El COVID-19 puede causar que el sistema inmunológico de pacientes ataque sus propias células: estudio

Por Paula Liu
27 de Octubre de 2020
Actualizado: 27 de Octubre de 2020

Un nuevo estudio (pdf) indica que el virus del PCCh podría hacer que el sistema inmunológico de un paciente ataque los tejidos de su propio cuerpo.

El estudio, que se publicó recientemente como una versión preliminar el 23 de octubre, aún no ha sido revisado por pares.

“Describimos el alarmante hallazgo de que en los pacientes más enfermos con COVID-19, la producción de autoanticuerpos es común—un hallazgo con un gran impacto potencial tanto en la atención del paciente grave como en la recuperación de infecciones”, escribió Matthew Woodruff, uno de los autores del estudio, en ScienceAlert.

Un autoanticuerpo es un tipo de anticuerpo en el sistema inmunológico que ataca a las propias células y moléculas y causa varias enfermedades autoinmunes.

Woodruff declaró que uno de los aspectos del estudio era descubrir más sobre los anticuerpos, y más específicamente, los anticuerpos autorreactivos, que se dirigen a tejidos de pacientes gravemente enfermos infectados con el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en lugar del microbio que causa la enfermedad.

Los autoanticuerpos se hallaron por primera vez cuando los pacientes infectados que estaban en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) comenzaron a desarrollar coágulos de sangre y, más recientemente, podría tener alguna relación con el deterioro de la inmunidad antiviral, según un estudio publicado en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS).

El estudio, realizado por el grupo del Lowance Center, analizó a 52 pacientes gravemente infectados con COVID-19 que estaban en la UCI, ninguno de los cuales tenía antecedentes de enfermedades o trastornos autoinmunes.

Cuando se les realizó la prueba de autoanticuerpos a estos pacientes, los investigadores descubrieron que el 59 por ciento dio positivo. Asimismo, entre aquellos con la mayor cantidad de proteína C reactiva, una proteína producida por el hígado de una persona como respuesta a la inflamación, más de dos tercios mostraban signos de que su sistema inmunológico estaba atacando a sus propias células.

Woodruff mencionó un ejemplo de autoanticuerpos, y comparó la reacción con la del lupus, la cual crea autoanticuerpos que atacan el ADN del paciente.

“Podría ser que una enfermedad viral grave resulte rutinariamente en la producción de autoanticuerpos con pocas consecuencias; esta podría ser apenas la primera vez que lo veamos. Tampoco sabemos cuánto tiempo duran los autoanticuerpos. Nuestros datos indican que se mantienen relativamente estables por unas semanas. Pero, necesitamos estudios de seguimiento para comprender si persisten de manera rutinaria más allá de la recuperación de la infección”, dijo Woodruff.

La prueba de autoanticuerpos en los pacientes podría ayudar a identificar a otros pacientes que sufren los mismos problemas, y de esa manera, el personal médico podría reaccionar de manera oportuna para aplicar los tratamientos.

“Al realizarles pruebas a los pacientes inmediatamente después de que se recuperan del COVID-19, podemos establecer un parámetro y comenzar a rastrear la posible aparición de nuevos casos de autoinmunidad a raíz de esta terrible enfermedad, y planificar una intervención reumatológica temprana si es necesario”, dijo Woodruff.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

TE RECOMENDAMOS