El diez absoluto de la gimnasta Katelyn Ohashi explota en redes sociales

Por La Gran Época
14 de Enero de 2019 Actualizado: 14 de Enero de 2019

Katelyn Ohashi de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), EE. UU., consiguió este sábado un “10 absoluto” en su rutina de suelo de gimnasia artística. Su hazaña ya es viral en redes sociales con más de 12 millones de visualizaciones solo en Twitter.

Más que diez por esta rutina lo tiene por su espíritu de superación. ¡Su historia es inspiradora! Después de pasar por la intensa presión del deporte de élite, donde tuvo que competir con la espalda fracturada y dos hombros desgarrados, hoy es capaz de salir con una sonrisa en la cara y sentir alegría y amor dentro del deporte otra vez.

Para Heather Long, corresponsal del Washingtong Post, su actuación no pasó desapercibida y comentó en su Twitter:

“Lo que hace que el ’10 perfecto’ de @katelyn_ohashi de este fin de semana sea aún más inspirador es que casi abandona el deporte hace unos años porque estaba tan agotada por el entrenamiento olímpico. Hoy su alegría ha vuelto. Ella se cuidó a sí misma y volvió a encontrar su pasión”.

 

La excelencia de sus acrobacias y enlaces, combinados con gracia al ritmo de un mix de música pop, le permitó conquistar la puntuación perfecta de los jueces y encandilar al público.

Sin embargo, su elevado nivel técnico no podrá verse en los juegos olímpicos.

Ohashi formó parte del equipo nacional entre 2009 y 2013, y venció en varias oportunidades a quien después fue campeona olímpica, Simon Biles. Luego una operación del hombro en 2013 la apartó definitivamente de su carrera profesional como gimnasta.

Después de dos años de recuperación decidió competir solo a nivel universitario y en 2015 se unió al equipo de la Universidad de UCLA.

Si bien la rutina de este sábado fue la más compartida y vista, la gimnasta también ha ejecutado otras que fueron premiadas por el público, haciéndolas viral.

La perfección que las gimnastas deben alcanzar en un lapso breve de tiempo, las hace ver en sus rutinas con un rictus rígido, pero Ohashi demostró que se puede disfrutar de bailar y sonreír durante las ejecuciones de tan alto nivel técnico.

TE RECOMENDAMOS