¿El combustible fósil puede renovarse? Científicos teorizan del origen “abiótico” del petróleo

Por Tara MacIsaac
25 de Noviembre de 2022 4:50 PM Actualizado: 25 de Noviembre de 2022 4:50 PM

A la mayoría de la gente se le enseña que el petróleo se forma en las profundidades de la Tierra a lo largo de millones de años y que se deriva de los restos de plancton, plantas y otros organismos biológicos. Esta explicación se afirma con toda naturalidad en algunos sitios web gubernamentales y educativos.

Sin embargo, esta teoría de la formación del petróleo es solo eso, una teoría. Existe un punto de vista opuesto que cuenta con pruebas sustanciales que lo respaldan.

La credibilidad del origen orgánico del petróleo (origen biótico) es fuerte en Estados Unidos, mientras que la idea de un origen inorgánico (origen abiótico) ha sido aceptada durante mucho tiempo entre los científicos postsoviéticos. Algunos científicos estadounidenses también se han subido al tren abiótico, por mucho que la mayoría de sus colegas lo desprecien.

Señalan los problemas que plantea la idea de que el petróleo procede de plantas muertas.

¿De dónde viene todo ese material muerto?

Cuando una planta o un animal muere, se entierra muy poco de su materia. La naturaleza recicla: algunos de los mayores recicladores de la naturaleza son los insectos, los microorganismos, los hongos y las bacterias. ¿Se ha enterrado realmente suficiente materia orgánica bajo la Tierra para crear billones de barriles de petróleo?

Además, la teoría biótica sostiene que la materia orgánica debe encajar en la “ventana del petróleo” antes de convertirse en petróleo. La ventana petrolífera se refiere a un conjunto de condiciones, entre las que se encuentra alcanzar una determinada profundidad (de 1 a 2.5 millas) en la que la temperatura es la adecuada (de 140 a 300 grados Fahrenheit) para que se produzca petróleo.

Los defensores de la teoría alternativa, la abiótica, afirman que el petróleo puede ser una sustancia primordial que surge de las profundidades de la Tierra a través de fisuras. Así, el petróleo podría originarse independientemente de las fuentes orgánicas sometidas a procesos químicos, de forma similar a como se encuentra el metano en los asteroides o en otros entornos estériles.

Los escépticos afirman que el metano es una sustancia más sencilla que el petróleo; el proceso de formación de los hidrocarburos en el petróleo es más complejo y la misma lógica podría no ser válida.

El petróleo basado en la teoría abiótica

Siljan Ring: Thomas Gold, de la Universidad Cornell de Nueva York, fallecido en 2004, fue un firme defensor de la teoría abiótica. Asesoró a un equipo que perforó en el centro de Suecia a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 en un lugar conocido como el Anillo de Siljan que habría sido considerado poco prometedor, por no decir nada, por los topógrafos que trabajan desde una perspectiva biótica.

La prospección petrolífera convencional se limita a las cuencas sedimentarias. Se cree que el plancton se hunde en el fondo de las masas de agua cuando muere y se entierra en el sedimento, que es forzado a descender con el tiempo hasta alcanzar las condiciones adecuadas: la ventana petrolífera.

El anillo de Siljan, en cambio, no es rico en sedimentos. Los sedimentos que hay, dijo Gold, no están a más de 300 metros de profundidad, mientras que la perforación se hizo a una profundidad de 3 a 7 millas (5 a 7 kilómetros).

Aunque la perforación no encontró el “yacimiento de gas de dimensiones mundiales” que predijo Gold, dio con 80 barriles de petróleo, suficiente para que Gold se sienta reivindicado y haga que algunos científicos reconsideren sus opiniones. Por supuesto, las perforaciones convencionales no siempre dan buenos resultados cuando los topógrafos creen que una zona es prometedora.

Sin embargo, los críticos postularon que el petróleo se filtraba allí desde la roca sedimentaria, a lo que Gold rebatió: “La filtración de petróleo generada después de 360 millones de años a partir de una cantidad tan pequeña de sedimentos parecía improbable”.

Yacimientos petrolíferos en Ucrania: El profesor Vladilen A. Krayushkin, presidente del Departamento de Exploración Petrolera de la Academia de Ciencias de Ucrania, un firme defensor de la teoría abiótica, es citado en un artículo de 1996 del Dr. J. F. Kenney, titulado “Edición especial sobre el futuro del petróleo“.

Krayushkin dijo “Los once yacimientos principales y uno gigante de petróleo y gas aquí descritos se han descubierto en una región que, hace cuarenta años, había sido condenada por no poseer ningún potencial de producción de petróleo. La exploración de estos yacimientos se llevó a cabo totalmente según la perspectiva de la moderna teoría ruso-ucraniana del origen abisal y abiótico del petróleo.

“Las perforaciones que dieron lugar a estos descubrimientos se extendieron a propósito en las profundidades de la roca cristalina del subsuelo. … Estas reservas ascienden al menos a 8200M de toneladas métricas [más de 57,000 millones de barriles] de petróleo recuperable y a 100B de metros cúbicos [328,000 millones de pies cúbicos] de gas recuperable, y son por tanto comparables a las del North Slope de Alaska”.

Isla Eugene: En la isla de Eugene, Luisiana, en 1995, se informó de que los yacimientos de petróleo se estaban rellenando por sí solos después de haberse agotado. Los hallazgos de la Dra. Jean K. Whelan, que formaba parte de un programa de exploración del Departamento de Energía de Estados Unidos, parecen apoyar la teoría abiótica para explicar esto. Descubrió que el petróleo probablemente procedía de grandes profundidades, como dicen los defensores de la teoría abiótica.

Un artículo del New York Times de aquella época explicaba: “[Whelan] ha encontrado pruebas de las diferencias en la composición del petróleo durante periodos de tiempo a medida que fluye de mayores a menores profundidades. Al medir los cambios químicos degradativos en el petróleo resultantes de la acción de las bacterias que se alimentan de petróleo, infiere que el petróleo se desplaza en chorros bastante rápidos desde las grandes profundidades a los depósitos más cercanos a la superficie”.

Whelan también apoyó una teoría de Gold según la cual los microbios se alimentan del petróleo, explicando así la presencia de material biológico encontrado en el petróleo a grandes profundidades.

Escépticos

Whelan, al igual que Gold, recibió críticas. Uno de los principales argumentos contra la teoría abiótica es que el petróleo migra con las aguas subterráneas, explicando así el petróleo encontrado en lugares inesperados ausentes de roca sedimentaria. Así, la extraña uniformidad del petróleo encontrado en diferentes tipos de formaciones rocosas de distintas edades es el resultado de la migración del petróleo a otros lugares.

El ingeniero petrolero y consultor Jean H. Laherrère escribió una refutación detallada, punto por punto, de los argumentos de Gold. Gold ya había muerto y no pudo responder. Laherrère dijo que Gold seguramente conocía esta información.

Laherrère ofrece explicaciones alternativas más que refutaciones directas. A veces parece sacar de contexto los comentarios de Gold o tratarlos como argumentos independientes de la teoría abiótica. Sin embargo, el artículo considera ambos lados del argumento y muchas de las respuestas de Laherrère se reducen al hecho de que la migración del petróleo explica la propuesta abiótica.

La presencia de ciertos metales y el helio que se encuentran en el petróleo también se explican desde ambos lados.

Dado que el petróleo tarda millones de años en formarse, y nadie ha sido testigo de primera mano, cualquier prueba que se presente en uno u otro bando es difícil de calificar. Sin embargo, si la teoría abiótica es correcta, podría tener vastas ramificaciones para la industria energética. Si la producción de petróleo se calibrara en consecuencia, el “combustible fósil” podría llegar a considerarse una fuente de energía renovable.

¿Gold es un “hereje”?

En un artículo de Cornell escrito tras el fallecimiento de Gold, se le cita diciendo: “No disfruto de mi papel de hereje. … Es molesto”.

El artículo continúa: “De hecho, a pesar de la intensa oposición que a menudo encontraban, muchas de las ideas más escandalosas —y apasionadas— de Gold tenían la curiosa costumbre de resultar correctas”.

Algunas de sus teorías —como las relativas a los mecanismos de audición del oído humano, la naturaleza de los púlsares en el espacio y la existencia de polvo de roca fina en la Luna— fueron objeto de burla durante décadas antes de ser reivindicadas y de ser ampliamente aceptadas.

Gold ha sido comparado con el famoso astrónomo Carl Sagan, a quien Gold se encargó de traer a Cornell en 1968, después de que a Sagan se le negara la titularidad en Harvard. El artículo de Cornell cita las palabras de Keay Davidson de una biografía de Sagan de 1999: “Gold personificó la apertura de Cornell a los genios poco convencionales”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.