El “dinero gratis” de China fomenta la corrupción a lo largo de la Franja y la Ruta

Por Antonio Graceffo
21 de Diciembre de 2021 2:58 PM Actualizado: 21 de Diciembre de 2021 2:58 PM

Análisis de noticias

En los proyectos de la Franja y la Ruta, “China ofrece una financiación sustancial, normalmente en forma de préstamos, pero Beijing no es miembro del Club de París y nunca ha apoyado las prácticas de préstamo transparentes reconocidas a nivel mundial”, dijo la embajadora Alice Wells, principal subsecretaria de Estado adjunta para Asuntos del Sur y Asia Central.

La falta de transparencia en la financiación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés) hace que los ciudadanos no sepan cuánto dinero se ha comprometido a devolver su gobierno ni en qué condiciones. Además, el flujo de “dinero gratis” del Partido Comunista Chino (PCCh) favorece la corrupción y degrada la democracia, ya que los autócratas se enriquecen para garantizar su permanencia en el poder.

En 2013, cuando el líder chino Xi Jinping inauguró por primera vez la BRI, utilizó eslóganes como “una marea creciente levanta todos los barcos”. Y el mundo pareció creerle. Ahora, ocho años después, la BRI se ha convertido en sinónimo de despilfarro, devastación medioambiental, deuda agobiante y una toma de poder global por parte del PCCh. Los proyectos de la BRI han sufrido largos retrasos, cancelaciones, insostenibilidad financiera, protestas y ataques físicos.

El Instituto Kiel estima que China es ahora el mayor prestamista del mundo, con 5 billones de dólares en préstamos en todo el planeta. Sin embargo, Beijing no publica los detalles de sus préstamos, ni siquiera los importes. Debido a esta falta de transparencia, las agencias de calificación, el Club de París y el Fondo Monetario Internacional (FMI) no pueden controlar los préstamos de China.

A diferencia de los prestamistas mundiales tradicionales, que tienen en cuenta la capacidad de reembolso de un país, China está prestando grandes sumas de dinero a las naciones más pobres del mundo. El 60% de los países de la BRI tienen una calificación crediticia internacional de “basura” o no tienen calificación alguna.

Además de aumentar la carga de la deuda de estos países, el PCCh está exportando corrupción, falta de transparencia y despilfarro. La postura oficial de Beijing de no interferir en los asuntos soberanos de otros países significa que no exige ningún seguimiento de las inversiones que realiza en los países de la BRI. El desembolso de miles de millones de dólares —sin hacer preguntas— está exacerbando la corrupción, que ya mantenía a estos países en la pobreza.

Los políticos locales suelen aprobar megaproyectos de infraestructura innecesarios, sin una base económica sólida, para justificar el flujo de miles de millones de dólares. Las empresas chinas pagan sobornos a los políticos locales para que les adjudiquen los contratos de construcción. Las empresas tienen entonces incentivos para inflar los costes, aumentar sus propios beneficios y ocultar el dinero perdido por la corrupción.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, fue acusado en un escándalo de corrupción de la BRI, cuando se descubrió que habían desaparecido 7500 millones de dólares. Las empresas chinas ayudaron a encubrir el dinero desaparecido inflando los costes de los proyectos de infraestructuras. A cambio, Razak les concedió grandes participaciones en proyectos nacionales de ferrocarriles y oleoductos, así como el permiso para que la marina china utilizara algunos de los puertos de Malasia.

El exprimer ministro de Malasia, Najip Razak, saluda a los miembros de la prensa mientras sale del Tribunal Superior de Kuala Lumpur el 4 de octubre de 2018 en Kuala Lumpur, Malasia. (Ore Huiying/Getty Images)

El gobierno de Bangladesh clausuró un proyecto de autopista cuando se descubrió que China Harbor Engineering Company, filial de la estatal China Communications Construction Company (CCCC), había pagado sobornos a políticos. Los fondos de la BRI se desviaron incluso a la fallida campaña de reelección del expresidente Mahinda Rajapaksa.

Los sobornos son habituales a lo largo de la BRI. Una encuesta de McKinsey de 2017 descubrió que entre el 60% y el 80% de las empresas chinas en África pagaron sobornos. Según un grupo de abogados y periodistas locales, las empresas chinas pagaron 31 millones de dólares en sobornos a Joseph Kabila, expresidente de la República Democrática del Congo.

En los últimos 13 años, las empresas de telecomunicaciones chinas Huawei y ZTE han sido acusadas de corrupción en al menos 15 naciones de África. En 2017, Patrick Ho, representante de la empresa estatal CEFC China Energy Company, fue detenido por funcionarios estadounidenses por haber pagado sobornos a políticos en Chad y Uganda. Los sobornos se habían pagado para beneficiar a la empresa estatal China National Petroleum Corporation.

Según la Matriz de Riesgo de Soborno de TRACE, muchos países de la BRI se encuentran entre los de mayor riesgo de soborno. Entre los países con los peores historiales de aceptación de sobornos se encuentran destacados miembros del BRI como Camboya, Turkmenistán, Guinea Ecuatorial, Yemen, Sudán del Sur, Somalia, Venezuela y Laos, entre otros.

Debido a la falta de transparencia, según datos de USAID, 385,000 millones de dólares de la deuda china del BRI se han ocultado al Banco Mundial y al FMI a través de estructuras de préstamo intencionadamente opacas. Al parecer, en los préstamos de la BRI se ha empleado un mecanismo comúnmente utilizado por los gobiernos locales en China. Se crean empresas privadas ficticias, denominadas vehículos de propósito especial (SPV). El dinero se presta a la SPV, en lugar de al gobierno. De este modo, los préstamos quedan fuera de los balances del gobierno.

Los préstamos fuera de balance y ocultos, a través de los SPV, hacen muy difícil evaluar los costes y beneficios económicos de la BRI y del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC, por sus siglas en inglés). Los préstamos de China a Pakistán tienen un tipo de interés medio del 3.76 por ciento y un vencimiento de 13.2 años. En cambio, el préstamo promedio de un país de la OCDE-CAD, como Alemania, Francia o Japón, solo cobra un 1.1% de interés y tiene un vencimiento de 28 años. Ahora Pakistán está teniendo problemas para soportar la carga de su deuda del CPEC. El país necesita cubrir 9100 millones de dólares de préstamos del gobierno chino y de los bancos comerciales, así como depósitos seguros de 3000 millones de dólares de China.

Para los países prestatarios de la BRI, el embajador Wells advirtió que “no devolver esos enormes préstamos supone un obstáculo para el desarrollo futuro y conduce a una cesión de activos estratégicos y disminuye la soberanía”.

Una implicación para Estados Unidos es que el “dinero gratis” de la BRI y los sobornos hacen casi imposible que las empresas estadounidenses consigan contratos en los países de la BRI. De hecho, el 89% de los contratos adjudicados en los proyectos de la BRI van a parar a empresas chinas. Estados Unidos podría haberse beneficiado del aumento general del PIB mundial que Xi Jinping prometió que se produciría con la BRI.

Pero los analistas dicen ahora que, a medida que los países más endeudados caigan en una crisis financiera, la reducción del crecimiento económico se hará sentir en todo el mundo. Y, por supuesto, esto daría lugar a que los países aumentaran su dependencia de China, socavando los intereses políticos de Estados Unidos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.