El establishment republicano se erige con DeSantis

Salvar a nuestra cleptocracia
Por Stu Cvrk
14 de Noviembre de 2022 8:51 PM Actualizado: 14 de Noviembre de 2022 8:51 PM

Opinión

Las elecciones intermedias han dilucidado muchas cosas. Una de las revelaciones es la definición real de uno de los principales temas de campaña de los demócratas en este ciclo electoral; por ejemplo, los votantes deben votar por los demócratas para “salvar nuestra democracia”. Lo que se ha revelado es que la verdadera intención era salvar nuestra cleptocracia y que los socios menores del Unipartido—el establishment republicano—fueron cómplices.

Exploremos la premisa.

Elecciones pasadas

Las primeras elecciones intermedias de los presidentes demócratas Bill Clinton y Barack Obama proporcionan un punto de referencia de lo que lógicamente debería haber ocurrido en 2022.

En 1994, los republicanos tomaron el control del Congreso de Estados Unidos por primera vez desde 1952, consiguiendo 8 escaños en el Senado y 54 en la Cámara en un repudio directo a las políticas de Clinton. Clinton incumplió su promesa de ser un “nuevo demócrata” al firmar un aumento de impuestos y prohibir las armas de asalto, al tiempo que dejaba que su esposa impulsara la nacionalización del sistema médico de Estados Unidos a través del peyorativamente apodado “Hillarycare”. Como resultado, los republicanos bajo el liderazgo de Newt Gingrich pudieron nacionalizar las elecciones a través del “Contrato con Estados Unidos”. El resultado fue una ola electoral a favor de los republicanos.

Para 2010, el movimiento populista del Tea Party había surgido para propinar a Obama y los demócratas otra gran derrota política en una ola electoral. El Tea Party surgió en oposición directa al gasto deficitario masivo de Obama y los demócratas (que no logró producir la recuperación económica prometida por los economistas keynesianos) y la aprobación del Obamacare a través de subterfugios (ver aquí sobre el fraude al Senador republicano de Alaska Ted Stevens). Gracias en gran parte al movimiento Tea Party, los republicanos ganaron 63 escaños en la Cámara de Representantes, lo que supuso la mayor ola electoral desde 1948. En el Senado ganaron siete escaños republicanos, pero no los suficientes para obtener el control.

A raíz de las elecciones de 2010, quedaron al descubierto profundas divisiones en el Partido Republicano luego de que Mitch McConnell y sus aliados marginaran y socavaran con éxito a los populistas del Tea Party en favor de los donantes de Wall Street y de la Cámara de Comercio de EE. UU. donantes del establishment del Partido Republicano. Astutos observadores políticos discernieron la división entre “los republicanos de Main Street y Wall Street”, pero fue necesaria la presidencia de Trump para exponer el concepto de una cleptocracia unipartidista.

Y esa división ha quedado aún más expuesta a raíz de las elecciones intermedias de 2022.

Los resultados de 2022 desafían la lógica

La reversión casi completa de Joe Biden de las políticas de Donald Trump resultó en un perjuicio importante a la seguridad nacional y económica de Estados Unidos: un gasto deficitario masivo que empequeñece lo que Clinton y Obama fueron capaces de firmar como ley (lo que llevó a la inflación más alta de Estados Unidos en 40 años), una avalancha de extranjeros ilegales y el correspondiente aumento de las tasas de criminalidad, cierres económicos dirigidos por los demócratas que destruyeron vidas y negocios, el apoyo de los demócratas al acoso sexual del LGBTQI+ en el sistema de educación pública, el aumento de la división racial, la narrativa demócrata de “desfinanciar a la policía” que llevó a un aumento de las tasas de criminalidad (especialmente en las ciudades demócratas), y el cierre de la industria del petróleo y el gas en EE. UU. en aras de las mismas políticas ecológicas que están destruyendo las economías en Europa y otros lugares.

Estas cuestiones deberían haber hundido al Partido Demócrata en 2022, pero en su lugar han dado lugar (como parece hasta ahora) a que los republicanos ganen una estrecha mayoría en la Cámara de Representantes, con el control del Senado que se determinará en una segunda vuelta en Georgia entre el demócrata en funciones Raphael Warnock y el aspirante republicano Herschel Walker.

Los resultados de las elecciones desafían la lógica, dado que las políticas de Biden y los demócratas han llevado a la economía a la ruina en los últimos 20 meses. Casi todos, excepto los muy ricos, sienten los efectos: los precios de la gasolina son el doble (o más, dependiendo del estado) de lo que eran cuando Biden asumió el cargo, mientras que los precios de los alimentos se han disparado. No importa el precio de otros productos básicos que están impulsando la tasa de inflación básica, las muertes de familiares y amigos inducidas por el fentanilo y el acoso sexual de los niños en los distritos escolares públicos controlados por los demócratas.

Foto de la época
Las boletas son procesadas por un trabajador electoral en el Departamento de Elecciones del Condado de Clark en North Las Vegas, Nevada, el 10 de noviembre de 2022. (Mario Tama/Getty Images)

Además, los resultados específicos fueron más que un poco desconcertantes. Por ejemplo:

El sobreviviente de un derrame cerebral John Fetterman—quien fue destruido en el único debate realizado con el retador republicano Dr. Mehmet Oz, y que iba por detrás en las encuestas al llegar el día de las elecciones—ganó por arte de magia el escaño en el Senado de Estados Unidos en Pensilvania.

A pesar de las tendencias de las encuestas a favor del republicano Doug Mastriano antes del día de las elecciones, el demócrata Josh Shapiro obtuvo una victoria sorprendentemente grande en la contienda electoral por el cargo de gobernador de Pensilvania.

Dos gobernadores demócratas de izquierdas de “cierres” ganaron la reelección por márgenes significativos en Nueva York y Michigan.

Una carrera reñida para el Senado de EE. UU. en New Hampshire (según prácticamente todas las encuestas) se convirtió en una derrota para el titular demócrata.

Los problemas del sistema electoral del condado de Maricopa (Arizona), identificados por primera vez en 2020, reaparecieron con fuerza en 2022, lo que resultó en resultados inciertos que cuestionan los datos de las encuestas. La candidata republicana a la gobernación, Kari Lake, ganaba por 11 puntos en algunas encuestas antes de las elecciones, pero la contienda electoral aún no ha sido definida a esta fecha.

Aviso anticipado de peligro

Los resultados en un estado fueron consistentes con las encuestas y las predicciones antes del día de las elecciones y proporcionaron la clave para explicar los resultados ilógicos en muchos otros estados. Florida fue una victoria absoluta para los candidatos republicanos en casi todos los ámbitos, desde la abrumadora victoria en la reelección del gobernador en ejercicio Ron DeSantis hasta la victoria en la reelección sorprendentemente fácil del senador Marco Rubio, y la elección de 20 republicanos para la Cámara de Representantes (frente a 16 escaños republicanos en el actual Congreso).

Esta ola republicana de Florida también fue lo que los encuestadores y expertos independientes predijeron para otros estados. ¿Por qué ocurrió la ola en Florida pero no en otros lugares (excepto en bastiones republicanos como Dakota del Sur y Wyoming)?

Lo que estuvo ausente del libro de jugadas de los demócratas en Florida fueron los votos por correo, los buzones, la recolección de boletas electorales y el registro el mismo día que los demócratas aceleraron durante el temor del COVID-19 en 2020. El pequeño y sucio secreto es que los resultados en Florida casi seguramente se darían también en otros estados, si esos estados se hubieran deshecho de esas prácticas que destruyen la integridad electoral. El contraste entre Florida y los estados gobernados por los demócratas, como Pensilvania, Michigan, Nueva York y Minnesota, es muy marcado en lo que respecta a la forma en que se llevaron a cabo las elecciones.

Como ha explicado el bloguero Mark Bradman (conocido como Conservative Treehouse), los resultados de las elecciones de 2022 pueden explicarse por la diferencia entre boletas y votos. Los estados dirigidos por demócratas concentran sus esfuerzos electorales en acumular la mayor cantidad de boletas de cualquier procedencia (incluidas las ilegales). En cambio, los estados dirigidos por republicanos se enfocan en obtener la mayor cantidad de votos válidos de los votantes legales.

Se ha demostrado que el proceso de recolección de boletas de los demócratas es un éxito en todos los lugares donde lo han intentado, lo que explica muchos de los resultados sorprendentes de este año que desafiaron las encuestas, incluidos los mencionados anteriormente.

bandera de arizona mujer
Una mujer ondea una bandera estadounidense para saludar a los automovilistas mientras se dirigen a votar en las elecciones intermedias de EE. UU. en el Centro Cultural César Chávez en San Luis, Arizona, el 8 de noviembre de 2022. (Sandy Huffaker/AFP a través de Getty Images)

Reflexiones finales

¿La maquinaria demócrata se derrumbó en Florida o había algo más en marcha? La narrativa política resultante a partir del 9 de noviembre refleja los intereses comunes tanto del Partido Demócrata como del Partido Republicano. Esa narrativa es que DeSantis está en ascenso, mientras que los fracasos de los candidatos republicanos en otros estados “prueban” que la influencia política de Trump ha alcanzado su tope.

Tanto el establishment republicano como el Partido Demócrata han estado tratando de deshacerse de Trump durante años. Y los movimientos de los republicanoslos expertos autodenominados conservadores, los demócratas y muchas opiniones en los grandes medios de comunicación son inquietantemente consistentes tras las elecciones intermedias. El proceso para apartar a Trump a favor de DeSantis de cara al 2024 ya está en marcha.

Uno de los principales apoyos de DeSantis (y de otros en el establishment republicano) es Ken Griffin, director ejecutivo de la empresa de inversiones Citadel. Como informó Politico dos días antes de las elecciones, Griffin invirtió USD 60 millones en el ciclo electoral de 2022 para apoyar a los candidatos republicanos del establishment. Con respecto a Trump, Griffin declaró: “Por una letanía de razones, creo que es hora de pasar a la próxima generación”. Y eso incluye apoyar a candidatos que “despunten la vena del populismo que ha complicado la relación del partido con el mundo corporativo”.

DeSantis ya consiguió el apoyo del ala Bush del Partido Republicano (incluido Jeb Bush). Y muchos otros, como el exredactor de discursos de Bush, Marc Thiessen, están ayudando a la causa, como se señala aquí.

Hacer a un lado a Trump resuelve los problemas del establishment republicano y de los donantes como Griffin. Están muy contentos de volver a hacer tratos con los demócratas y estafar a los estadounidenses del Main Street mediante el robo de dólares de los contribuyentes. Eso significa el habitual status quo ante Trump, con exenciones y subsidios de impuestos corporativos, el derramamiento de dólares de los contribuyentes por la ratonera de Ucrania (y de regreso a los bolsillos del Unipartido), futuros rescates bancarios y corporativos para aquellos que son “demasiado grandes para quebrar”. interminables proyectos de ley de gastos gigantescos, y continuas resoluciones llenas de carne de cerdo.

Está muy claro que el establishment republicano y el Partido Demócrata están alineados para “salvar nuestra cleptocracia”. ¿Los populistas que componen el movimiento America First serán marginados por esta alianza impía? No descarten a Trump todavía.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.