El espectáculo más brillante de la naturaleza: las auroras boreales en Finlandia

Por KEVIN REVOLINSKI
20 de Febrero de 2021
Actualizado: 20 de Febrero de 2021

Impredecibles e incomparables, como cortinas mágicas ondeando en el viento solar, las auroras boreales son una experiencia popular de la lista de deseos que la gente suele anticipar y soñar durante años.

Aunque no es necesario ir hasta el norte para ver el brillante despliegue cósmico de las auroras boreales —las he visto tan al sur como Milwaukee—, ciertamente ayuda. Es mejor cazarlas donde los cielos están libres de la contaminación lumínica y atmosférica provocada por el hombre, donde las ondas resplandecientes se elevan más lejos, por encima de la cabeza o en espiral hasta llenar el cielo por completo.

El mirador que los Salonen han apodado “Steve”, situado en lo alto de su complejo turístico, Aurora Holidays, durante el mes de marzo. (Fotografía de Rayann Elzein)

Uno de esos lugares perfectos es Utsjoki, situado a 280 millas al norte del Círculo Polar Ártico, en la cima de Laponia, el extremo norte de Finlandia. Aquí el Teno —el río Tenojoki, rico en salmones— marca la frontera entre Finlandia y Noruega, situándose incluso al norte del pueblo de Papá Noel (que se encuentra en Rovaniemi, la capital de Laponia).

El río Teno en octubre. (Cortesía de Aurora Holidays)

Los observadores de aves acuden en primavera en busca de frailecillos y especies migratorias. A finales del verano, cuando el sol de medianoche aún permanece en el horizonte, las moras están en su temporada y los excursionistas recorren los collados —altas colinas con terreno similar a la tundra— mientras los pescadores locales buscan salmones. Pero a medida que los cielos se oscurecen con noches más largas, se acerca la temporada de las Luces.

Mika alimenta a sus renos. (Fotografía de Rayann Elzein)

Vacaciones con auroras

Tiina Salonen y Mika Länsman llevan más de 15 años viviendo en Utsjoki. Tiina se trasladó aquí desde Turku, en el suroeste, y la herencia de su marido Mika está aquí mismo, con el pueblo indígena sami. En 2016, fundaron Aurora Holidays, una pequeña empresa turística local.

Los renos durante el mes de marzo. (Fotografía de Rayann Elzein)

Su propiedad se encuentra a menos de 10 minutos al este de la pequeña Utsjoki, a orillas del caudaloso Teno, frente a Noruega. El objetivo de su negocio es “perseguir las auroras boreales”, una tarea complicada, pero que parecen haber dominado. Nadie puede controlar el tiempo o la aparición de la principal atracción y, sin embargo, solo un grupo en seis años no fue capaz de ver las luces, durante una semana inusual y obstinadamente nublada.

El restaurante del hotel sirve platos abundantes, como sopa hecha con salmón del río local. (Cortesía de Aurora Holidays)

La primera regla, me dice Tiina, es “ser paciente. Pueden aparecer y desaparecer de repente”. Uno puede meterse dentro de casa y perderse el momento perfecto. Hay que abrigarse y esperar. Pero las nubes no se pueden discutir, y aquí es donde entra en juego la “cacería”. Los guías cuentan con una sólida red de compañeros afines que comparten información. Si está nublado delante de la puerta de su cabaña, pero está despejado a 45 minutos en la carretera, se suben a la furgoneta y se van.

Un espectáculo de auroras boreales sobre el mirador del resort durante el mes de marzo. (Fotografía de Rayann Elzein)

Un mirador cerrado, al que han llamado cariñosamente “Steve”, se encuentra en la cima de las colinas, justo al sur, por encima del complejo y del valle del río, con una amplia vista del horizonte en todas las direcciones. Llegar hasta allí requiere un esfuerzo de 40 minutos a pie o con raquetas de nieve, aunque está previsto ofrecer en el futuro transporte en trineo con motos de nieve. Cuando el cielo se llena en todas las direcciones, los cielos radiantes parecen parpadear más allá de la punta de los dedos.

Una caminata de medianoche en un día largo cuando el sol aún no se ha puesto. (Cortesía de Aurora Holidays)

La temporada de las luces

Las auroras boreales son visibles desde finales de agosto hasta principios de abril. Antes de eso, la noche es demasiado corta o incluso inexistente en julio. Pero Tiina y Mika no venden paquetes durante toda la temporada.

“Los hemos visto hasta abril, pero queremos que los huéspedes vengan cuando tengan una oportunidad real de ver las luces. De mediados de septiembre a marzo”, dice Tiina.

Aurora Holidays dispone de un restaurante. (Fotografía de Rayann Elzein)
El salón del restaurante en el resort. (Cortesía de Aurora Holidays)

La mayoría de la gente piensa que tiene que hacer frío, pero el otoño es templado y ofrece reflejos en los ríos y lagos no congelados, mientras el suelo sigue siendo oscuro sin nieve. A medida que se acerca el invierno y el hielo se desarrolla, las noches polares se alargan. Desde el 27 de noviembre hasta el 17 de enero, aproximadamente, el sol nunca sale por el horizonte, y se pueden cazar las auroras boreales a partir de las 3 de la tarde. (Sin embargo, no son permanentes; durante el día finlandés, las luces pueden aparecer sobre América del Norte).

Una vista aérea de la glorieta y sus alrededores durante la temporada de otoño en septiembre. (Fotografía de Rayann Elzein)

Elegir el destino

Tanto si se dirige a Finlandia, Canadá, Alaska o Islandia, elija bien.

“No se fije únicamente en el precio. Busque gente que se preocupe”, dice Tiina. “No hacemos esto solo por dinero. Podríamos hacerlo mucho más fácil con menos dinero. Pero realmente intentamos hacerlo realidad, poniendo todo lo que podemos en la semana para que sea el mejor momento”.

Alineadas a lo largo de la ribera del río, las cuatro cabañas de Aurora Holidays (con dos camas individuales en cada uno de los dos dormitorios) cuentan con modestas cocinas, baños y saunas independientes, y una especie de vestíbulo donde uno puede quitarse la ropa de invierno antes de entrar en la cabaña con calefacción. Otros dos apartamentos completan la oferta. Un cenador con calefacción y una impresionante parrilla de leña se encuentra casi al borde del río.

Una caminata otoñal con los colores de la temporada. (Cortesía de Aurora Holidays)

El restaurante sirve abundantes comidas de menú fijo con ingredientes locales, como reno (Mika mantiene una manada), bacalao del Océano Ártico, salmón del río que pasa por la cabaña, carne de granja familiar y pollos de corral. Los paquetes incluyen hasta cuatro personas (pero se pueden añadir dos camas más para grupos más grandes), además de las comidas, los transportes y las excursiones nocturnas en busca de luces.

“Esto es algo que se puede hacer cuando las cosas vuelvan a la normalidad”, dice Tiina. “Incluso si se reserva ahora para el año que viene, el reembolso está garantizado”.

Recuerda a un grupo que trajo música, tocando a Beethoven con las franjas de verde brillante ondulando arriba.

“He visto luces grandes, luces pequeñas, luces que salen de repente de la nada”, dice. “Pero lo que lo hace grande es cuando las ves con alguien que ha esperado toda su vida para verlas. La gente se pone muy contenta”.

Kevin Revolinski es un ávido viajero, entusiasta de la cerveza artesanal y aficionado a la cocina casera. Es autor de 15 libros, entre ellos “The Yogurt Man Cometh: Tales of an American Teacher in Turkey” y su nueva colección de cuentos, “Stealing Away”. Vive en Madison, Wisconsin, y su sitio web es TheMadTraveler.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS