“El Chapo” espera que una apelación pueda sacarlo de prisión de máxima seguridad, dice su abogada

Por Agencia de noticias
22 de Julio de 2020 9:58 PM Actualizado: 22 de Julio de 2020 9:58 PM

Hace apenas un año, Joaquín “El Chapo” Guzmán, el exnarcotraficante más poderoso y peligroso del mundo, fue condenado a cadena perpetua más 30 años de prisión.

Un jurado declaró al exjefe del Cártel de Sinaloa de México culpable de 10 cargos por participación continua en una organización criminal, tráfico de drogas, lavado de dinero, y conspiración para el homicidio.

Ahora, mientras Guzmán pasa sus días en una pequeña celda de concreto de 7×12 pies en una prisión de máxima seguridad de Colorado, su abogada dice que él está esperando su boleto de salida de la cárcel.

“El Sr. Guzmán sigue concentrado en su apelación, que es en lo que estamos trabajando en este momento”, dijo Mariel Colón, la abogada de Guzmán, a CNN.

Colón y el resto de su equipo legal planean presentar la apelación, la cual buscaría anular la condena de Guzmán, antes de la fecha límite del 21 de agosto.

Sin embargo, el agente especial de la DEA a cargo, Ray Donovan dijo que las posibilidades que “El Chapo” salga de la cárcel son escasas.

“Lo único que hay que entender del juicio es que hay una montaña de pruebas contra ‛El Chapo’,” dijo Donovan a CNN, quien pasó gran parte de su carrera persiguiendo a “El Chapo”. “Y hay más sobre el Cártel de Sinaloa, que, en mi honesta opinión, no creo que él tenga oportunidad de apelar”.

El oscuro pasado de Guzmán y sus anteriores fugas de prisión

Durante más de 25 años, Guzmán, apodado “El Chapo” o “Chaparro” por su estatura de 1.67 metros, fue el líder temido y muy buscado del violento Cártel de Sinaloa.

Los fiscales lo han llamado “un líder despiadado y sanguinario”. Durante el juicio, testigos dijeron que Guzmán ordenó y a veces participó en la tortura y asesinato de supuestos enemigos del cártel.

El narcotraficante mexicano se escapó infamemente dos veces de la prisión en México.

En 2001, Guzmán huyó de la prisión de Puente Grande en Jalisco, México, y se escondió en un carro de lavandería.

Fue recapturado en 2014, pero su exasociado Dámaso López testificó durante el juicio de Guzmán que él, la esposa de Guzmán y otro familiar se mantuvieron en contacto con Guzmán mientras estaba detenido en la prisión de la ciudad mexicana de Altiplano. López testificó que Guzmán pidió que se construyera un túnel directamente en su celda.

El túnel de un kilómetro de largo, con electricidad y ventilación, fue el que usó Guzmán para escapar de la prisión por segunda vez, el 11 de julio de 2015.

Guzmán fue arrestado una vez más en un sangriento tiroteo con marines mexicanos y finalmente fue extraditado a EE.UU. en enero de 2017 para enfrentarse al sistema judicial estadounidense.

“El gobierno de Estados Unidos me va a enviar a una prisión donde no se volverá a escuchar mi nombre”, dijo Guzmán en la corte, justo antes que el juez Brian Cogan dictara su sentencia.

Camiones arden en una calle de Culiacán, capital del rey narco encarcelado Joaquín “El Chapo” Guzmán, en su estado natal de Sinaloa, el 17 de octubre de 2019. (STR/AFP vía Getty Images)

La vida en prisión durante la pandemia

Mientras era juzgado, Guzmán criticó las condiciones del Centro Correccional Metropolitano (MCC), una prisión federal en Manhattan donde fue encarcelado antes de ser transferido a Colorado.

“Ha sido una tortura, la situación más inhumana que he vivido en toda mi vida”, dijo. “Ha sido una tortura física, emocional y mental”.

El equipo legal de Guzmán había presentado solicitudes para mejorar las condiciones de la prisión en el MCC, donde se mantenía en aislamiento 23 horas al día. Sus abogados dijeron que desde que fue llevado a Estados Unidos, Guzmán ha pasado más de dos años sin acceso al aire fresco o a la luz natural, y que debe dormir con la luz encendida en su celda, las cuales son condiciones “psicológicamente traumatizantes”, de acuerdo con los abogados.

La abogada de Guzmán ha planteado similares preocupaciones con respecto a su confinamiento en Colorado, pero argumenta que las condiciones son peores allí, especialmente durante la pandemia.

La COVID-19 está impactando significativamente el sistema penitenciario de la nación, causando muertes y tasas de infección que son 5.5 veces más altas que la población general de EE.UU., de acuerdo con un reciente análisis de los investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

El narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán es conducido el viernes 8 de enero de 2016, a un helicóptero de la Marina Armada de México, en la capital mexicana tras su recaptura en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa. (México). (EFE/Mario Guzmán/Archivo)

De acuerdo a un recuento del Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California, un brote en la prisión estatal de San Quentin, donde se han reportado más de la mitad de los casos por COVID-19 en prisiones estatales, ha cobrado la vida de al menos siete personas encarceladas.

Debido a la pandemia, el Buró Federal de Prisiones ha suspendido temporalmente todas las visitas y movimientos internos de los reclusos para evitar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) dentro de sus prisiones.

Esto también ha afectado a El Chapo, ya que sigue siendo un prisionero en lo que se ha llamado el “Alcatraz de las Rocosas”.

Debido a las Medidas Administrativas Especiales (SAM) a las que está sometido, Guzmán solo puede recibir en persona las visitas de sus abogados y de las pequeñas hijas gemelas que tuvo con su esposa.

“Ahora está mucho más solo después de la COVID-19”, dijo Colón. “Cancelaron completamente todas las visitas, legales y sociales. Le permitieron tres horas a la semana de ejercicio al aire libre, pero eso también ha sido suspendido para limitar su contacto con los guardias, así que por supuesto esto ha sido duro, o más duro para él y ha afectado al Sr. Guzmán emocional y psicológicamente, en mi opinión”.

Pero este es el tipo de destino que merece un hombre responsable de una violencia y muerte indescriptible, dijo Donovan.

“Lo que la gente nunca comprende es el tipo de mal que El Chapo realmente otorgó a su propia gente, y ciertamente, a los estadounidenses a través del tráfico de drogas”, dijo. “Miles de personas murieron o se les ordenó morir a causa del Cártel de Sinaloa. Así que sí, no va a salir de su celda. Es aburrido. Es monótono. Es una rutina diaria. Es muy triste pero esta es la diferencia. Él está vivo. Y eso significa que puede hacer muchas cosas, a diferencia de muchas de sus víctimas”.

“No hay ninguna posibilidad de que pueda salir”

Luego de emitir el veredicto, uno de los 12 jurados anónimos contactó al periodista de Vice News, Keegan Hamilton, y alegó que muchos de los miembros del panel ignoraron las instrucciones del juez de mantenerse alejados de cualquier informe de noticias sobre el caso y mintieron cuando se les preguntó si habían sido expuestos a cierta información.

En ese momento, los abogados de Guzmán presentaron una moción para un nuevo juicio, pero fue denegado.

“Creo que el juez dio un fallo correcto”, dijo Donovan. “Revisó el problema y llegó a una conclusión honesta en mi opinión. Realmente, no creo que haya una base ahí”.

Pero según Colón, Guzmán sigue siendo optimista.

“Mi impresión personal es que todos los que se enfrentan a una cadena perpetua como esa van a aferrarse a toda esperanza y por supuesto, él está muy ansioso por esta apelación porque quiere la oportunidad de tener un juicio justo”, dijo Colón.

Aun así, Donovan cree que El Chapo vivirá el resto de sus días solo, en prisión.

“Nadie ha escapado nunca de la máxima seguridad. No tiene ninguna oportunidad de salir de ahí”.

CNN Wire y el personal de NTD contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2020 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra:

El complot entre cárteles mexicanos, migrantes ilegales y antifacistas en la frontera México-EEUU

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.