El genio de Leonardo da Vinci brilla más que nunca

Por GABRIELE NEHER
19 de Mayo de 2021
Actualizado: 19 de Mayo de 2021

Rara vez hay maestros antiguos más venerables (y venerados) y reconocibles al instante que Leonardo da Vinci. Pero pensar en Leonardo como un viejo maestro —con todas sus connotaciones de ser estirado, tradicional, de alguna manera anticuado y aburrido— es hacer una grave injusticia con este hombre extraordinario. No hay nada rancio ni predecible en un hombre cuyas debilidades personales irritaban y frustraban a sus contemporáneos tanto como su brillantez y creatividad los deslumbraban y asombraban. Una cosa es segura: fuera lo que fuera Leonardo, viejo y aburrido no era.

¿El talento de da Vinci no tiene fin? Retrato de Leonardo da Vinci, después de 1510, por Francesco Melzi. (Dominio público)

Hace dos años, el 2 de mayo de 2019, se cumplieron 502 años de la muerte de Leonardo en Amboise (Francia), y este hito se celebró con un aluvión de actividades que incluyeron —en el Reino Unido— una brillante e imaginativa serie de 12 exposiciones simultáneas en todo el país, cada una de ellas con 12 dibujos de Leonardo da Vinci extraídos de la Colección Real de Windsor.

El dibujo permite comprender cómo este pionero, que desafió todas las expectativas, veía el mundo que le rodeaba, por lo que no hay celebración más adecuada de su vida que exponer 144 imágenes de Leonardo.

Sería divertido hacer un poco de turismo por las exposiciones de Leonardo, ya que cada una de las 12 exposiciones se centra en un tema específico.

El Museo y Galería de Arte de Bristol, por ejemplo, alberga los dibujos relacionados con los animales y sus movimientos, entre los que se encuentra el realmente cautivador “Gatos, leones y un dragón” (hacia 1513-18), que debería terminar con cualquier sugerencia sobre la condición de maestro anticuado atribuido a Leonardo.

Gatos, leones y un dragón, hacia 1513-18. Pluma y tinta aguada sobre tiza negra. (Royal Collection Trust/(c) Her Majesty Queen Elizabeth II 2018)

Leonardo está observando a un gato que se acicala, pero finalmente lo que plasma ya no es un gato, sino el más encantador dragoncito cuyas sinuosas curvas reflejan las del gato en la misma hoja de papel. La mente de Leonardo nunca se detuvo, y es a través de sus dibujos que se puede ver la mente de un artista que podía pintar la majestuosa “Última cena” y divertirse mucho garabateando gatos.

Aprendiz de taller

Los comienzos de Leonardo como artista siguieron la ruta tradicional del aprendizaje en el taller de un maestro consolidado, en este caso, el estudio de Andrea del Verrochio, un artista de gran éxito en la órbita de la familia Médicis, que era tan consumado hombre de negocios como artista.

El taller renacentista fomentaba una multitud de talentos. En un momento dado, un taller podía ejecutar imágenes a medida para un rico mecenas y, al mismo tiempo, colaborar con otro taller frescos decorativos a gran escala o en trabajos estructurales, o diseñar y producir decoraciones efímeras de papel maché dorado para un banquete. Se esperaba que los artistas fueran capaces de producir diseños exquisitos para joyas, ropa y libreas de animales para los adinerados mercaderes de la Florencia renacentista. Al mismo tiempo, también elaboraban las populares bandejas de nacimiento que se regalaban a las madres para celebrar el nacimiento de un hijo y cuadros para un mercado más barato, copiaban diseños heráldicos y dibujaban mapas.

Los talleres del Renacimiento prosperaron gracias a la variedad de habilidades reunidas bajo un mismo techo por un maestro como Verrochio. El equipo era más fuerte que la suma de sus partes individuales, y se sostenía gracias a sus aprendices. Sin embargo, Leonardo destacó como maestro de todos los oficios, como el artista que no destacaba en un arte, sino en todos.

Artista de la corte

Leonardo era muy consciente de su extraordinario talento y del valor que tenía para los mecenas, y así lo expuso en una carta en la que solicitaba empleo en una de las cortes más ricas de Europa, la de Ludovico el Moro Sforza, duque de Milán.

Una escena en un arsenal, hacia 1485-90. Pluma y tinta sobre trazos de tiza negra. (Royal Collection Trust/(c) Her Majesty Queen Elizabeth II 2018)

En ella habla de su experiencia en el diseño y la construcción de artillería de campaña eficaz y de puentes Bailey, esboza sus habilidades en muros de zapatas y paisajismo, su experiencia como arquitecto y escultor, y también promete que puede hacer “en pintura lo que sea, tan bien hecho como cualquier otro, sea quien sea”.

El duque de Milán nombró a Leonardo para su corte, y fue en la corte de Sforza donde Leonardo, a la edad de casi 30 años, pasó las dos décadas siguientes pintando sus obras más conocidas (la “Mona Lisa”, “La última cena”, “La Virgen de las rocas” y la encantadora “Dama del armiño”). Al mismo tiempo, trabajaba en el encargo más importante para su mecenas: el moldeado de una estatua ecuestre de tamaño natural en honor al padre de Sforza.

Como artista, Leonardo no se comparaba únicamente con sus contemporáneos, sino que sus verdaderos competidores eran los grandes maestros de la antigüedad clásica. Y la única manera de conseguir una fama duradera a través de su obra era conseguir que sus obras, especialmente el monumento a Sforza, se convirtieran en ejemplares. Éstas pretendían ser demostraciones insuperables de sus habilidades y conocimientos.

El mayor legado que dejó Leonardo de sus años milaneses son sus cuadernos y dibujos (entre los que se encuentran algunos de los que ahora se exponen), y uno de los motivos de estos dibujos era su afán por dominar todo lo que pudiera necesitar para ejecutar mejor ese monumento.

Necesitaba comprender la anatomía del animal y de su jinete. Sus cuadernos muestran los más extraordinarios estudios de anatomía humana y animal, movimiento y expresión, con Leonardo volviendo una y otra vez al mismo motivo, trabajando sin cesar en minúsculas variaciones.

Para fundir el gran monumento, necesitaría comprender el comportamiento de los metales, el fuego y los minerales, así como los procesos mecánicos de fundición e izado del monumento. Así que estudió las máquinas, dibujó las existentes, mejoró los diseños antiguos e inventó otros nuevos. Leonardo quería conocer las minucias de las texturas, pero también necesitaba comprender un paisaje de forma holística.

Los cuadernos son enciclopédicos en sus temas e impresionantes en su complejidad y belleza. La incesanteidad de sus dibujos es la clave para entender el atractivo intemporal de este gran artista.

Leonardo murió hace 502 años en Amboise, en la corte de Francisco I, donde se retiró tras trabajar para algunos de los mayores mecenas de principios del siglo XVI. Viajó con el ejército de César Borgia y dibujó algunos de los primeros mapas a vista de pájaro.

Mapa de la Valdichiana, hacia 1503-4, de Leonardo da Vinci. Acuarela, pluma y tinta, lavado de tinta sobre tiza negra. (Royal Collection Trust/(c) Her Majesty Queen Elizabeth II 2018)

Estuvo en la corte papal de León X (Giovanni de’ Medici), experimentando con dispositivos mecánicos de relojería y centrándose cada vez más en su estudio de los fenómenos meteorológicos, como las nubes y los diluvios, pero la única constante fue el dibujo.

Así que disfrute de estos dibujos que han llegado a través de más de 500 años de historia del arte y aprecie que está viajando dentro de la mente del mayor “hombre del Renacimiento”.

Gabriele Neher es profesora asociada de historia del arte en la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS