El CEO de Parler no sabe cuándo volverá a funcionar la aplicación de redes sociales

Por Janita Kan
14 de Enero de 2021
Actualizado: 14 de Enero de 2021

El fundador y CEO de Parler, John Matze, dijo que no está seguro de que su plataforma de redes sociales, que fue deshabilitada tras el asalto al Capitolio de EE.UU., vaya a funcionar de nuevo.

Hablando con Reuters, Matze dijo que el futuro de Parler, que ha atraído a un gran número de usuarios de tendencias clásicas liberales y conservadoras, sigue estando incierto después de que Amazon, Apple y Google eliminaran la red social de sus servicios.

“Podría ser que nunca”, dijo Matze. “No lo sabemos todavía”.

A pesar de la incertidumbre, dijo al medio de comunicación que era optimista. “Parler volverá, y cuando lo hagamos seremos más fuertes”.

Parler fue deshabilitada por esas compañías después de que los disturbios civiles y actos de violencia empañaran una protesta pacífica en el Capitolio el 6 de enero cuando los legisladores estaban contando los votos electorales.

Después de los disturbios, que dejaron cinco personas muertas y docenas de policías heridos, las Big Tech aumentaron su censura sobre declaraciones y comentarios del presidente Donald Trump, conservadores y otras voces que dicen pueden causar daño. Twitter el 8 de enero quitó permanentemente la cuenta de Trump en su plataforma y justificó su censura diciendo que el presidente había violado su “Política de Glorificación de la Violencia”. También suspendió las cuentas de otros prominentes conservadores como Tom Fitton de Judicial Watch, la abogada Sidney Powell, y el teniente general Michael Flynn.

Las tres compañías justificaron su acción hacia Parler acusándolo de carecer de un sistema para “implementar una moderación sólida para contenidos atroces”.

Las compañías no respondieron inmediatamente a la solicitud de comentarios The Epoch Times sobre la suspensión.

La suspensión por parte de las Big Tech vino después de que Parler ascendiera a la aplicación número uno en la tienda de aplicaciones de Apple el 9 de enero, tras la suspensión de la cuenta personal de Trump por parte de Twitter. Matze le dijo a The Epoch Times que su red social tenía alrededor de 20 millones de cuentas en el momento en que las compañías la suspendieron.

La compañía de análisis de aplicaciones móviles Sensor Tower dijo a The Wrap en un comunicado que Parler registró aproximadamente 182,000 descargas por primera vez en Estados Unidos el 8 de enero, lo que supone un aumento del 355 por ciento con respecto al 7 de enero. La aplicación tuvo cerca de 268,000 instalaciones en las tiendas de aplicaciones en EE.UU. desde el 6 de enero, según el comunicado.

Matze dijo en su cuenta de Parler a finales del 9 de enero que cree que Amazon, Google y Apple se coordinaron para “tratar de asegurarse de no tener competencia”.

“Esta es una batalla contra todos nosotros. Liberales, conservadores, ateos, cristianos, negros, blancos, etc. Quieren mantener su monopolio sobre el discurso. Quieren que luchemos. No quieren que trabajemos juntos. No quieren que trabajemos juntos, quieren que nos odiemos unos a otros”, dijo.

También condenó el uso de su plataforma para difundir la violencia y rechazó las acusaciones de que su plataforma se utilizaba para permitir amenazas de violencia y actividades ilegales.

Estas compañías están usando los eventos recientes para “ir tras Parler”, aunque “no hay evidencia de que Parler haya sido usado para coordinar los eventos”, dijo Matze previamente a The Epoch Times.

“Parler no tiene ninguna característica al estilo de los grupos, y Facebook fue la herramienta número uno para coordinar las reuniones para ese evento”, dijo.

Parler demandó a Amazon por suspender su servicio de alojamiento web a la compañía, causando que la compañía se quedara fuera de servicio desde el lunes.

Los abogados de Matze dijeron que aunque Amazon afirma que la suspensión se debió a la “falta de voluntad e incapacidad” de Parler para moderar el contenido violento, argumentaron que no creían que esa fuera la verdadera preocupación, citando mensajes de texto entre un representante de Amazon Web Services (AWS) y Matze.

“Al eliminar completamente la capacidad de Parler de retener a sus millones de usuarios, atraer anunciantes o generar cualquier ingreso, AWS infligió a sabiendas un daño duradero a lo que era, hasta hace muy poco, un negocio próspero”, decía la demanda de Parler el miércoles (pdf).

Amazon “no expresó ninguna preocupación por la moderación del contenido de Parler”, según la demanda, añadiendo que “el representante [de Amazon] preguntó repetidamente si el Presidente se había unido o se uniría a Parler ahora que estaba bloqueado por Twitter y Facebook”.

“Después de que Twitter suspendiera al presidente Trump el 8 de enero, el aumento de nuevos usuarios y de la actividad hizo que Parler cayera durante siete horas, lo que resultó en un atraso de 26,000 casos de contenido que potencialmente fomentaban la violencia”, dice la demanda judicial. Pero, de acuerdo con la compañía, Parler entonces “fue capaz de eliminar sistemáticamente casi todo este contenido, cuyo progreso fue reportado a AWS, y dentro de las 48 horas al final del domingo —cuando AWS desactivó a Parler— Parler había eliminado todas las publicaciones problemáticas, excepto unas 1000”.

Parler señaló que iba a agregar disposiciones adicionales al contenido moderado, pero argumentó que Amazon parecía no escuchar.

Amazon argumentó que el caso “no se trata de suprimir el discurso o sofocar los puntos de vista. No se trata de una conspiración para restringir el mercado”.

“En cambio, este caso se trata de la demostrada falta de voluntad e incapacidad de Parler para eliminar de los servidores de Amazon Web Services (‘AWS’) contenidos que amenazan la seguridad pública”, argumentó.

El desequilibrio en la vigilancia de los contenidos de los usuarios y ciertas opiniones políticas han suscitado preocupaciones sobre los derechos de la Primera Enmienda y la falta de controles y equilibrios en las decisiones tomadas por las Big Tech. Los debates sobre la limitación o eliminación de las protecciones de responsabilidad en virtud del artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996 para las empresas de tecnología que se han dedicado a la censura o a la conducta política, fueron muy discutidos durante el año pasado.

Con información de Jack Phillips.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Pompeo critica a los CEO de tecnología por su ignorancia “incrédula”

TE RECOMENDAMOS