Tom Ozimek
12 de Diciembre de 2019 Actualizado: 12 de Diciembre de 2019

El Banco Nacional Suizo (SNB) está resistiendo los llamados de los alarmistas del cambio climático para usar sus enormes reservas de divisas para combatir el calentamiento global, dijo el jueves el miembro de la junta de gobierno Andrea Maechler.

“Nuestra política de inversión no debe ser una política climática”, dijo Maechler, diciendo que el banco no quería consideraciones sobre el cambio climático para determinar cómo invirtió sus reservas de divisas.

Los políticos suizos debatirán a fines de este mes la legislación que podría obligar al banco central de Suiza a desinvertir en inversiones pesadas en carbono y tener en cuenta el cambio climático como uno de sus objetivos de política de inversión.

La campaña comenzará este mes con una moción en la cámara baja del parlamento, dijeron a Reuters dos legisladores detrás de la campaña. El impulso proviene de los socialdemócratas de izquierda (SP) y los Verdes, que lograron resultados récord en las elecciones de octubre.

“Esta es una emergencia climática y debemos tomar medidas lo antes posible”, dijo Adele Goumaz Thorens, un político verde. “El SNB ha invertido tanto dinero que es increíble y realmente podría ser un actor para el cambio”.

El banco central de Suiza acumuló alrededor de USD 800.000 millones en reservas de divisas durante una campaña para debilitar al franco suizo, dándole una cartera de inversión inusualmente grande para un banco de reserva de un país de tamaño medio, alrededor de un quinto del tamaño de los balances del Banco Central Europeo (BCE) o la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Las inversiones actuales del Banco Central de Suiza incluyen participaciones en compañías de combustibles fósiles como Arch Coal, Exxon Mobil Corp y Chevron.

En declaraciones hechas en una conferencia de prensa el 12 de diciembre, Maechler dijo que el SNB toma en cuenta los riesgos climáticos como parte de su estrategia de gestión de riesgos.

“En el contexto de la política de inversión, los riesgos climáticos no son fundamentalmente diferentes de otros riesgos financieros: también pueden desencadenar o amplificar las fluctuaciones del mercado, que influyen en el atractivo de ciertos activos.

“Revisamos periódicamente los cambios en el panorama de riesgos y los incorporamos a nuestra política de inversión cuando es necesario”.

Ella agregó que el SNB también tiene una política que prohíbe la asignación de activos en vehículos de inversión poco éticos.

“Además, como inversor, el SNB ha implementado durante mucho tiempo un conjunto claro de criterios de exclusión para las empresas que violan las normas y valores fundamentales de Suiza. Por ejemplo, no invierte en compañías que sistemáticamente causan daños ambientales severos. Dados los requisitos de política monetaria de nuestro mandato, estamos convencidos de que el enfoque que hemos elegido es apropiado”.

El vicepresidente del SNB, Fritz Zurbruegg, dijo que el banco tiene prohibido seguir una política de inversión estructural que favorezca a algunos sectores sobre otros.

“No debemos decidir qué sector es apto para el futuro y cuál no”, dijo.

“Somos un banco central, nuestras inversiones son reservas de divisas que tienen una función monetaria, son el resultado de nuestra política monetaria”, dijo Maechler.

En cambio, el BNS tendrá en cuenta el cambio climático en sus modelos de pronóstico para el crecimiento y la inflación, y también verá cómo el calentamiento global afecta la estabilidad del sistema financiero suizo, por ejemplo, a través del impacto de los desastres naturales y la regulación.

Los comentarios de Maechler hacen eco de las declaraciones hechas por el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien le dijo al Comité Económico Conjunto en noviembre que luchar contra el cambio climático está más allá del mandato del banco central.

“El cambio climático es un tema importante pero no principalmente para la Fed”, dijo Powell al Comité Económico Conjunto esta semana. “No vamos a ser nosotros los que decidamos la respuesta de la sociedad. Eso es para los funcionarios elegidos, no para nosotros”.

-f-

La Reserva Federal ha sido presionada por los demócratas que instan al banco central a agregar la reducción de las emisiones de CO2 a su actual mandato dual de estabilidad de precios y empleo máximo.

Veinte senadores demócratas, incluidos Elizabeth Warren, Cory Booker y Amy Klobuchar, escribieron en enero (pdf) a Powell que “los reguladores estadounidenses deben unirse a sus pares internacionales para garantizar que el sistema financiero sea resistente a los riesgos relacionados con el clima”.

“Los bancos centrales y los supervisores bancarios de todo el mundo se han comprometido a gestionar los riesgos relacionados con el clima en el sector financiero”, escribieron.

Un ejemplo es el Banco de Inglaterra, que planea tener en cuenta las políticas climáticas del gobierno y las estimaciones de impacto del cambio climático en sus pruebas de estrés bancario. Otra es la posición expresada por Christine Lagarde, la nueva jefa del Banco Central Europeo (BCE), quien calificó la lucha contra el cambio climático como “misión crítica”.

Benoît Cœuré, miembro de la Junta Ejecutiva del BCE, dijo en un comunicado que “se puede esperar que el cambio climático afecte la política monetaria de una forma u otra. Es decir, si no se controla, puede complicar aún más la identificación correcta de los choques relevantes para las perspectivas de inflación a mediano plazo, puede aumentar la probabilidad de eventos extremos y, por lo tanto, erosionar el espacio de política convencional de los bancos centrales con mayor frecuencia, y puede aumentar el número de ocasiones en que los bancos centrales enfrentan una compensación que les obliga a priorizar precios estables sobre la producción”.

El FMI advierte que precipitarse hacia políticas impulsadas por el clima podría ser contraproducente

Según el Fondo Monetario Internacional, los bancos centrales deben tener cuidado al implementar políticas macroprudenciales impulsadas por el clima, ya que podrían ser contraproducentes si los riesgos subyacentes no se entienden correctamente.

Un estudio reciente del FMI dijo que, si bien los bancos centrales han comenzado a considerar las implicaciones del cambio climático para la estabilidad financiera, estas instituciones no deberían apresurarse a asumir los compromisos políticos correspondientes.

“Capturar el riesgo climático adecuadamente requiere evaluarlo en horizontes largos y usar nuevos enfoques metodológicos, de modo que los marcos prudenciales reflejen adecuadamente los riesgos reales. Es crucial asegurar que los esfuerzos para incorporar el riesgo climático fortalezcan, en lugar de debilitar, la regulación prudencial. Políticas como permitir que las instituciones financieras mantengan menos capital contra la deuda simplemente porque la deuda está etiquetada como verde podría ser contraproducente, a través de un mayor apalancamiento e inestabilidad financiera, si los riesgos subyacentes en esa deuda no se han entendido y medido adecuadamente”.

Una de las razones por las cuales el FMI insta a un enfoque considerado es que los modelos que estiman los costos económicos del cambio climático todavía son demasiado fluidos para ser guías de políticas confiables.

“La medición de los costos económicos del cambio climático sigue siendo un trabajo en progreso”, señala el FMI. “Podemos evaluar los costos inmediatos de los patrones climáticos cambiantes y los desastres naturales más frecuentes e intensos, pero la mayoría de los costos potenciales se encuentran más allá del horizonte del análisis económico típico”.

“No solo contracción económica, sino más miseria humana”

El geólogo Gregory Wrightstone, autor de “Los datos incómodos: la ciencia que Al Gore no quiere que sepas”, dijo a The Epoch Times que un cambio radical de los combustibles fósiles a fuentes de energía no probadas y poco confiables causaría no solo una contracción económica, pero más miseria humana.

“Nos dicen: ‘No, no uses nuestros recursos para mejorar a la humanidad. Es necesario dejar de usar combustibles fósiles que en realidad están sacando a las personas de la pobreza generacional”’, dijo Wrightstone.

“Se estima que hay 4000 millones de personas en todo el mundo que viven en la pobreza energética. Hay 4 millones de muertes al año por enfermedades pulmonares de personas que cocinan en sus hogares con madera, gran parte de estiércol seco. Podrían beneficiarse de más electrificación, propano, gas natural comprimido, por lo que no tienen que morir prematuramente.

“Lo que están haciendo estas personas que están impulsando el Green New Deal y el Acuerdo Climático de París, están destinando miles de millones de personas en todo el mundo a la pobreza generacional continua”, dijo Wrightstone. “Hemos estado sacando a la gente de la pobreza utilizando combustibles fósiles al proporcionar energía abundante, asequible y confiable, y ninguna de esas tres palabras está asociada con la energía eólica o solar”.

Myron Ebell, Director de Calentamiento Global y Política Ambiental Internacional del Competitive Enterprise Institute, dijo a The Epoch Times que si bien ha habido un aumento modesto en las temperaturas globales debido a la actividad provocada por el hombre, la amenaza que representa ha sido muy exagerada.

“No creo que el calentamiento global sea una crisis, y no creo que sea una emergencia planetaria o nacional”, dijo Ebell, y agregó que hubo grandes diferencias entre los modelos de proyección del cambio climático y los datos de medición reales.

“Aquí creo que la realidad y la ciencia divergen dramáticamente de la retórica y las afirmaciones de lo que yo llamaría el ‘complejo climático industrial’. Las personas que están avanzando el calentamiento global como una crisis no dependen de los hechos o los datos o la tasa de calentamiento. Confían en modelos de computadora que han ajustado para predecir el calentamiento rápido. Así que este es realmente un debate entre modelos y realidad”.

Ebell dijo que uno de los impactos directos de los niveles más altos de dióxido de carbono es el enverdecimiento de la tierra y la expansión del territorio adecuado para la producción de alimentos.

“Puedes ver esto yendo al sitio web de la NASA”, dijo. “Desde la década de 1970, hay un enverdecimiento dramático de la tierra, tanto en los bosques como en los pastizales, cuando los satélites subieron y comenzaron a tomar fotografías. Y, por supuesto, el enverdecimiento de la tierra significa también una mayor producción de alimentos. Existe una afirmación de la multitud del calentamiento global de que la producción de alimentos va a disminuir, pero de hecho, la producción de alimentos ha aumentado cada década durante mucho, mucho tiempo. Parte de eso es una mejor tecnología, ciencia de las plantas, etc. Pero parte de esto se debe claramente al enverdecimiento de la tierra”.

Reuters contribuyó a este informe.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS