El discurso de Biden en el Congreso provoca la reacción del PCCh

Por Yang Wei
04 de Mayo de 2021
Actualizado: 04 de Mayo de 2021

Opinión

El 28 de abril, el presidente estadounidense Joe Biden pronunció un discurso ante el Congreso en el que planteó la cuestión de la competencia con el Partido Comunista Chino (PCCh) en el siglo XXI. En una acción poco habitual, el ministerio de Asuntos Exteriores del PCCh respondió rápidamente acusando al gobierno de Estados Unidos de profanar la democracia y romper las reglas internacionales.

Al hablar de democracia en su discurso, Biden dijo que “los autócratas no ganarán el futuro”. Al abordar las cuestiones económicas con el régimen chino, Biden dijo que Estados Unidos “defenderá los intereses estadounidenses en todos los ámbitos” y que “Estados Unidos se enfrentará a las prácticas comerciales injustas que perjudican a los trabajadores y a las industrias estadounidenses, como las subvenciones del Estado a las operaciones y empresas estatales y el robo de la tecnología y la propiedad intelectual estadounidenses”.

En cuanto a la creciente agresividad del PCCh en el escenario mundial, Biden dijo que “mantendremos una relación fuerte en el Indo-Pacífico” e indicó que le había dicho a su homólogo chino, Xi Jinping, que “Estados Unidos no se apartará de nuestros compromisos, nuestros compromisos con los derechos humanos y nuestra libertad fundamental”. Pero agregó que también le había dicho a Xi que Estados Unidos “no busca el conflicto”.

Frente a las constantes provocaciones del régimen chino, Biden optó por una postura más suave que la de su predecesor, diciendo que Estados Unidos está “en competencia con China”. El ministerio de Asuntos Exteriores del PCCh, sin embargo, mantiene su postura dura, sin mostrar ningún aprecio por la estrategia conciliadora de Biden; al contrario, volvió a lanzar insultos en respuesta.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, responde a una pregunta durante una sesión informativa diaria del Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín el 24 de julio de 2020. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

En su rueda de prensa habitual del 29 de abril, al portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores del PCCh, Wang Wenbin, un reportero de la AFP le pidió que comente el discurso de Biden ante la sesión conjunta del Congreso. Wang respondió diciendo que Estados Unidos está tratando de “instigar la intolerancia en nombre de la ‘democracia”’, lo que dijo “no es más que un insulto y una parodia de los valores democráticos”. A continuación añadió que “Estados Unidos ha violado repetidamente las normas internacionales y el principio de mercado de la competencia leal”.

Wang no pudo hacer estas declaraciones de forma aislada, ya que los comentarios sobre estos temas necesitan la aprobación previa de la cúpula del PCCh. De la noche a la mañana, el PCCh había preparado una respuesta que estaba lista para ser anunciada en una conferencia de prensa tan pronto como comenzara la rutina diaria. Una respuesta tan inusualmente rápida indica que la cúpula del PCCh se toma este asunto muy en serio.

El 20 de abril, Xi pronunció un discurso por videoconferencia en el Foro de Boao para Asia. Durante el discurso, Xi habló repetidamente de “grandes cambios en el mundo”, “gobernanza global” y “una comunidad con un futuro compartido para la humanidad”. También dijo que el PCCh había estado en “la búsqueda de una gran unidad para todo el mundo”. Dirigiéndose a Estados Unidos dijo que “no debemos dejar que las reglas establecidas por uno o unos pocos países se impongan a otros”.

“Lo que el mundo necesita es justicia, no hegemonía”, dijo Xi en su discurso, añadiendo que “las grandes potencias deben comportarse de manera acorde con su estatus”.

Las palabras de Xi fueron claramente más asertivas que las de Biden. Xi declaró abiertamente su intención de disputar la hegemonía a Estados Unidos, mientras que Biden restó importancia a la relación adversa como una “competencia con China”.

El PCCh no responde de la misma manera cuando se enfrenta a un enfoque más suave. Naturalmente, en respuesta a la administración Biden, pasó inmediatamente a la ofensiva. Wang incluso ridiculizó a Estados Unidos en su conferencia de prensa, diciendo que no debería tener una “mentalidad de uvas agrias” hacia China.

El portavoz del PCCh, Xinhua, publicó el 29 de abril un informe relacionado titulado “Wang Wenbin dice que espera que Estados Unidos no tenga una mentalidad de uvas agrias hacia China”. Al día siguiente, Xinhua también escribió en su cuenta pública de Weibo: “Wang Wenbin dijo que es la táctica habitual de Estados Unidos inventar el llamado informe anual sobre la adhesión y el cumplimiento de los acuerdos y compromisos de control de armas, no proliferación y desarme”, citando de nuevo la respuesta de Wang a la pregunta de un periodista de China Daily en la sesión de preguntas y respuestas de su conferencia de prensa.

En el informe anual del Departamento de Estado de EE.UU., el equipo encontró que “China continuó trabajando en su sitio de pruebas de armas nucleares Lop Nur durante el año 2020”, lo que “planteó preocupaciones con respecto a su adhesión a la norma estadounidense de ‘rendimiento cero’ a la que se adhirieron Estados Unidos, el Reino Unido y Francia en sus respectivas moratorias de pruebas de armas nucleares”, debido a “la falta de transparencia de sus actividades de pruebas nucleares”.

El informe también afirma que “la República Popular China (China) no cumplió su compromiso de noviembre de 2000 con Estados Unidos de no ayudar ‘de ninguna manera a ningún país en el desarrollo de misiles balísticos que puedan utilizarse para transportar armas nucleares (es decir, misiles capaces de transportar una carga útil de al menos 500 kilogramos a una distancia de al menos 300 kilómetros)'”.

El documento también plantea preocupaciones sobre el cumplimiento de la Convención sobre Armas Biológicas por parte del PCCh. “Desde el informe de 1993 se han planteado preguntas y preocupaciones sobre su cumplimiento de la Convención”, afirma.

Técnicos en un laboratorio de investigación y desarrollo de la empresa biotecnológica china Coyote, que desarrolló el Flash 20, una prueba rápida para el coronavirus COVID-19 en Pekín el 27 de septiembre de 2020. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

Wang, por supuesto, lo negó rotundamente, diciendo que Estados Unidos estaba “haciendo comentarios gratuitos sobre las políticas de control de armas y no proliferación de otros países”, en un intento de “desviar la atención internacional y desprestigiar a otros países”. Wang también afirmó en su conferencia de prensa que Estados Unidos es “notorio por sus fechorías” y volvió a jugar el juego de eludir la responsabilidad del PCCh por la pandemia hacia Estados Unidos al preguntar: “¿Por qué (Estados Unidos) construyó tantos laboratorios biológicos en todo el mundo? ¿Cómo puede demostrar que todas sus actividades se ajustan a la Convención?”.

En su discurso ante el Congreso, Biden no fue claramente lo suficientemente duro con el PCCh y una vez más eludió la cuestión de responsabilizar al PCCh de la pandemia mundial del virus del PCCh, lo que provocó que el partido se pusiera inmediatamente a la defensiva y aumentara su actitud de “ojo por ojo” con Estados Unidos. En respuesta a las acusaciones de los funcionarios estadounidenses sobre la “diplomacia coercitiva” y la “coerción económica y militar” del PCCh, Wang replicó que “los casos clásicos de ‘acción coercitiva’ de Estados Unidos han dado lugar a guerras y disturbios y a tragedias humanas” y que el PCCh “no es un autor, sino una víctima de la ‘diplomacia coercitiva”’.

Me pregunto si el personal de Biden verá a tiempo la respuesta agresiva del PCCh. Una estrategia defensiva de “competencia” contra el PCCh no solo no lograría que éste siguiera las normas internacionales, sino que permitiría a la cúpula del PCCh mantener sus errores anteriores. La nueva administración estadounidense aún no ha desarrollado una estrategia eficaz para hacer frente a las constantes y abiertas provocaciones del PCCh en la diplomacia, los asuntos militares y la propaganda política. Si Biden quiere realmente unir fuerzas con los aliados contra el PCCh, tendrá que mostrar más valor y una estrategia más proactiva. De lo contrario, Estados Unidos puede verse en mayores problemas y su liderazgo en el mundo occidental puede quedar en entredicho.

Yang Wei lleva muchos años siguiendo de cerca los asuntos de China. Contribuye con comentarios políticos sobre China para The Epoch Times en idioma chino desde 2019.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS