El Dr. Héctor Carvallo, médico argentino, comparte su experiencia con la ivermectina

Por Joseph Mercola
03 de Febrero de 2022 5:55 PM Actualizado: 03 de Febrero de 2022 5:56 PM

Comentario

A pesar de los notables resultados registrados en Argentina, los médicos de muchos de nuestros hospitales se enfrentan al despido por prescribirlo. No se trata de una cuestión científica, sino que se ha ignorado el sentido común.

En esta entrevista, continuamos el debate sobre el COVID-19 con un experto médico de Argentina, el Dr. Héctor Carvallo, cuyo enfoque desde principios de 2020 ha sido la prevención y el tratamiento del COVID-19.

Carvallo se graduó de la facultad de medicina en 1981, el mismo año en que el sida se convirtió en una pandemia mundial. En los dos primeros años, el sida mató a 2 millones de personas. Desde 1981, ha cobrado la vida de 35 millones. Aunque estuvo oficialmente retirado durante un par de años, la pandemia de COVID en 2020 lo sacó de su retiro.

“Mi primer bautismo de fuego fue con el sida”, dice. “He dedicado mi tiempo profesional a la enseñanza y al asesoramiento. Me gradué como profesor en 1996, y trabajé como profesor de la Facultad de Medicina de Buenos Aires, que es pública. Después, fui profesor asociado de medicina interna para dos facultades de medicina privadas hasta que me jubilé hace un par de años”.

La ivermectina es un potente antiviral

Curiosamente, Carvallo tenía experiencia con la ivermectina como antiviral antes del brote de COVID. Los médicos argentinos la utilizaban contra el dengue, que es endémico en Argentina. Así que, cuando surgió el SARS-CoV-2, decidieron volver a examinar el fármaco para ver si podía ser útil.

Nos encontramos con algunos estudios que se estaban llevando a cabo en Australia, en la Universidad de Monash, por gente como la doctora Kylie Wagstaff”, dice Carvallo. “Supusimos que sería muy útil porque la virología en efecto ya lo demostraba, y decidimos —incluso antes de que publicaran sus primeros hallazgos— replicar lo que estaban haciendo, pero in vivo. Es decir, no en el laboratorio sino en seres humanos”.

A principios de abril de 2020, Carvallo y su equipo desarrollaron dos ensayos presentados a la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Uno era de preexposición (prevención) y el otro de tratamiento. En ambos casos, la ivermectina se utilizó como complemento de otros compuestos, ya que no creían que fuera una solución inmediata por sí misma.

En el caso de la prevención, utilizaron la ivermectina junto con la carragenina, un emulsionante y espesante alimentario que tiene una larga historia de uso tanto en la alimentación como en la medicina. Según Carvallo, la carragenina también tiene efectos antivirales, por lo que la ivermectina se utilizó en combinación con la carragenina tópica, administrada a través de la nariz y las membranas mucosas de la boca.

En el ensayo de tratamiento, la ivermectina se combinó con aspirina para los casos leves, aspirina y corticosteroides para los casos moderadamente graves, y enoxaparina (un fármaco anticoagulante) para los casos graves.

Estas combinaciones de fármacos se seleccionaron basándose en lo que se sabía sobre otros virus que causan efectos en la salud similares a los del SARS-CoV-2, como el efecto del rabdovirus en la neurología, el paramixovirus, que causa hiperinflamación en los pulmones, y el virus del dengue, que sobrecarga el sistema inmunitario.

El tratamiento temprano es crucial

Como tantos otros médicos, Carvallo supo desde el principio que el tratamiento temprano sería crucial y que decir a los pacientes que se limitaran a esperar en casa hasta que no pudieran respirar sería una sentencia de muerte.

“Desde el primer día que entramos en la facultad de medicina supimos que cuanto antes se trate cualquier enfermedad, más posibilidades de éxito tendrá el tratamiento”, dice. “Hay que tratar rápidamente, y de manera contundente. Es algo natural. Nadie tiene que ser un genio para saberlo. En este caso, inexplicablemente, a muchos médicos se les ha dicho que no hagan nada.

Que mantengan a los pacientes en sus casas solos con unas pocas pastillas de Tylenol —que sabemos que no sirve para nada— hasta que no puedan respirar bien. Entonces hay que remitirlos al hospital. Eso es abandono de pacientes según cualquier ley de cualquier país…

Si al doblar una esquina ves la casa de tu vecino en llamas, puedes llamar al 911. Puedes jugar a ser un héroe y entrar en la casa e intentar salvarlos. Puedes gritar pidiendo ayuda. Lo único que no debes hacer es [no hacer] nada.

Creo en cualquier intento de mantener a un paciente que no está grave, en ese estado. Lo que no puedo aceptar como médico —porque va en contra de nuestro juramento— es permanecer con los brazos cruzados hasta que esa persona empeore. Eso es criminal… Solo hay una razón para todo esto. La razón se resume en una palabra: codicia”.

 

La aspirina fue elegida por sus efectos anticoagulantes. Otra opción recomendada por los médicos estadounidenses es la NAC, un suplemento de venta libre que previene los coágulos de sangre y deshace los existentes. El NAC también tiene otros beneficios que lo hacen útil contra el COVID-19. Argentina no permite la venta de suplementos sin receta, por lo que no se utilizaron suplementos en estos ensayos concretos.

Eso no significa que digamos que no son buenos”, dice Carvallo. “Simplemente nos ajustamos a lo que había. Creemos en la eficacia de la hidroxicloroquina. Creemos en la eficacia de la azitromicina. La vitamina D, el zinc, la doxiciclina. También creemos en esos compuestos. Pero no los hemos probado”.

Actualización de la situación en Argentina

Hasta ahora, solo cinco de las 24 provincias de Argentina han autorizado estos protocolos basados en la ivermectina para la prevención y el tratamiento temprano, pero al menos eso es mejor que en Estados Unidos, donde la ivermectina es rechazada completamente. En muchos hospitales estadounidenses, los médicos que se atreven a recetarla se enfrentan al despido.

Como era de esperar con algo que realmente funciona, esas cinco provincias están obteniendo mejores resultados en términos de tasas de infección, hospitalizaciones y muertes. En una provincia, la tasa de mortalidad se redujo a un tercio en menos de un mes, en medio del brote, cuando no había vacunas disponibles.

Argentina no empezó a desplegar sus vacunas contra COVID hasta marzo de 2021, y la campaña de vacunación ha sido lenta. Carvallo estima que no más del 40% de la población ha recibido dos dosis hasta ahora.

Cree que la lentitud de la vacuna se debe, en parte, a los problemas logísticos y, en parte, a la preocupación por la seguridad. “Mucha gente ha preferido utilizar métodos alternativos en lugar de las vacunas”, afirma. Sin embargo, es posible que Argentina siga avanzando para que las inyecciones sean obligatorias.

“¿Sabes qué? Hacer obligatorio un experimento y utilizar los medios de comunicación para convencer a todo el mundo de que lo utilice no es nuevo”, dice Carvallo. “Se hizo durante la segunda guerra mundial. Lo hicieron Josef Mengele y Joseph Goebbels.

Uno hacía los experimentos que quería con la gente que no tenía esperanza y en los campos. El otro era un ministro de propaganda que convencía a todo el mundo de que todo estaba bien… Eso es lo que estamos viendo. Olvidémonos de la ciencia: se ha despreciado el sentido común”.

El propio Carvallo acabó aplicándose la vacuna contra el COVID, ya que se le exigía una prueba de vacunación para viajar a Europa. Para contrarrestar cualquier posible efecto secundario, sigue tomando aspirina para prevenir los coágulos de sangre e ivermectina. “Sigo usando la ivermectina”, dice, “la uso desde hace más de un año”.

Esquema de dosificación recomendado

En EE.UU., la ivermectina ha sido objeto de burla y se ha desvirtuado como medicamento para animales. En realidad, está aprobada para uso humano desde hace décadas, y ganó el Premio Nobel de Medicina en 1995, momento en el que se consideró un medicamento milagroso.

“Incluso gente de los CDC ha dicho: ‘No eres un caballo. No eres una vaca. ¿Por qué deberías usar Ivermectina?”. dice Carvallo. “Yo les contestaría que si consideran que la ivermectina es solo de uso veterinario, no son ni caballos ni vacas, son asnos. Lo cierto es que utilizamos la ivermectina semanalmente para la preexposición, es decir, para la prevención. La dosis es de 0.2 mg por kilo [de peso corporal. Para calcular las libras en kilos, divida entre 2.2 su peso en libras].

Ajustamos la dosis al peso del paciente. Una de las peores comorbilidades para alguien que contrae el virus es la obesidad. No se puede dar la misma dosis a una persona delgada y a una persona obesa o con obesidad mórbida. Así que nos ajustamos a eso.

Lo usamos una vez a la semana. Ahora que delta está apareciendo en Sudamérica, estamos considerando reducirla a tres o cuatro días entre dosis. ¿Sabes por qué la usamos semanalmente? Porque la ivermectina actúa durante 3.5 días. Durante los otros tres días, usted estará expuesto.

Puede contraer el virus, pero incluso antes de que el virus pueda replicarse lo suficiente como para pasar del periodo de incubación al de invasión, volverá a tomar ivermectina. Por lo tanto, no sabrás que existe. Ni siquiera se dará cuenta de que ha contraído la enfermedad. Su sistema inmunitario se habrá [encontrado] con el virus y empezará a crear inmunidad…

Seguimos con esos cuatro meses. Paramos un par de meses porque la ivermectina se acumula en el tejido graso. Después de dos meses sin usarla, volvemos a empezar”.

Carvallo también señala que la inmunidad natural es mucho más fuerte que la inmunidad artificial creada por las vacunas contra COVID. Esto no es ninguna sorpresa, porque así ha sido siempre con todos los demás virus. La clave está en evitar que la infección se afiance con fuerza. Con un tratamiento temprano, superará la infección sin problemas y tendrá una inmunidad sólida y probablemente de por vida.

Cómo abordar las preocupaciones sobre la toxicidad

En cuanto a la seguridad de la ivermectina, en los estudios realizados en África se han utilizado dosis 10 veces superiores a los 0.2 mg/kg recomendados para el COVID, sin efectos tóxicos. La hidroxicloroquina, en cambio, tiene un margen de seguridad mucho más estrecho. Esto es bien conocido, y fue claramente utilizado para desacreditar el medicamento. Como explica Carvallo:

“Lo que hicieron con la hidroxicloroquina para desacreditarla fue fácil. La hidroxicloroquina también es muy útil contra el COVID. Pero el margen de seguridad es estrecho. Lo que hicieron fue utilizar el triple de la dosis para causar toxicidad. Había 200 estudios a favor de la hidroxicloroquina.

Había un estudio que hablaba de la toxicidad, y toda la comunidad científica del mundo se aferró a ese. Eso es una locura. En el caso de la ivermectina, había una brecha tan grande entre la seguridad y la toxicidad que no podían hacer eso. Así que la descartaron”.

Ahora, hay formulaciones de la ivermectina para animales. No las utilice, ya que suelen contener polietilenglicol (PEG), que es tóxico para los humanos. Irónicamente, las inyecciones de COVID contienen PEG. Muchos son alérgicos a esta sustancia, por lo que la anafilaxia es un efecto secundario grave tan común de las vacunas.

Ahora es el momento de tomar el control de su salud

Carvallo es uno de esos raros individuos que ha podido realizar investigaciones que otros no pueden en este momento. Está jubilado, así que no tiene financiación ni carrera que perder. Espera que, con el tiempo, más médicos vuelvan a pensar por sí mismos y a su juramento de no hacer daño, y que se centren en lo que es mejor para sus pacientes en lugar de la burocracia que actualmente dicta lo que pueden y no pueden hacer.

Según las proyecciones, podríamos ver miles de millones de personas morir o quedar permanentemente discapacitadas por estas inyecciones experimentales. ¿Cómo vamos a ocuparnos de todos ellos? ¿Quién va a pagar sus cuidados? Los programas de ayuda social de Estados Unidos —Seguridad Social, Medicare y Medicaid— ya están al borde de la quiebra.

Según el doctor David Martin, los programas de pensiones y los programas de ayuda social se agotarán en 2028, y cuando se queden sin dinero, la industria farmacéutica también se colapsará, ya que son los principales beneficiarios de estos programas. Medicare y Medicaid pagan la mayor parte de la dependencia de los medicamentos en Estados Unidos.

Así que, en pocos años, nos enfrentaremos a una convergencia de colapsos en múltiples frentes, y al mismo tiempo, grandes porciones de la población pueden estar gravemente enfermas y depender totalmente de estos sistemas para su supervivencia.

La sociedad también requiere todo tipo de infraestructuras, y si grandes porciones de la sociedad están lisiadas o muertas, la sociedad se colapsará solo por la falta de trabajadores cualificados. Por lo tanto, los mandatos de vacunas contra COVID están claramente empeorando una situación ya precaria, ya que el sistema financiero estaría colapsando de todos modos.

Lo mejor que cualquiera puede hacer ahora mismo para prepararse para esta convergencia de colapsos es centrarse en su salud. Asegúrese de estar tan sano como pueda. Asegúrese de optimizar su nivel de vitamina D, por ejemplo, y evitar las toxinas de todo tipo. Acostumbrarse a cultivar algunos de sus propios alimentos también sería una buena idea, al igual que buscar formas de proteger sus activos de jubilación.

Más información

Para saber más sobre la ivermectina, puede descargar un libro electrónico gratuito creado por Carvallo y su equipo. Contiene no solo sus estudios argentinos, sino también otros artículos científicos revisados por expertos que detallan los beneficios de la ivermectina en la lucha contra el COVID-19. Puede encontrar el libro bilingüe (inglés y español), “Ivermectin in COVID-19: Prophylaxis and Treatment”, en iniciatherapeutics.com.

Referencias

Journal of Biomedical Research and Clinical Investigation November 17, 2020; 2(1.1007) (PDF)

Datos de OpenVAERS al 24 de septiembre de 2021

SKirsch.io/vaccine-resources

Z3News October 2, 2021


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.