El “corredor de la muerte” del desierto andino demuestra ser lugar de peligro para la migración ilegal

Por Autumn Spredemann
01 de Noviembre de 2021 7:35 PM Actualizado: 01 de Noviembre de 2021 7:37 PM

En el desierto de gran altitud que comparten Chile y Bolivia se encuentra un tramo remoto de camino de tierra que marca su frontera escasamente patrullada.

Una vez que las patrullas militares se pierden de vista, los inmigrantes ilegales cruzan la carretera a cualquier hora del día y continúan su viaje hacia el norte desde Pisiga, en Bolivia, o hacia el sur desde Colchane, en Chile.

Esta frontera es muy frecuentada tanto para la migración ilegal como para el contrabando y, debido a las extremas dificultades de supervivencia que plantea el clima​​, algunos funcionarios de inmigración la llaman el “corredor de la muerte”.

“En junio y julio de este año vimos pasar a un gran número [de inmigrantes ilegales]”, dijo Benjamin Choque, un oficial de inmigración boliviano, a The Epoch Times.

Choque explicó que aquellos que no tienen documentos tienen dificultades para ingresar a Bolivia legalmente porque la nación requiere una prueba de PCR negativa que no supere las 72 horas. Él dijo que las pruebas son imposibles de conseguir en la mayoría de los pueblos remotos del desierto de Chile cerca de la frontera.

Los migrantes ilegales son interceptados por oficiales militares en Chile luego de cruzar la frontera, el 26 de octubre de 2021. (Cesar Calani Cosso/The Epoch Times)

Choque admitió que ha visto un gran número de venezolanos y haitianos cruzando hacia Bolivia desde Chile, pero aclaró: “Todos tienen pasaporte, solo que no tienen visas”.

Cuando se le preguntó qué hacen los funcionarios bolivianos al capturar a inmigrantes ilegales, Choque dijo: “Simplemente los enviamos de regreso al otro lado de la frontera”.

Luego agregó que en Bolivia existe una ley humanitaria que restringe una respuesta más agresiva hacia los venezolanos y haitianos que cruzan la frontera.

“La situación tiene beneficios para los negocios de Pisiga, pero nos genera muchos problemas”, agregó Choque.

Una encrucijada peligrosa

Tras la puesta del sol en Pisiga, un grupo de 10 inmigrantes ilegales haitianos espera afuera a la intemperie, con temperaturas gélidas, un autobús. Uno de ellos dijo a The Epoch Times que querían ir a la ciudad de Oruro.

Desde allí, se podría conseguir un transporte adicional para llevarlos al norte, a la frontera de Bolivia y Perú, cerca de la ciudad de Copacabana.

Los haitianos que cruzan hacia Bolivia desde Chile siguen en gran medida la ruta Oruro-El Alto hacia el norte en su viaje hacia Estados Unidos.

Mientras tanto, en los alrededores de Pisiga, cerca de una sección no identificada de la frontera entre Bolivia y Chile, un grupo de tres venezolanos espera para cruzar a Chile ilegalmente. “Cruzaremos en la noche”, dijo Jhoel Silva, uno de ellos, a The Epoch Times.

Silva dijo que la situación en Venezuela bajo el presidente socialista, Nicolás Maduro, se había vuelto demasiado grave para quedarse en su país. “No hay comida para comprar en los mercados ni en las tiendas”, explicó.

La hiperinflación en Venezuela, sumada a la devaluación del bolívar desde 2017, hace casi imposible incluso los elementos básicos de supervivencia.

“Si trabajas una semana, solo tienes suficiente dinero para comer durante tres días”, dijo Silva.

“El salario [en Venezuela] no alcanza para vivir. Con un dólar estadounidense, solo se consigue un kilo de harina”, dijo Alberto Ochoa, otro venezolano, a The Epoch Times.

Ochoa dijo que el salario mensual de muchos venezolanos es de tan solo USD 1.

Tres venezolanos en Pisiga esperan cruzar la frontera en la noche del 25 de octubre de 2021. (Cesar Calani Cosso/The Epoch Times)

“Buscamos trabajo honesto [en Chile]. Queremos encontrar una vida mejor para nuestras familias”, dijo Ochoa.

Al viajar en cualquier dirección, los inmigrantes ilegales tienen que atravesar terrenos difíciles y enfrentar temperaturas que oscilan hasta los 100 grados durante el día y descienden hasta el punto de congelación por la noche.

La frontera compartida, y el desierto subsiguiente, se encuentra a una altitud de más de 12,000 pies y no tiene refugio contra la intemperie. Tampoco ofrece agua potable a quien termine varado en un vehículo, o se atreva a realizar el recorrido a pie.

El 9 de octubre, funcionarios chilenos hallaron el cuerpo de una mujer haitiana que viajaba hacia el norte cerca de la ciudad fronteriza de Colchane. Ella fue la decimotercera inmigrante ilegal que murió este año tratando de cruzar el acertadamente llamado “corredor de la muerte”.

Ochoa dijo que él y sus compañeros caminaron durante seis días desde Oruro para llegar a la frontera y que la altitud, junto con el aire extremadamente seco, había hecho mella en su salud.

Alejandro Pérez, un migrante ilegal que viajaba con Ochoa y Silva, mostró a The Epoch Times la planta de sus pies, que estaban agrietados y sangrando por la caminata de 148 millas hasta Pisiga.

“Tengo amigos en Chile [quienes pueden ayudar] y quiero encontrar un trabajo”, dijo Pérez.

Como su madre y sus hijos dependen de él para obtener ingresos en Venezuela, Pérez pensó que no tenía más remedio que arriesgarlo todo y cruzar el desierto hacia Chile. Envolvió sus pies lesionados en dos capas de calcetines, que usó con un par de chanclas gastadas.

Huesos y un zapato se observan en el desierto cerca de la frontera entre Chile y Bolivia, el 26 de octubre de 2021. (Cesar Calani Cosso/The Epoch Times)

La Ruta de los Chuteros

La línea divisoria que corre de norte a sur entre Chile y Bolivia, por donde la gente cruza ilegalmente, se conoce comúnmente como la ruta de los chuteros. Eso significa “ilegales” en el argot boliviano.

El contrabando a través del desierto entre las dos naciones, especialmente automóviles, es una práctica bien establecida.

Miguel Flores ha recorrido la ruta de los chuteros durante años y dijo que el hallazgo de cuerpos en el desierto, especialmente en el salar de Coipasa, puede ocurrir: “Los chuteros matarán a la gente y la dejarán [como advertencia]. Son territoriales, incluso entre ellos”.

Flores dijo que algunos chuteros se han extendido al tráfico de personas y ofrecen transporte a los ilegales cerca de las zonas de la frontera que no están patrulladas. “Los chuteros simplemente los dejan [cerca de la frontera] y los migrantes se bajan y cruzan a pie”.

En julio, la policía boliviana capturó a tres chuteros que transportaban a 25 inmigrantes haitianos ilegales por la carretera Oruro-El Alto.

Es como cruzar la calle

Gonzalo Santander, un empresario chileno de Santiago que compra y vende minerales comerciales, dijo a The Epoch Times que prefiere simplemente “cruzar la calle” hacia Pisiga cuando no hay ningún lugar donde alojarse en Colchane.

“Los militares están ocupando todo el pueblo [Colchane] y no hay dónde dormir. Así que crucé la carretera de regreso a Bolivia para quedarme en Pisiga, es fácil”, explicó Santander.

Los haitianos esperan en Pisiga, Bolivia, un autobús a Oruro, el 26 de octubre de 2021. (Cesar Calani Cosso/The Epoch Times)

Santander suele cruzar la frontera en Colchane y Pisiga a título oficial por su trabajo y dice que siempre ve gente que cruza ilegalmente. “Creo que este problema comenzó cuando la gente [los migrantes] querían ir al norte”.

Al atribuir la facilidad del cruce ilegal a la falta de apoyo del gobierno, Santander dijo: “Esta frontera es vulnerable”.

En cambio, dijo que la frontera entre Chile y Perú, cerca de Arica, está muy bien controlada.

Las personas que buscan cruzar ilegalmente, al norte o al sur, no tienen más remedio que atravesar el alto desierto.

Santander también dijo que Chile tiene demasiados inmigrantes de ese tipo, razón por la cual “el sistema comenzó a colapsar” en su país.

Chile tiene 1.5 millones de inmigrantes—tanto legales como ilegales—lo que supone el 8% de la población del país, según datos de la oficina de relaciones exteriores y migración.

Los migrantes ilegales esperan en la carretera entre las fronteras, mientras que otros en el lado chileno son interceptados por soldados e interrogados, el 26 de octubre de 2021. (Cesar Calani Cosso/The Epoch Times)

De regreso a la frontera, los inmigrantes ilegales salen de una zanja empinada excavada por los militares chilenos en su lado de la “calle” y son interceptados de inmediato por un camión lleno de soldados.

Desde la distancia, Silva y sus compañeros observaron la acción y esperaron su oportunidad para cruzar.

“Puede ser difícil, pero el único camino para nosotros es avanzar”, dijo Silva.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.