El general Milley debería irse

Por Conrad Black
05 de Octubre de 2021
Actualizado: 05 de Octubre de 2021

Comentario

Las recientes acciones y revelaciones sobre la conducta del jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, pueden ser los mayores actos de insubordinación de un oficial de muy alto rango en la historia militar de Estados Unidos.

Milley aparece sobrecargado en su uniforme, con más condecoraciones que los generales Marshall, Eisenhower y MacArthur juntos. Los hombros de Milley lo identifican como un Ranger y un paracaidista.

Si eso no hubiera sido en plena campaña electoral, él habría sido despedido por su participación en una escandalosa denuncia del paseo a la Iglesia Episcopal de San Juan cerca de la Casa Blanca del presidente y muchos otros altos funcionarios, el día después del esfuerzo de los “manifestantes pacíficos” por quemarla.

Su llamada telefónica a su homólogo en la República Popular China prometiendo avisarle si el presidente al que Milley servía atacaba a China, al igual que su charla con la rabiosamente partidista presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, en la que ambos se refirieron al presidente como “un loco”, y el intento de interponerse en la cadena de mando en relación con las armas nucleares. Todos estos fueron graves actos de insubordinación que merecieron la destitución sumaria.

A pesar de abrazar el carro inferior de la nueva administración, en su testimonio en el Congreso la semana pasada, Milley y otros afirmaron haber advertido al presidente Biden de las consecuencias de su propuesta de retirada de Afganistán.

Milley es sumamente indiscreto al autopromocionarse sin cesar con chismes políticos escabrosos como Bob Woodward, al tiempo que afirma sin tapujos ante el Congreso que no leyó los libros en los que se le cita tanto.

Él debe aceptar alguna responsabilidad por la debacle en Afganistán o dimitir en protesta por haber sido desautorizado por el presidente. Él y los demás jefes de servicio deberían también rendir cuentas de por qué Estados Unidos va a la zaga de China y Rusia en materia de misiles hipersónicos y por qué han actuado con tanta lentitud para reducir la vulnerabilidad de los portaaviones de la clase Nimitz y de las bases del Lejano Oriente, especialmente Guam, al fuego de misiles sofisticados.

Tampoco hay que disculparlo a él y a otros responsables por la promoción de la teoría crítica de la raza en las Fuerzas Armadas. Es una formulación vergonzosa.

No político y profesional

Junto a la autoría principal de la Declaración de Independencia, el logro de Thomas Jefferson por el que merece la mayor gratitud, pero que rara vez la recibe, es la creación de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point. Con ella se pretendía dotar al país de un cuerpo de oficiales apolítico y altamente profesional y en general el había conseguido ambos objetivos.

Nunca se pretendió prohibir a los oficiales superiores la vida política de Estados Unidos, sino solo garantizar que los oficiales en servicio activo no se involucraran en la política. Jefferson sabía, por el ejemplo del presidente Washington, que los oficiales superiores con éxito eran candidatos políticos muy deseables, aunque Washington era obviamente excepcionalmente meritorio.

Por supuesto, la mayor controversia político-militar estadounidense se produjo entre MacArthur y el presidente Truman en 1950, después de una de las mayores operaciones militares del siglo XX: MacArthur había desembarcado casi cien mil hombres tras las líneas norcoreanas en Inchon en menos de una hora y la invasión norcoreana al Sur se derrumbó en diez días.

Las órdenes que recibió MacArthur del presidente y de las Naciones Unidas, cuyas fuerzas comandaba, eran proceder a cruzar el paralelo 38 y atravesar Corea del Norte con la presunta intención de reunificar el país.

En medio de esta operación intervino fuertemente el Ejército Popular de Liberación, esencialmente un ejército guerrillero que había ganado el año anterior la Guerra Civil de China, de casi 30 años de duración. La inteligencia militar había asegurado a MacArthur que esa penetración de China sería imposible. Las fuerzas de las Naciones Unidas (más del 90% surcoreanas y estadounidenses) se vieron obligadas a retroceder brevemente más allá de Seúl, la capital surcoreana, pero MacArthur reconquistó esa ciudad y estabilizó la línea en la demarcación original entre Corea del Norte y Corea del Sur.

Como se le había encomendado la misión de reunificar Corea, él no vio por qué debía cambiar su misión, aunque el presidente y otros líderes aliados vacilaron ante la idea de llevar a cabo una guerra contra China.

En términos militares, MacArthur tenía sin duda razón. Un poco más de esfuerzo de Occidente habría unificado Corea; Chou En-lai confirmó al presidente Nixon en 1972 que Stalin no habría movido un dedo para ayudar a los chinos. MacArthur también estaba básicamente en lo cierto cuando dijo al Congreso, después de que Truman le despidiera, que no se podía enviar a un ejército de reclutas a los confines de la tierra arriesgando sus vidas por cualquier propósito que no fuera la victoria claramente en el interés nacional.

“En la guerra no hay nada que sustituya a la victoria”, es famosa su frase ante el Congreso. Sin embargo, no era aceptable que criticara las políticas del presidente públicamente como lo hizo y Truman no tuvo otra alternativa que destituirlo, aunque podría haberlo hecho de forma más elegante, dada la distinción de MacArthur, (lo que hizo que su destitución fuera un acto de suicidio político por parte de Truman).

Oficiales en la política

Nueve presidentes de Estados Unidos fueron generales: Jackson, los dos Harrison, Taylor, Pierce, Grant, Hayes, Garfield, Eisenhower, y dos fueron oficiales superiores: el capitán McKinley y el coronel Theodore Roosevelt. También Estados Unidos ha tenido los vicepresidentes (coronel) Richard M. Johnson, (general) Charles Gates Dawes; los secretarios de Estado, (coronel) Henry L. Stimson, los generales George C. Marshall, Alexander M. Haig y Colin L. Powell; y los candidatos presidenciales no exitosos, los generales Lewis Cass (1848), Winfield Scott (1852), George B. McClelland (1864), Winfield Hancock (1880) y el primer candidato presidencial republicano, el coronel Charles Fremont (1856).

Tradicionalmente, se considera que los generales estadounidenses que han prestado un servicio conspicuo están por encima de los partidos, son patriotas demostrables, evidentemente son personas íntegras dotadas de altas cualidades de liderazgo y son dignos de confianza e incorruptibles.

La única ocasión moderna en la que hubo un rastro de un oficial superior activo participando en la política partidista fue cuando en 1944 el general Douglas MacArthur respondió a la pregunta de un congresista de Nebraska y luego al senador republicano Arthur Vandenberg, que estaba disponible para la nominación presidencial republicana pero que, por supuesto, debido a su posición oficial y geográfica no podía realizar una campaña activa. Sin embargo, cedería a una expresión espontánea de la voluntad nacional de que se convirtiera en presidente.

La idea de que MacArthur imaginaba que podía retener el mando en el suroeste del Pacífico mientras se postulaba como candidato ausente contra el comandante en jefe en ejercicio es ilustrativa de cuán superior era el juicio militar del general a su juicio político. Roosevelt consideraba que MacArthur era un potencial “hombre a caballo” y no un creyente totalmente comprometido en la democracia, pero lo estimaba como un comandante militar y creía que MacArthur estaba tan desconectado del electorado popular que sería un oponente ideal. Roosevelt, que se postulaba para su cuarto mandato, fue imbatible.

El general Milley, a diferencia de todos los mencionados anteriormente, no ha sido realmente un general de combate, aunque se da aires de tal: “No nací siendo un general de cuatro estrellas”, dijo para asegurar a los senadores que alguna vez había estado en zonas de guerra.

Cuando le preguntaron por qué no había dimitido cuando el presidente rechazó su consejo sobre Afganistán, respondió: “Mi padre no dimitió en plena acción en Iwo Jima”. El combate en Iwo Jima requería un gran heroísmo y dimitir frente al enemigo habría sido una deserción.

Él no debería aferrarse a los muebles de su despacho después de comandar un desastre como lo hizo y cuando su presidente mismo niega que él le dio los consejos que dice haberle dado, ambos deberían irse. Al menos Biden puede hacer que Milley se vaya.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS