El Departamento de Justicia presenta una demanda contra Google

Por Jack Phillips
24 de Enero de 2023 8:15 PM Actualizado: 24 de Enero de 2023 8:15 PM

El Departamento de Justicia y ocho estados presentaron el martes una demanda contra Google, propiedad de Alphabet, en la que piden la disolución del negocio de tecnología publicitaria de la empresa y alegan que incurre en prácticas monopolísticas.

“Google abusa de su poder de monopolio para perjudicar a los editores y anunciantes de sitios web que se atreven a utilizar productos de tecnología publicitaria de la competencia en busca de coincidencias de mayor calidad o menor coste”, dijo el Departamento de Justicia en una demanda (pdf) presentada en un tribunal federal de Virginia.

La demanda es la segunda denuncia federal antimonopolio presentada contra Google, en la que se alegan infracciones de la legislación antimonopolio en la forma en que la empresa adquiere o mantiene su posición dominante. La demanda del Departamento de Justicia presentada contra Google en 2020 se centra en su monopolio en las búsquedas y está previsto que vaya a juicio en septiembre.

“Google ha utilizado medios anticompetitivos, excluyentes e ilegales para eliminar o disminuir gravemente cualquier amenaza a su dominio sobre las tecnologías de publicidad digital”, dijo el gobierno en su demanda antimonopolio el martes.

Los monopolios “ahogan la innovación” y “aumentan los costes para los consumidores”, dijo el fiscal general Merrick Garland en una rueda de prensa en la que anunció la demanda. Según Garland, el gobierno de Estados Unidos se ha visto perjudicado por las supuestas prácticas monopolísticas de Google, ya que ha pagado de más por los anuncios a través de sus redes.

La demanda apunta al negocio publicitario de Google, responsable de alrededor del 80% de los ingresos de la empresa con sede en Mountain View (California). Además de sus conocidas búsquedas, que son gratuitas, Google obtiene ingresos a través de sus empresas de tecnología publicitaria, que ponen en contacto a anunciantes con periódicos, sitios web y otras empresas que desean alojarlos.

Sin embargo, a lo largo de los años, los anunciantes y editores de sitios web se han quejado de que Google no ha sido transparente sobre el destino de los ingresos publicitarios, en concreto sobre cuánto va a los editores y cuánto a Google. El gigante tecnológico realizó una serie de compras, como DoubleClick en 2008 y AdMob en 2009, para convertirse en un actor dominante en la publicidad online.

Según el Departamento de Justicia, Google “ha corrompido la competencia legítima en el sector de la tecnología publicitaria al emprender una campaña sistemática para hacerse con el control de la amplia gama de herramientas de alta tecnología utilizadas por editores, anunciantes e intermediarios para facilitar la publicidad digital. Tras introducirse en todos los aspectos del mercado de la publicidad digital, Google ha utilizado medios anticompetitivos, excluyentes e ilegales para eliminar o reducir gravemente cualquier amenaza a su dominio sobre las tecnologías de publicidad digital”, según la demanda.

Además, alegó que Google primero trabajó para “neutralizar o eliminar” a otros competidores de tecnología publicitaria mediante adquisiciones y luego utilizó su “dominio en los mercados de publicidad digital para obligar a más editores y anunciantes a utilizar sus productos, al mismo tiempo que interrumpía su capacidad para utilizar productos de la competencia”.

El fiscal general Merrick Garland nombra a un abogado especial para investigar el manejo de los archivos clasificados encontrados en la casa y las antiguas oficinas del presidente Joe Biden, en Washington el 12 de enero de 2023. (Olivier Douliery/AFP vía Getty Images)

“Cada vez que los clientes y competidores de Google han respondido con innovaciones que amenazaban el dominio de Google sobre cualquiera de estas herramientas de tecnología publicitaria, la respuesta anticompetitiva de Google ha sido rápida y eficaz”, dice la demanda. “Cada vez que ha surgido una amenaza, Google ha utilizado su poder de mercado en una o más de estas herramientas de tecnología publicitaria para acabar con ella. El resultado: El plan de Google para conseguir un dominio duradero en todo el sector ha tenido éxito”.

Anteriormente, Google había argumentado que en el campo de la tecnología publicitaria competía con Facebook, AT&T y Comcast, entre otros. El pasado diciembre, la empresa pidió a un tribunal federal que desestimara la primera demanda antimonopolio del DOJ, alegando que era “profundamente defectuosa” y utilizaba “argumentos antimonopolio dudosos”.

Argumentó que su abrumadora cuota de mercado se debe a la calidad de su producto de búsqueda y añadió que sus esfuerzos por promover la búsqueda eran totalmente legales.

“No hace falta ir a Google para comprar en Amazon. No tienes que ir a Google para comprar billetes de avión en Expedia”, dijo el año pasado John Schmidtlein, abogado de la empresa. “El hecho de que Google no se enfrente a la misma competencia en todas las consultas no significa que la empresa no se enfrente a una dura competencia”.

Schmidtlein también dijo que las empresas quieren asociarse con Google “porque quieren” y no “porque tenían que hacerlo”. La empresa “tuvo un éxito extraordinario y estaba haciendo algo increíblemente valioso. La competencia por méritos no es ilegal”, añadió.

Los ocho estados que se unieron a la demanda antimonopolio del DOJ son California, Colorado, Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island, Tennessee y Virginia.

Google también se enfrenta a otras demandas antimonopolio de grupos de fiscales generales estatales, incluida una del fiscal general de Texas, Ken Paxton, que también se centra en su negocio publicitario.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con Google para solicitar comentarios.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.