El calendario maya y el zodiaco chino son increíblemente parecidos ¿un antiguo intercambio cultural?

Por Tara MacIsaac
25 de Julio de 2022 2:20 PM Actualizado: 25 de Julio de 2022 2:20 PM

Los antiguos sistemas de calendarios maya y chino comparten tantas similitudes que es poco probable que se hayan desarrollado de forma independiente, según el fallecido David H. Kelley, cuyo trabajo sobre el tema fue publicado póstumamente en agosto del 2016.

Kelley fue un arqueólogo educado en Harvard y epigrafista de la Universidad de Calgary en Canadá. Se hizo famoso en la década de 1960 por sus importantes contribuciones al desciframiento de la escritura maya. Su artículo, titulado “Componentes asiáticos en la invención del calendario maya”, fue escrito hace 30 años, pero fue desenterrado recientemente y publicado por primera vez en la revista Pre-Columbiana.

En 1980, una importante revista científica había solicitado el artículo, dijo el editor de Pre-Columbiana, el Dr. Stephen Jett. Pero, según Jett, “los editores lo rechazaron por estar demasiado documentado para el formato de la revista; comprensiblemente, para un esfuerzo tan revolucionario, Dave no quiso debilitar la documentación, y nunca publicó el artículo en otro lugar”. Jett obtuvo el permiso de Kelley para publicarlo antes de morir.

La hipótesis que presentó Kelley es controvertida. Afirmó que los calendarios indican el contacto entre Eurasia y Mesoamérica hace más de 1000 años, lo que contradice la idea de la arqueología convencional de que dicho contacto se produjo por primera vez hace solo unos cientos de años.

Kelley apoyó la controvertida teoría del contacto transoceánico temprano en general. Es una teoría que tiene muchos otros defensores académicos y que Pre-Columbiana se especializa en explorar. Las similitudes en los sistemas calendáricos son solo una parte de un conjunto creciente de pruebas del contacto temprano.

Kelley tampoco fue el único que notó las similitudes entre los sistemas de calendario. Pero dada su autoridad como experto en historia maya, su análisis es un pilar en el que se basan los estudios posteriores.

Otro investigador, que casualmente se llama igual pero con otra inicial del segundo nombre, David B. Kelley (se utilizará su nombre completo para evitar confusiones a lo largo del artículo; “Kelley” solo se utilizará para referirse a David H. Kelley), utilizó un programa informático para analizar más a fondo las similitudes entre los dos sistemas calendáricos.

David B. Kelley es un lingüista de Asia Oriental de la Showa Women’s University de Tokio. Su trabajo, titulado “Comparación de las fechas de los calendarios chino y mesoamericano”, se publicó también en el reciente número de Pre-Columbiana.

Las similitudes

En ambos sistemas calendarios, los días se asocian a diversos elementos (agua, fuego, tierra, etc.) y animales. Aunque las distintas asociaciones no coinciden perfectamente entre los dos sistemas, a menudo se corresponden.

Algunas de las diferencias pueden deberse a los cambios que se produjeron a lo largo del tiempo; el mismo sistema de calendario raíz puede haber sido modificado por cada cultura de forma diferente.

Exploraremos solo un par de las similitudes mencionadas por Kelley y David B. Kelley como ejemplos.

Zodiaco Chino (Wikipedia - Dominio Público)
Zodiaco Chino (Wikipedia – Dominio Público)
(PxHere/ Dominio Público)
Calendario Chino (PxHere/ Dominio Público)

Animales

Los mismos días en los calendarios maya y chino se asocian con el ciervo, el perro y el mono. Otros días también coinciden, aunque la correspondencia no es exacta.

Por ejemplo, un día está asociado al jaguar en el calendario maya, pero al tigre en el chino. Otro se asocia con el cocodrilo en el maya, pero con el dragón en el chino. Las asociaciones pueden ser esencialmente las mismas, aunque las manifestaciones específicas pueden diferir según la fauna o la tradición local.

Los animales domésticos del Viejo Mundo, como el caballo, la oveja, la vaca y el cerdo, tampoco aparecen en el calendario maya.

Otro ejemplo de similitud entre los calendarios mesoamericano y chino es el simbolismo combinado del conejo y la luna.

“El día 8 azteca, el Conejo, estaba regido por Mayauel, diosa de la luna y de la bebida intoxicante del cactus, el pulque”, escribió Kelley. Las representaciones del conejo en la luna se ven por primera vez en Mesoamérica alrededor del siglo VI. “Las imágenes del conejo en la luna sacando el elixir de la inmortalidad son las favoritas de los chinos, apareciendo por primera vez en la China de Han en el siglo I a.C. o un poco antes”.

Kelley concluyó que “Los nombres de animales en el sistema del calendario maya se derivan claramente de una forma prototípica de una lista expandida euroasiática”.

El sistema chino también se corresponde con esta lista euroasiática. En todo el Antiguo Mundo, los sistemas calendáricos se entremezclaban. Así, Kelley observó los sistemas griego, indio y otros como ejemplos de cómo los calendarios de las distintas culturas tienen raíces similares, pero adoptan formas ligeramente diferentes.

Esto le ayudó a comprender las similitudes y diferencias entre los calendarios chino y maya y a deducir que ambos tienen, en última instancia, el mismo origen y no se desarrollaron de forma independiente. También muestra que, en los casos en que los elementos del calendario maya divergen del chino, todavía pueden alinearse con otros sistemas euroasiáticos, lo que apoya la teoría del contacto temprano.

Elementos

David B. Kelley utilizó el programa informático InterCal, desarrollado por el astrónomo de Caltech Denis Elliott, para encontrar coincidencias entre las asociaciones de días mayas y los elementos chinos de fuego, agua, tierra, metal y madera.

Al principio, no encontró ninguna coincidencia para estos elementos, aunque sí encontró correlaciones en las asociaciones de animales, como hizo Kelley. Pero cuando modificó ligeramente los parámetros de su comparación, encontró muchas más coincidencias.

Es necesario dar algunas explicaciones de fondo. La fecha de inicio del calendario maya ha sido objeto de debate. Nadie sabe con certeza cuándo comenzó, aunque es comúnmente considerado que comenzó el 11 de agosto de 3114 a.C.

David B. Kelley comenzó con esta suposición, y encontró nueve coincidencias entre los dos sistemas dentro de cualquier período de 60 días, todas relacionadas con nombres de días y asociaciones de animales.

Pero entonces intentó cambiar ligeramente la fecha de inicio. Cuando la desplazó cuatro días, hasta el 7 de agosto de 3114, las coincidencias aumentaron de 9 a 30 en cualquier periodo de 60 días, y las coincidencias incluían los elementos.

La exactitud de su comparación tiene algunas limitaciones, aparte de la modificación de la fecha de inicio. Elliott advirtió que su programa sería cada vez menos preciso cuanto más atrás en el tiempo se utilizara para analizar las fechas.

Sin embargo, David B. Kelley escribió: “A pesar de la falta de una coincidencia sólida, la posibilidad de algún tipo de relación sistemática entre ciertos nombres de días mesoamericanos, y tanto los tallos celestiales chinos [elementos] como las ramas terrestres [asociaciones de animales] es tentadora, por decir lo menos”.

“Si, de hecho, se puede demostrar que hay algún grado razonable de relevancia para la idea de que el sistema de calendario mesoamericano puede estar relacionado, incluso de alguna manera menor, con el sistema de calendario chino, entonces se presenta una oportunidad para probar los cálculos calendáricos mesoamericanos contra un sistema conocido (es decir, el chino)”, dijo.

Eso por no hablar de las implicaciones para el antiguo contacto entre el Viejo y el Nuevo Mundo”.

El simbolismo y las asociaciones no son una ciencia exacta

Kelley se enfrentó a una ardua tarea para desenredar los nudos de las asociaciones cambiantes a lo largo del tiempo. Dio algunos ejemplos de cómo asociaciones que a primera vista no parecen corresponderse entre sí pueden tener alguna relación.

Por ejemplo, una lista maya pipil de Guatemala tiene a la tortuga en la posición 19; una lista malaya también tiene a la tortuga en la posición 19; otras listas mayas y aztecas tienen a la tormenta eléctrica en la posición 19; una lista hindú tiene al perro hembra en la posición 19.

“La correspondencia de Tormenta Relámpago, Perro Hembra y Tortuga normalmente se consideraría discrepante”, escribió Kelley. “Sin embargo, la diosa del 19º día azteca era Chantico, una diosa del fuego, convertida por los otros dioses en un perro.

“El concepto de un Perro del Rayo se encuentra en Asia en todas las áreas de influencia budista y también se encuentra en México. De hecho, un manuscrito tibetano muestra a una Perra del Rayo sentada sobre una tortuga, combinando así los conceptos asociados a la posición 19 de las listas de animales. El Códice Maya de Madrid también muestra un perro sentado sobre una tortuga, una rareza biológica”.

Además de las asociaciones de animales o elementos, tanto Kelley como David B. Kelley señalaron las similitudes lingüísticas entre los nombres de los días junto con otras pruebas de apoyo.

David B. Kelley escribió: “Tal vez uno de los aspectos más tentadores de una comparación de los sistemas mesoamericanos de numerales se encuentra en la lingüística, donde se puede demostrar que las palabras que reflejan órdenes vigesimales de magnitud, en ciertos dialectos mayas, y las palabras que reflejan órdenes decimales de magnitud, en ciertos dialectos chinos, son casi intercambiables.”

Kelley concluyó: “En mi opinión, las correspondencias que discutí indican con fuerza contactos culturales de algún tipo entre los pueblos de Eurasia y los pueblos de la antigua Guatemala o del México cercano”.

Conjeturó que dicho contacto podría haber ocurrido hacia finales del siglo I o principios del II. Dijo que sus conclusiones son “discutibles, pero son las mejores soluciones que pude encontrar”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.