El ‘Día del Humano’ del año nuevo chino celebra el ‘cumpleaños’ de la humanidad

17 de Febrero de 2016 Actualizado: 17 de Febrero de 2016

Los cumpleaños son ocasiones especiales que tienen un gran significado para muchas personas. A menudo es un tiempo de celebración, un cumpleaños también brinda una oportunidad para renovarnos y revigorizarnos mientras aspiramos a mayores cosas y miramos hacia un brillante año por delante. También representa una oportunidad para reflexionar y ser agradecidos por las alegrías y bendiciones en nuestras vidas.

Para el pueblo antiguo chino, este acontecimiento anual ocurría no sólo en el aniversario de nacimiento, sino también en otro día conocido como renri, que cae el séptimo día del Año Nuevo Chino.

Literalmente el “Día del Humano”, se dice que renri es el día en el que la diosa Nü Wa creó a los seres humanos. También llamado el Día de la Humanidad, renri es considerado el cumpleaños que tienen en común todos los humanos en la antigua tradición china.

La costumbre de celebrar renri se remonta a la Dinastía Han (206 a. C. – 220 d. C.). El Año Nuevo Chino de 2016 cayó el 8 de febrero, colocando a renri el 14 de febrero.

De acuerdo a una versión de la antigua leyenda, Nü Wa vino al mundo varios miles de años luego de que el dios Pan Gu creara el mundo.

Pan Gu había trabajado incansablemente por varios miles de años, parado entre el Cielo y la Tierra y separándolos más y más mientras su cuerpo se hacía más y más grande. Luego de que la separación del Cielo y la Tierra se estabilizara, Pan Gu cayó exhausto. Fue a dormir y nunca despertó.

Cuando murió, dedicó su cuerpo entero a los seres futuros del mundo. Por ejemplo, su cabeza se transformó en montañas, sus ojos formaron el Sol y la Luna, su cabello se convirtió en plantas y árboles y su sangre se convirtió en océanos.

El dios Pan Gu sostiene el Cielo, separándolo firmemente de la Tierra. Cuando murió, dedicó su cuerpo entero a los seres futuros del mundo. Por ejemplo, su cabeza se transformó en montañas, sus ojos formaron el Sol y la Luna, su cabello se convirtió en plantas y árboles, etc. (Zhiching Chen/La Gran Época)
El dios Pan Gu sostiene el Cielo, separándolo firmemente de la Tierra. Cuando murió, dedicó su cuerpo entero a los seres futuros del mundo. Por ejemplo, su cabeza se transformó en montañas, sus ojos formaron el Sol y la Luna, su cabello se convirtió en plantas y árboles, etc. (Zhiching Chen/La Gran Época)

La creación de los seres humanos

Entonces apareció Nü Wa, y se cree que primero creó seis animales y luego creó seres humanos.

Del primero al sexto día del Año Nuevo Chino, ella creó la gallina, el perro, el jabalí, la oveja, la vaca y el caballo.

Entonces el día 7, Nü Wa se sentó en el borde de un estanque y, mirando su propio reflejo, comenzó a mezclar barro con agua para crear pequeñas figuras semejantes a su propia imagen, tanto masculinas como femeninas.

Sopló las figuras antes de colocarlas en el suelo, así dotándolas de almas, y quedó encantada cuando tomaron vida.

Cada día Nü Wa hacía más humanos y los atesoraba. Ella les impartió sabiduría y creó instrumentos musicales para que puedan hacer música y expresarse por medio de danzas y canciones.

Esto sentó las bases para que se desarrollara la cultura, por medio de la cual las personas fueron capaces de gobernarse a sí mismas apropiadamente y continuar mejorando sus vidas.

Para asegurar que los humanos perduraran luego de que los mayores murieran por edad avanzada, Nü Wa estableció el sistema del matrimonio para que hombres y mujeres vivieran juntos y pudieran formar familias. De esta manera, los seres humanos fueron capaces de sostener su propia existencia generación tras generación.

El número de vidas se incrementó hasta convertirse en incontables. Cada uno tenía su propia historia, como si sus vidas se desplegaran en una vívida y atesorada novela.

Así que renri no es solo un festival para desear un feliz cumpleaños a toda la humanidad, también es un momento para conmemorar a Nü Wa con un profundo sentido de gratitud.

El Día del Humano también es un recordatorio a los humanos para vivir bajo principios rectos como buenas personas, y valorar sus relaciones y otras vidas, para rendir honor a su creador y así a la creación de la humanidad misma.

TE RECOMENDAMOS