El bebé arrancado del vientre de su madre fue asesinado, determina la autopsia

Por Isabel Van Brugen - La Gran Época
18 de Junio de 2019 Actualizado: 18 de Junio de 2019

La muerte del bebé de Marlen Ochoa-López, 53 días después de que fue arrancado del vientre de su madre, se declaró como homicidio el 15 de junio, de acuerdo con los informes.

El bebé, llamado Yovanny Jadiel López, falleció el 14 de junio con daño cerebral severo después de casi dos meses con soporte vital a partir del 23 de abril.

El recién nacido murió por falta de oxígeno en el cerebro, dijo la Oficina del Médico Forense del Condado de Cook, según informó CBS Chicago.

Yovanny López fue sacado del vientre de Ochoa-López, de 19 años de edad, después de que dos mujeres la estrangularan, y una afirmara más tarde que era ella quien acababa de dar a luz al bebé.

Clarisa Figueroa, quien fue acusada en la muerte de la futura madre de 19 años Marlen Ochoa-López, en una foto que se presentó el 16 de mayo de 2019. (Departamento de Policía de Chicago)

“Con gran tristeza les informamos el fallecimiento del bebé Yovanny Jadiel López”, dijo la portavoz de la familia Julie Contreras en un comunicado en Facebook.

“Falleció este viernes 14 de junio de 2019 por su grave lesión cerebral. Es un ángel y ahora está en los brazos de su mamá”, dijo Contreras.

“El padre pudo retenerlo en sus últimos minutos. Por favor, mantenga a la familia en sus pensamientos y oraciones mientras pasan por estos momentos difíciles”, agregó.

Ahora, los fiscales están esperando a que los investigadores decidan si presentan nuevos cargos por la muerte, según Fox32.

La decisión se tomará después de que cesen las investigaciones realizadas por la policía y la oficina del médico forense del Condado de Cook, dijo un portavoz de la oficina del fiscal del estado del Condado de Cook.

La autopsia, que determinó que la muerte del recién nacido fue un homicidio, encontró que Yovanny López murió de “complicaciones de encefalopatía anóxica, hipoxia intrauterina y asalto y muerte materna”, reportó Fox32.

La Madre Ochoa-López fue encontrada muerta en un cubo de basura en el patio trasero de una casa en Chicago el 15 de mayo, donde desapareció el 23 de abril.

A principios de esta semana, Clarisa Figueroa, de 46 años, y su hija de 24 años, Desiree, fueron acusadas formalmente por el asesinato en primer grado del bebé de Ochoa-López.

El novio de 46 años, Piotr Bobak, ha sido acusado de ocultar el homicidio.

Antes de la muerte de Yovanny López, las actualizaciones sobre la condición del bebé cautivaron a la gente de todo el país después de conocerse la historia. Se dice que el bebé abrió los ojos por primera vez el 19 de mayo mientras el padre de Ochoa-López estaba en la habitación, y varios días después los miembros de la familia dijeron que la condición del niño estaba mejorando.

La familia del niño dijo el 31 de mayo que estaba respirando sin la ayuda de una máquina, lo que indica una mejoría adicional.

“Todavía queda un largo camino por recorrer para el bebé, pero  está luchando y sobreviviendo”, dijo Frank Avila, abogado de Yovani López, a WLS en ese momento.

“El bebé fue asesinado y exigimos justicia”, dijo ahora Frank Avila.

“El bebé murió por causas naturales, por supuesto, pero causas naturales que fueron producidas por la lesión cerebral causada por la asfixia de su madre. Por eso fue un asesinato y se deben presentar cargos de asesinato”, agregó.

Se celebrará un funeral, pero no estará abierto al público, comunicó Contreras.

*****

Mira a continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS