El congresista Scott Perry advierte que la acción del FBI parece motivada políticamente

El republicano de Pensilvania teme que la gente haya perdido la fe en la agencia
Por Darlene McCormick Sanchez
13 de Agosto de 2022 3:13 PM Actualizado: 13 de Agosto de 2022 3:13 PM

El congresista Scott Perry (R-Pa.), cuyo celular personal fue incautado por el FBI un día después de que hicieran una redada en la casa del expresidente Donald Trump en Florida, dijo que los ciudadanos tienen razón al cuestionar si las acciones de la agencia tienen una motivación política.

Perry, un aliado de Trump, estaba viajando con su familia cuando tres agentes del FBI lo visitaron y tomaron su teléfono celular personal el 9 de agosto antes de devolverlo. Esto planteó preguntas sobre por qué la agencia fue innecesariamente agresiva al presentarse sin previo aviso en lugar de ponerse en contacto con su abogado.

Perry dijo a “Capitol Report” en NTD News que la redada igualmente agresiva en la casa de Trump en Mar-a-Lago el 8 de agosto ha planteado preguntas sobre la separación de poderes y ha erosionado la confianza pública en el FBI, que parece ser un arma contra los opositores políticos.

El teléfono de Perry contenía información sobre actividades legislativas y políticas, así como conversaciones privadas con su esposa, su familia, sus electores y sus amigos, nada de lo cual es asunto del gobierno.

Sus abogados le dijeron que el Departamento de Justicia había dicho que no era objeto de una investigación, lo que plantea la cuestión de por qué le confiscaron el teléfono en primer lugar. No está claro si hay una conexión entre el teléfono de Perry y la redada en la casa de Trump.

El FBI del presidente Joe Biden tiene ahora información privada perteneciente a un miembro del Congreso en funciones, dijo. La separación de poderes es un cortafuegos para mantener controlados los tres poderes del Estado.

“Está ahí por una razón”, dijo Perry. “Y por supuesto, ahora mismo, parece que el Departamento de Justicia, quizá por primera vez en la historia, se está preparando para atravesar ese velo”.

Perry dijo que cuando la gente ve acusaciones falsas contra Trump, como el engaño de la colusión rusa, seguidas de la redada del FBI a la casa del expresidente esta semana por una disputa sobre documentos, hace tambalear su fe en el sistema.

“Podredumbre en la cima”

La Administración Nacional de Registros de Archivos confirmó en febrero que los representantes de Trump estaban cooperando en la transferencia de registros presidenciales.

La abogada de Trump, Christina Bobb, dijo a The Epoch Times el 9 de agosto que no estaba claro por qué la agencia recurrió a medidas drásticas.

“No sabemos cuál es la causa probable. No creo que haya una causa probable para hacer algo tan drástico. Pero lo hicieron”, dijo Bobb.

Autoridades frente a Mar-a-Lago, residencia del expresidente Donald Trump, mientras el FBI ejecuta una orden de allanamiento como parte de una investigación documental, el 8 de agosto de 2022. (EFE/EPA/im Rassol)

La orden de registro para la redada fue revelada el viernes. Los agentes del FBI se llevaron 20 cajas de materiales y varios materiales clasificados, documentos secretos, de alto secreto y confidenciales. Los agentes se llevaron fotos, una nota manuscrita, la concesión ejecutiva de clemencia para el aliado de Trump Roger Stone e información relativa al presidente de Francia.

Los Servicios Generales empaquetaron cajas para el presidente, que fueron enviadas a su domicilio. Perry dijo que Trump invitó a las autoridades a echar un vistazo y le pidieron que pusiera un candado adicional en el almacén antes de la redada.

Hay que tener en cuenta que el presidente es el que clasifica toda la información, señaló Perry. Así que es difícil decir que Trump se ha llevado información clasificada. Trump ha dicho que los documentos fueron desclasificados.

“Si el presidente dice que no es clasificado, entonces no es clasificado”, dijo Perry. “Lo que está ocurriendo aquí ciertamente parece una difamación y una persecución política porque es su rival político”.

Perry señaló que fue James Comey, exjefe del FBI, quien tomó documentos clasificados y los remitió a un amigo para que se creara un abogado especial para investigar a Trump. Mientras tanto, Comey nunca sufrió ninguna consecuencia.

“Sin duda, nos preocupa la podredumbre en la cima”, dijo Perry.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.