El estrés laboral es perjudicial porque usted así lo desea

A menudo pensamos que nuestra situación laboral causa nuestro estrés, pero generalmente son nuestros pensamientos acerca de nuestra situación laboral los que tienen la culpa.
Por Jeff Garton
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

Un estudio reciente de Korn Ferry descubrió que el estrés laboral está en aumento. Esto se debe en parte a que las personas están mal informadas sobre las causas y la prevención del mismo.

Busque en Google el término “estrés laboral” y verá que se define como una reacción emocional a la infelicidad causada por circunstancias difíciles. Pero no se deje engañar por esta definición engañosa a la que le falta una parte crucial de la realidad.

Aunque es cierto que el estrés laboral es una reacción emocional, este no es simplemente causado por circunstancias difíciles. Las dificultades pueden ser descritas más precisamente como el detonante. Desencadenan los pensamientos que finalmente crean reacciones emocionales y el estrés resultante.

El estrés es una forma de respuesta mental. Comienza con un pensamiento que se genera para interpretar la realidad y luego las emociones siguen inmediatamente después. El estrés se controla a través del dominio del pensamiento. En lugar de permitir que un pensamiento cause tensión emocional, se lo reemplaza con uno que cree bienestar emocional.

Tipos de estrés, síntomas y consecuencias

Esta profunda verdad del estrés es una información esencial debido a sus riesgos y consecuencias.

Para ser claros, no estamos hablando de buen estrés (eustrés). Este tipo de estrés está asociado con estar motivado por el desafío de aprender cosas nuevas y hacer lo que usted piensa que es agradable.

Esto contrasta con el mal estrés (angustia). Este tipo de estrés está asociado con la exposición a situaciones que usted cree que no puede disfrutar. Este último puede ser mortal, pero no antes de causar estragos en su salud mental y emocional.

¿Pero qué pasa si podemos cambiar una forma de estrés por otra? Esa sería una capacidad crucial teniendo en cuenta el alto precio del estrés en nuestra sociedad.

Los estudios han encontrado que los costos médicos son 50 por ciento más altos para los empleados con altos niveles de estrés, lo que puede causar trastornos del sueño, dificultades para concentrarse, problemas estomacales, rabietas, arrebatos de ira, desanimo, dolores de cabeza, fatiga muscular, trastornos alimenticios, ansiedad, depresión, enfermedades crónicas y enfermedades cardíacas.

Una investigación de la Universidad de Princeton también encontró que, durante períodos de estrés prolongado, partes del cerebro literalmente se encogen y pueden debilitar la capacidad para sobrellevar y pensar correctamente. Es durante los períodos de estrés cuando es más probable que usted tenga accidentes, se involucre en el abuso de sustancias, se aísle de sus compañeros de trabajo y hasta pueda experimentar discordia, relaciones rotas y pensamientos de suicidio.

El Instituto Americano del Estrés informa que las causas principales del estrés laboral son la carga de trabajo (48 por ciento), problemas personales (28 por ciento), balance entre la vida laboral y personal (20 por ciento) y la inseguridad laboral (6 por ciento).

Por supuesto, como ya hemos comentado, el estrés no es causado realmente por esas cosas, sino por la forma en que la gente piensa sobre esas cosas.

En total, hay dos grandes categorías de factores estresantes o desencadenantes.

Estrés Físico: trabajar en turnos alternados, estar inmóvil por largos períodos, carecer de suficientes descansos, tareas altamente repetitivas, trabajo de ritmo rápido, e incluso problemas ambientales como mala iluminación, ruido fuerte, y la temperatura de su espacio de trabajo.

Estrés psicológico: conflictos no resueltos, acusaciones falsas, supervisión deficiente, falta de reconocimiento, instrucción y comunicación insuficiente, compañeros de trabajo poco amigables, política de oficina, intimidación, acoso, discriminación, reglas de trabajo ridículas, demandas y plazos, y muchos más.

Los factores de estrés físico pueden tener consecuencias fisiológicas, por lo que debemos tener en cuenta que éstas implican un impacto tanto fisiológico como psicológico.

Algunas sugerencias para superar el estrés se centran en la actividad física, como respirar profundo, tomar un descanso, meditar, dormir más y hacer ejercicio, cambiar la dieta y cuando todo lo demás falla, cambiar de trabajo o buscar ayuda profesional.

Otras recomendaciones para enfrentar el estrés animan a cambiar la forma de pensar. Aconsejan concentrarse en lo que se puede controlar y deje ir lo que no se puede. No tomar las cosas tan en serio, buscar lo que está saliendo bien y reconocer que las cosas podrían ser peores.

Estas afirmaciones mueven hacia el control de los pensamientos, lo cual es un prerrequisito para la autorregulación de las emociones, una práctica a la que el estimado psicólogo Abraham Maslow se refería como autotrascendencia.

Piensas intencionalmente en crear emociones que te ayuden y usas estas emociones para motivarte a superar tus factores estresantes. Más recientemente, la psicóloga Susan Farrow se refirió a esto como “afrontamiento centrado en el significado”.

La solución de Farrow es similar a la de Maslow y se considera lo último y más avanzado en el manejo del estrés. Cuando ocurre un factor estresante, no se permite que desencadene un pensamiento habitual. En su lugar, usted le asigna al factor estresante un significado mejor de lo que normalmente lo haría. Tal como Maslow sugirió, usted piensa intencionalmente en crear tranquilidad emocional en lugar de tensión.

Por ejemplo, si un compañero de trabajo le pide ayuda urgente, el pensamiento habitual podría ser: “¿Por qué cree que puede pedirme ayuda en lugar de hacerlo él mismo? Ya estoy muy ocupada”. El nuevo y mejor pensamiento puede ser, “John encuentra este trabajo mucho más difícil que yo, es genial que tenga las habilidades para ayudar a mi compañero de trabajo y aun así cumplir con mis propios plazos”.

Las emociones más beneficiosas incluyen el amor, la alegría, el optimismo, la emoción, el entusiasmo, la gratitud, el coraje, la confianza y la satisfacción. Cada una es una opción que puedes crear pensando intencionalmente en cualquier situación, no importa lo difícil que sea.

En lugar de vivir y trabajar en respuesta a tus factores estresantes y lo que les da poder, elige vivir y trabajar en respuesta a lo que piensas sobre tus factores estresantes, lo que te da poder sobre ellos. Si lo haces, entonces estarás aliviando el estrés en lugar de causarlo, y salvándote de todo tipo de problemas potenciales de salud.

Jeff Garton es un autor con sede en Milwaukee, coach profesional certificado y exejecutivo de Recursos Humanos y proveedor de capacitación. Tiene una maestría en comunicación organizacional y administración de personal público. Es creador del concepto e instrucción de la satisfacción profesional. Twitter: @ccgarton.

*****

Mira a continuación:

El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad

TE RECOMENDAMOS