El fenómeno del “Niño costero” y sus implicancias en Perú

31 de Marzo de 2017 Actualizado: 31 de Marzo de 2017

El ‘Niño costero’, un fenómeno climático que se ha venido dando desde principios de año, afectó en especial la costa de Perú y parcialmente el margen occidental de los Andes.

Afirmar que el Niño costero es el causante de los desastres, es ignorar que el calentamiento global -producto del cambio climático- produce cambios en todo tipo de ecosistema. Esto quiere decir que también es afectado el ecosistema marino, tal como se observa en las costas entre Piura, Tumbes y el sur de Ecuador, donde confluyen las corrientes caliente y fría del Pacífico, señaló Antonio Zambrano, coordinador general del Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático en un informe de Mongabay Latam del 22 de marzo del 2017.

El fenómeno climático producido en Perú se ha producido por el calentamiento del mar, haciendo que las corrientes que fueron frías, y que atraviesan el océano pacífico de sur a norte,  eleven su temperatura. Este evento causó que ingresen vientos cálidos provenientes de Ecuador y que se elevara la temperatura del mar sobre los 21 grados centígrados reportó el vocero oficial del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (ENFEN), el doctor Dimitri Gutiérrez Aguilar en el mismo informe.

El calentamiento del mar norteño produce más humedad en el cielo que la habitual. Dicha humedad deviene en intensas lluvias  que inundan las ciudades y centros poblados peruanos.

El SENAMHI, organismo adscrito al Ministerio del Ambiente, informó que la presencia de “el Niño costero” en el verano moduló en gran medida las lluvias y condiciones térmicas principalmente en la vertiente occidental del país. Su rápida formación, principalmente de origen atmosférico, estuvo asociada al debilitamiento de vientos del sur e incursión de vientos del norte de características cálidas y húmedas, lo cual propició el desplazamiento de aguas cálidas tropicales hacia nuestra región costera, fortaleciendo procesos de realimentación océano-atmosférica en conjunción con la estacionalidad de las lluvias.

El mismo organismo prevé que “el Niño costero” se extienda hasta abril (Comunicado Oficial ENFEN N°006-2017). La temperatura superficial del mar frente a la costa norte podría alcanzar valores hasta los 29°C, lo cual favorecerá la presencia de lluvias fuertes en la costa norte de Perú.

El Niño costero  está focalizado solo en Perú y Ecuador. Al respecto Takahashi declara a Mongabay Latam: “Lo que sucede ahora (el Niño costero) no es producido por las ondas Kelvin (ondas calientes) de las costas del Pacífico oeste, provenientes de Australia, y que tienen un alcance hasta el Pacífico central (Fenómeno El Niño), sino por un evento meteorológico estrictamente local, frente a las costas de Perú y Ecuador”.

Para el doctor Dimitri Gutiérrez Aguilar, vocero oficial del ENFEN, la razón por la que el Niño costero y el fenómeno del Niño son diferentes, es que tratándose del fenómeno del Niño común, las ondas calientes (ondas Kelvin) tardan en llegar a las costas del Pacífico  entre 3 y 4 meses y esto daba espacio para la prevención, en cambio en el Niño costero la temperatura aumentó de un momento a otro, señaló en el informe.

Cuál fue el impacto del Niño costero

Los damnificados superan los 118.000 y los fallecidos superan las 80 personas, según informe de daños del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), con datos actualizados al 29 de marzo.

Lugares afectados 12 departamentos, 97 provincias, 818 distritos.
Daños a la vida y la salud 97 fallecidos, 20 desaparecidos, 350 heridos
Daños a la población 124.909 damnificados, 829.565 afectados
Viviendas colapsadas e inhabitables 13.826 destruidas, 14.498 inhabitables, 162,216 afectadas

Según Mongabay Latam el ‘Niño costero’ ha impactado las 24 regiones de Perú, y la policía Nacional realizó más de 18.000 rescates y auxilios por las inundaciones.  Las regiones más afectadas son Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Ica y Lima, y la amazonia como Amazonas y San Martín.

Se pudo prevenir el desastre

En cuanto a si se pudo prevenir este desastre, al ingeniero civil Jorge Bustamante, especialista en desarrollo territorial y recursos hídricos del Colegio de Ingenieros del Perú, explicó en una entrevista con Mongabay Latam: “Los huaicos e inundaciones continuarán, pero con una buena ingeniería urbana y rural se pueden disminuir sus efectos. Lo importante son las quebradas que son activadas con las intensas lluvias. Las aguas no son correctamente canalizadas al río o al mar. Las quebradas deben estar acondicionadas para tener un cauce suficientemente grande para resguardar el gran volumen de agua de las lluvias y así evitar que se rebalsen y no se den las inundaciones. Existen modelos para estos canales especiales, pero no se han ejecutado”.

“Debimos haber aprendido de los fenómenos del Niño pasados. Sabemos que no es lo mismo, pero también produjeron inundaciones como las de ahora”, advierte.

De acuerdo al registro histórico del fenómeno el Niño del Ministerio del Ambiente, “en los últimos cinco siglos ha habido por lo menos 120 episodios el Niño, según las investigaciones históricas recopiladas por Quinn W., Neal V. y Antúnez de Mayolo S. 1986, 1987; IMARPE, 1999; INDECI, 2002, 1997-1998, concluyó el ingeniero Bustamante.

TE RECOMENDAMOS