El FBI encontró documentos clasificados en la residencia de Trump, según un inventario

Por Zachary Stieber
12 de Agosto de 2022 6:06 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2022 6:06 PM

El FBI incautó de 11 paquetes de documentos clasificados en la residencia de Florida del expresidente Donald Trump, según un inventario hecho público el 12 de agosto.

Los agentes retiraron aproximadamente 20 cajas, incluyendo materiales marcados como clasificados, documentos etiquetados como alto secreto y otros designados como secretos, según el recibo de los materiales, que fue obtenido por The Epoch Times.

Cuatro paquetes de documentos estaban marcados como alto secreto. Tres estaban marcados como confidenciales. Tres estaban marcados como secretos.

No se proporcionaron otros detalles sobre los documentos en el recibo.

Los agentes también se llevaron carpetas de fotografías, una nota manuscrita, la concesión de clemencia firmada por Trump para Roger Stone, información relativa al “presidente de Francia” y un “posible expediente presidencial”.

Estaban ejecutando una orden que decía que las fuerzas policiales podían llevarse “todos los documentos y registros físicos que constituyan pruebas, contrabando, frutos del crimen u otros artículos poseídos ilegalmente” en violación de tres leyes federales, incluyendo cualquier registro gubernamental y/o presidencial creado entre el 20 de enero de 2017 y el 20 de enero de 2021.

La orden judicial también se hizo pública por primera vez el viernes.

Trump escribió en Truth Social que todos los documentos fueron desclasificados.

Las tres leyes que pueden haber sido violadas, según los documentos recién revelados, son: una que prohíbe el mal manejo de la información de defensa; otra que prohíbe ocultar, remover, destruir o intentar ocultar registros de los Estados Unidos; y otra que hace ilegal la destrucción, alteración o falsificación de registros en investigaciones federales y bancarrota.

Estas leyes conllevan posibles penas de cárcel de 10, 3 y 20 años, respectivamente.

Los materiales de la orden judicial no mencionaban la Ley de Registros Presidenciales, que había sido el centro de algunas especulaciones sobre la redada.

Según esta ley, los registros presidenciales deben pasar automáticamente a la custodia del archivero de EE. UU. en cuanto un presidente deja su cargo.

La declaración jurada en la que se basa la orden de registro, o el formulario de un agente de la ley que explica al juez por qué es necesaria la orden de registro, sigue estando protegida.

Registros encontrados en enero

Según el exarchivista David Ferriero, ya se había descubierto que Trump poseía registros clasificados.

Después de que la Administración Nacional de Archivos y Registros organizara el traslado de 15 cajas de registros presidenciales de Mar-a-Lago a mediados de enero, un inventario de algunos de los artículos reveló elementos “marcados como información clasificada de seguridad nacional”, dijo Ferriero a la representante Carolyn Maloney (D-N.Y.) en una carta un mes después.

Ferriero también dijo que en las cajas había registros rotos.

El personal de la administración se puso en contacto con el Departamento de Justicia a raíz del descubrimiento.

Los agentes del FBI visitaron en junio Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, para buscar material clasificado, dijo la abogada de Trump Christina Bobb a The Epoch Times después de la redada. Se les permitió inspeccionar lo que quisieran.

“No se había ocultado nada y no se les había ocultado nada, lo que hace que esto sea aún más ridículo”, dijo.

Trump dijo el viernes que el FBI “no necesitaba ‘incautar’ nada”, y añadió: “Podrían haberlo tenido cuando quisieran sin tener que jugar a la política e irrumpir en Mar-a-Lago”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.