El factor islámico en 1492

El Islam desempeñó un papel importante en la decisión de España de contratar a Colón para encontrar una nueva ruta a la India
Por James Gorrie
11 de Octubre de 2021
Actualizado: 11 de Octubre de 2021

Comentario

En el mundo actual de la corrección política y la ignorancia histórica que parece acompañarla, las fuerzas motrices del crítico año de 1492 siguen siendo mal caracterizadas y en gran medida no reconocidas. El Día de Colón de 2021 parece el día perfecto para revisar la narrativa sobre Colón y las fuerzas impulsoras del descubrimiento del Nuevo Mundo.

Tres grandes acontecimientos de 1492

Es importante recordar que en 1492 se produjeron tres acontecimientos muy importantes. En primer lugar, las fuerzas españolas, a las que se unieron otros cristianos europeos, expulsaron a los últimos gobernantes musulmanes de la península ibérica y de Europa occidental. Tras 800 años de ocupación por parte de los invasores islámicos del norte de África, “Al Andalus”, como el califato musulmán se refería a la joya española en el imperio islámico, había desaparecido. Pero los intentos islámicos de conquistar Europa continuarían hasta el 11 de septiembre de 1683, cuando fueron derrotados a las puertas de Viena. (Una coincidencia bastante obvia —una de tantas, como veremos).

En segundo lugar, la Inquisición española estaba llegando a su apogeo. Esta lúgubre mancha en la historia de España consistía en la conversión forzosa de los judíos españoles y en castigos crueles y tortuosos para los que se resistían antes de morir o ser expulsados de España.

En tercer lugar, un marinero de Génova llamado Cristóbal Colón convenció a la corona española de Fernando e Isabel para que financiara su búsqueda de una nueva ruta hacia la India y China.

Una confluencia de acontecimientos

Históricamente, a lo largo de un milenio, la región mediterránea sirvió de vasto mercado para tres continentes y las rutas comerciales orientales. El comercio con Asia era una importante fuente de ingresos para el Imperio Romano. Sin embargo, el ascenso del Islam en el siglo VII perturbaría gravemente el funcionamiento de ese mercado y la riqueza de las naciones europeas durante los siguientes mil años.

De esa nueva realidad surgieron varios puntos de inflexión importantes.

En 1453, el poderoso Imperio otomano musulmán conquistó finalmente Constantinopla, la capital del Imperio romano de Oriente. Las relaciones entre Europa y el califato islámico eran tensas y a menudo hostiles. El imperio marítimo veneciano quedó bajo el dominio otomano. Como consecuencia, las rutas de las especias hacia la India y otras partes del este se cerraron o se hicieron más costosas en cuanto al pago de tributos al califato y resultaba peligroso para los comerciantes cristianos europeos.

Como es lógico, el exitoso derrocamiento del dominio musulmán por parte de España en 1492 hizo que los comerciantes españoles tuvieran muchas dificultades para viajar a través del territorio islámico hacia la India y China. En 1488, los barcos portugueses prefirieron navegar alrededor de África en lugar de afrontar los riesgos de las rutas comerciales controladas por los islámicos.

Pero la navegación por el Cuerno de África era de por sí cara y traicionera. Fernando e Isabel sabían que los ingresos nacionales de España dependía de encontrar una nueva ruta hacia Oriente. El momento de Colón fue perfecto y bastante coincidente.

Más que una coincidencia

Pero, ¿fue sólo una coincidencia?

Difícilmente. Colón estaba en la corte española desde la década de 1480 y era muy consciente de la Inquisición en curso.

Además del antisemitismo de los católicos, la persecución de los judíos por parte de la Corona española puede haber sido también impulsada por el miedo y la envidia. Durante siglos, los judíos prosperaron en la España islámica y se encontraban entre los más ricos e influyentes. Es probable que el miedo a que no fueran leales a la corte cristiana también existiera en cierta medida.

Pero también, la corona española necesitaba reemplazar los ingresos perdidos de las rutas comerciales a través de tierras islámicas hostiles que ya no eran una opción para ellos. Sin duda, la riqueza de los judíos era una fuente de financiación conveniente, que incluía el pago de la ambición de Colón por explorar. Ambos factores pueden haber sido importantes en su empeño por encontrar una nueva ruta comercial hacia Oriente.

La necesidad de los judíos

Además, es muy posible que el propio Colón fuera judío. Aunque era de Génova, hablaba con fluidez el español, lo que puede apuntar a un antecedente familiar de refugiados judíos hispanohablantes que llegaron a Génova tras huir de la Inquisición española a mediados del siglo XV. Además, en el árbol genealógico de Colón estaban presentes nombres judíos como Abraham y Jacob por parte de su madre.

Más casualmente, gran parte de su tripulación eran conversos, judíos que se habían convertido sinceramente —o no— al catolicismo en aquellos peligrosos tiempos. Y, por último, el día en que zarparon era el día en que todos los judíos debían salir legalmente de España. Es posible que Colón buscara un lugar mejor para que los judíos vivieran. Seguramente también se conocían entonces las historias de los marineros escandinavos que exploraban Terranova y el continente norteamericano unos 500 años antes.

La hostilidad obliga al descubrimiento

Pero de todos estos factores que forzaron la mano de los monarcas españoles, fue la antipatía del Imperio Islámico hacia la Europa cristiana la que desempeñó el papel más importante. Como ocurre tan a menudo en la historia, la necesidad juega un papel en la invención y el descubrimiento. Si las rutas comerciales orientales hubieran seguido siendo accesibles, relativamente seguras y económicas para España, no habría surgido la necesidad de encontrar otras rutas.

Pero no fue así.

España necesitaba mantener la viabilidad económica. También necesitaba competir con sus rivales europeos. Las fuerzas islámicas inhibieron la capacidad de España para hacer cualquiera de las dos cosas, y literalmente la empujaron hacia el oeste, a través del Océano Atlántico. Asimismo, la hostilidad española hacia los judíos fue una motivación probable para que Colón encontrara una nueva tierra en la que pudieran vivir los judíos.

El resultado de ambas influencias hostiles cambió el mundo para siempre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS