El caso antimonopolio contra Google es en realidad la historia de Estados Unidos

Por Bruce Abramson
23 de Mayo de 2020
Actualizado: 23 de Mayo de 2020

Comentario

Un año después de que una ráfaga de titulares proclamara que las autoridades antimonopolio estaban investigando las prácticas publicitarias de Google, una nueva ráfaga la semana pasada anunció que los cargos eran inminentes.

Destacados exalumnos del equipo antimonopolio de Obama se presentaron el 17 de mayo con una “hoja de ruta”, detallada de 40 páginas para el caso contra Google, un caso que probablemente provenga tanto del Departamento de Justicia de Trump como de un conjunto casi completo de fiscales generales del estado.

Ese es el tipo de respaldo bipartidista que rara vez vemos para nada.

Las implicaciones potenciales para Google, sus competidores y sus anunciantes son claras. Una exitosa acción antimonopolio del gobierno podría alterar el terreno para la publicidad en Internet. Sin embargo, enterrada en el fondo, hay una historia mucho más importante.

Es una historia sobre la dirección que Estados Unidos elegirá para su futuro.

Es una historia que enfrenta la previsibilidad, la seguridad y el control con la innovación, la competencia y el riesgo.

Es una historia que vale la pena comprender.

El bipartidismo es un aviso. Estados Unidos no puede hoy en día reunir la oposición bipartidista de Irán, de China, o de la Hermandad Musulmana —fuerzas mucho más nocivas que los motores de publicidad de Google. ¿Qué es lo que realmente está pasando?

Tal vez sea una extorsión del gobierno. Las empresas ricas en efectivo prefieren pagar multas a someterse al escrutinio del gobierno. O tal vez es un esfuerzo legítimo para obligar a Google a cambiar su modelo de negocios de manera significativa y/o a despojarse de algunos activos importantes.

Tal vez. Pero si se tratara de un simple chantaje, Google habría pagado a suficientes participantes para romper la alianza bipartidista. Y no solo imponer un cambio significativo de comportamiento estructural que lleva años, sino que tales “victorias” son particularmente difíciles de alcanzar en el sector de la tecnología.

¿Entonces qué?

Para obtener respuestas, retrocedamos el reloj. A finales de los 90, dos historias tecnológicas dominaron las noticias: el auge del Internet comercial y el caso antimonopolio del gobierno contra Microsoft. Aunque pocos lo apreciaban en ese momento, esas historias estaban íntimamente entrelazadas.

El auge de Internet puso en tela de juicio principios arraigados de la legislación sobre derecho de autor, la fiscalidad estatal y local, las normas comunitarias de decencia, la difamación, la privacidad y el fraude. Nuevas e importantes leyes intentaron mantener intactos los derechos preexistentes sin estrangular esta maravillosa nueva infraestructura de comunicaciones.

Veinte años después, Internet se ha convertido en la columna vertebral del comercio mundial. El régimen reglamentario que guío durante su primera etapa no puede hacer frente a los desafíos de una Internet madura. Ha llegado el momento de revisar la reglamentación de Internet. Esa necesidad es tan obvia que cuenta con el apoyo bipartidista.

Ahí es donde entra el antimonopolio. Cuando una industria se pone bajo el microscopio de la regulación, sus actores dominantes toman el centro del escenario. Dada la oportunidad, cada gran empresa presionaría por reglas que afianzan su propia posición y hacen la vida dolorosa para los nuevos participantes. Si no se les pone freno, un puñado de gigantes de la tecnología dominaría el debate sobre la regulación, haría tratos entre ellos para beneficiar sus propios intereses, restringiría la innovación que no pueden controlar e intentaría gestionar el futuro de su industria.

Un caso de antimonopolio gubernamental transfiere al menos parte del poder de los gigantes corporativos a los organismos reguladores, incluso en cuestiones no relacionadas con la demanda antimonopolio. Así es precisamente como el gobierno minimizó la flexibilidad de Microsoft durante la primera ronda de regulación de Internet.

Los reguladores gubernamentales tienden a apreciar cualquier cosa que aumente su poder en la mesa de negociaciones, independientemente de la persona. Por eso es tan fácil conseguir apoyo bipartidista para “hacer algo” para restringir a Google. Sin embargo, el bipartidismo resultará insostenible cuando la discusión pase a “hacer algo específico”.

Las partes se han dividido por mucho tiempo en la filosofía de la regulación. Los demócratas tienden a favorecer regulaciones que promueven oligopolios estables. Si un pequeño número de grandes compañías dominan una industria, es fácil para los reguladores convocarlos a todos y llegar a un acuerdo. El gran gobierno ofrece a las grandes empresas un conjunto de reglas diseñadas para complicar la entrada; las grandes empresas devuelven el favor dando a los políticos excelentes puntos de discusión y contribuciones de campaña.

Los republicanos tienden a favorecer a las pequeñas empresas y a los entornos competitivos. Las industrias organizadas de acuerdo a esas líneas son innovadoras, energéticas, caóticas y mucho más difíciles de controlar. Alguien siempre hará trampa, violará las regulaciones, y lo hará de una manera lo suficientemente pequeña como para escapar de la detección. Las empresas competitivas no solo compiten entre sí, sino también con las autoridades que pueden tener dificultades para localizarlas.

La presión bipartidista para restringir a Google anuncia una inminente ola de nuevas regulaciones de Internet. La elección de noviembre nos dirá si las nuevas regulaciones impulsarán la previsibilidad y el control o permitirán la competencia y la entrada.

Internet ha florecido durante su primer cuarto de siglo porque los últimos años de la década de 1990 fueron años de gloria para el libre mercado, la competencia, la innovación, la experimentación y el riesgo. Hoy en día, demasiada gente ve esas cosas con sospecha y miedo. Los próximos años nos dirán si la infraestructura de la información revivirá el entusiasmo y las expectativas de su juventud o si se desvanecerá en una edad media cómoda, establecida y controlable.

Lo que a primera vista parece una historia seca sobre el antimonopolio y la publicidad en Internet es en realidad la historia sobre Estados Unidos.

El Dr. Bruce Abramson es el fundador del Instituto Americano de Restauración y el autor de “American Restoration: Ganando la segunda guerra civil de Estados Unidos”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

EEUU: PCCh usa red de cuentas falsas en Twitter para desinformar sobre la pandemia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS