El enigma de Voynich, el manuscrito medieval más misterioso del mundo, ¿se resolvió?

14 de Septiembre de 2017 Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

El texto medieval más misterioso del mundo, un manuscrito de 600 años de antigüedad ha puesto en jaque a muchos investigadores desde hace más de un siglo. Diversos especialistas han tratado de descifrar el manuscrito de Voynich, pero solo hasta ahora parecen haber encontrado la luz al final del túnel.

Nicholas Gibbs, investigador británico profesional de Historia y experto en manuscritos medievales de medicina, ha estudiado los antiguos textos del manuscrito por tres años. Él afirma que el documento es un manual de salud para una dama ‘acomodada’  que buscaba tratamientos para afecciones ginecológicas, de acuerdo con Dailymail.

“El manuscrito está lleno de ilustraciones de plantas exóticas, estrellas y misteriosas figuras humanas, así como muchas páginas escritas en un texto desconocido”, explica la publicación.

El manuscrito de Voynich contiene ilustaciones de plantas exóticas, estrellas misteriosas, símbolos zodiacales, figuras humanas y escritos indescifrables. (Wikimedia Commons)
El manuscrito de Voynich contiene ilustaciones de plantas exóticas, estrellas misteriosas, símbolos zodiacales, figuras humanas y escritos indescifrables. (Wikimedia Commons)

El manuscrito fue descubierto en un monasterio italiano en 1912 y los criptógrafos han tratado de descifrar el texto durante décadas. Las pruebas por radiocarbono sugieren que fue escrito a principios del siglo XV

Cómo se resolvió el enigma

Gibbs dijo que después de descubrir que el texto está escrito con ligaduras en latín, llegó a la conclusión de que se trataba de un manual de medicina porque encontró en el Voynich las mismas palabras ‘dominantes’ aparecieron en otros documentos médicos.

Mediante el estudio de latín medieval, Gibbs, descubrió que cada caracter representaba una palabra abreviada, y no una letra.

Gibbs pudo comprender que estaba escrito con ligaduras latinas y que cada caracter representaba una palabra, no una letra. (Wikimedia Commons)
Gibbs pudo comprender que estaba escrito con ligaduras latinas y que cada caracter representaba una palabra, no una letra. (Wikimedia Commons)

Las ligaduras latinas desarrolladas como atajos en la escritura, se han utilizado desde tiempos griegos y romanos. Muchos de éstos se habían encontrado en otros tratados médicos, explicó.

Qué contiene el manuscrito

“Se cree que el manuscrito muestra una serie de ingredientes para recetas con las cantidades requeridas” afirma Dailymail. Aunque hay otros que creen que contiene recetas mágicas.

La propia Universidad de Yale lo cataloga como un “texto científico o mágico escrito en un lenguaje no identificado, cifrado, aparentemente basado en minúsculos caracteres romanos”,  registrándolo entre la colección de libros raros de la Biblioteca Beinecke, como mencionamos en un artículo previo.

Tocar el Voynich es una experiencia […]Es un libro que tiene un aura de misterio que cuando lo ves por primera vez … te llena de una emoción que es muy difícil de describir.

Lo cierto es que el Voynich es una mezcla de escritura y dibujos de plantas extrañas y mujeres elegantes desnudas. Las imágenes de mujeres desnudas y plantas curativas también sugirieron que se relaciona con aromaterapia.

Además, estas ilustraciones gráficas de remedios vegetales, cartas zodiacales e instrucciones sobre baños termales indican que quien escribió el documento tenía un buen conocimiento de la medicina medieval, afirma Gibbs.

Las intrigantes imágenes del manuscrito han llamado la atención de los investigadores. Parece que algunas de las ilustraciones muestran procedimientos de baños curativos para el tratamiento de afecciones ginecológicas. (Wikimedia Commons)
Las intrigantes imágenes del manuscrito han llamado la atención de los investigadores. Parece que algunas de las ilustraciones muestran procedimientos de baños curativos para el tratamiento de afecciones ginecológicas. (Wikimedia Commons)

Aunque Gibbs pudo notar algunos instrumentos utilizados para tratamientos médicos como la presencia de cilindros de cocinas medievales y vasos para infusiones, entre otros, aún no ha podido traducir bien las recetas. El principal problema, parece ser la falta de correspondencia con los  índices.

Gibbs escribió más a profuundidas acerca de su trabajo para el Times Literary Supplement.

El misterioso manuscrito Voynich

El manuscrito fue descubierto en un monasterio italiano en 1912 y los criptógrafos han tratado de descifrar el texto durante décadas. Las pruebas por radiocarbono sugieren que fue escrito a principios del siglo XV.

Después de pasar por varios propietarios, en 1912 llegó a manos de un librero de Londres llamado Wilfrid Voynich, quien era un vendedor de libros nada confiable, según Gibbs.

Se cree que animó a los chiflados y teorías de conspiración que envolvieron al manuscrito. Incluso pretendió que había sido escrito por Roger Bacon, un fraile y filósofo del siglo XIII que ocultaba sus trabajos en código, así la iglesia podría descifrar lo que había escrito.

Desde 1912 que fue descubierto, después de pasar por varias manos, el enogmático manuscrito sigueintrigando a los especialistas y a los amantes de lo insólito. (Wikimedia Commons)
Desde 1912 que fue descubierto, después de pasar por varias manos, el enogmático manuscrito sigueintrigando a los especialistas y a los amantes de lo insólito. (Wikimedia Commons)

El texto es ampliamente valorado por los criptógrafos, quienes al no reconocer la escritura asumieron que era un código; pero el problema fue que ninguno de ellos era historiador y no sabían sobre manuscritos medievales.

Su fama ha hecho que se haga referencia a este misterioso ejemplar en novelas como Indiana Jones, e incluso en juegos electrónicos.

En agosto del año pasado, Siloé, una pequeña editorial española consiguió los derechos para clonar el documento. Solamente se harán 898 fascímiles, reproducciones exactamente iguales al original, y seguramente los amantes del misterio estarán esperando por ellos.

“Tocar el Voynich es una experiencia”, dijo Juan José García, director de Siloé. “Es un libro que tiene un aura de misterio que cuando lo ves por primera vez … te llena de una emoción que es muy difícil de describir”, agregó.

TE RECOMENDAMOS