El genocidio en Xinjiang

Por Callista L. Gingrich
21 de Marzo de 2021
Actualizado: 21 de Marzo de 2021

Opinión

En Xinjiang, ubicado al oeste de China, el Partido Comunista Chino está trabajando agresivamente para erradicar la fe y la cultura de los uigures y otras comunidades de minorías étnicas predominantemente musulmanas.

El 10 de marzo, el senador estadounidense Marco Rubio presentó una declaración escrita para una audiencia de la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional titulada “Una minoría religiosa esclavizada: Abordando la complicidad de las empresas estadounidenses en el trabajo forzado uigur”. Él escribió: “Cuando un régimen priva a un pueblo de su derecho a practicar su fe libremente, está privando a ese pueblo de su plena humanidad. Los están apartando de las tradiciones que sustentaron a sus antepasados ​​y definieron quiénes son como pueblo. Esta es precisamente la razón por la que Beijing ha apuntado a los uigures”.

Las prácticas religiosas y culturales de los uigures representan amenazas significativas para el poder y la autoridad absolutos que el Partido Comunista Chino busca mantener sobre Xinjiang–un componente geográfico crítico para la Iniciativa de la Franja y la Ruta de USD 1 billón del PCCh.

Los uigures han estado viviendo en el este de Turkestán, lo que ahora se conoce oficialmente como la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, desde el siglo VI. Xinjiang fue incorporada formalmente al Imperio chino por la dinastía Qing en 1884. Después del colapso de la dinastía Qing y que China se vio envuelta en la inestabilidad política, hubo intentos de establecer estados musulmanes independientes en la región. Finalmente, después de que el Partido Comunista Chino tomó el control de China en 1949, Xinjiang fue recuperada y “pacíficamente liberada”.

Siempre ha habido hostilidades entre el Partido Comunista de China y los uigures. Después de un ataque a puñaladas en una estación de tren en 2014 por separatistas uigures, las tensiones se intensificaron. El gobierno regional de Xinjiang respondió al incidente con el lanzamiento de una campaña titulada “Golpear duro contra el extremismo violento”.

Desde 2016, cuando el exalto funcionario del Partido Comunista en el Tíbet se convirtió en el jefe del Partido en Xinjiang, la evidencia ha demostrado que el PCCh está utilizando el “contraterrorismo” como una excusa sin mérito para cometer un genocidio masivo para asegurar su control sobre el oeste de China.

El Partido Comunista de China está erradicando sistemáticamente el Islam en Xinjiang. Como consecuencia de las políticas gubernamentales, 16,000 mezquitas han sido destruidas o dañadas, según un informe de 2020 del Instituto Australiano de Política Estratégica. Esto equivale al 65 por ciento del número total de mezquitas en Xinjiang.

Además, el Partido Comunista de China ha establecido campos masivos de concentración en los que se han encarcelado entre 1,8 y 3 millones de uigures desde 2018. Es dentro de estos campos de “reeducación” donde el Partido Comunista Chino erradica por la fuerza a los prisioneros de su fe, su cultura y su dignidad humana. Estas víctimas deben rechazar el Islam, declarar su lealtad al Partido Comunista Chino y aprender mandarín. Los presos están sujetos a torturas, abusos y, en algunos casos, a la muerte. También ha habido testimonios de mujeres sobrevivientes que describen casos trágicos de abuso sexual y violación organizada. Se ha solicitado a las mujeres, incluidas las que están fuera de los campamentos someterse a controles de embarazo, dispositivos intrauterinos, abortos forzados, y procedimientos de esterilización.

El Partido Comunista de China también ha convertido las casas de los uigures en cárceles, a través de una iniciativa llamada “Emparéjense y conviértanse en familia”. Para 2018, este programa de alojamiento en casas de familia había colocado a más de 1 millón de funcionarios del gobierno chino en los hogares de los uigures para monitorear su comportamiento e imponer el laicismo a estas familias.

Además, según el Dr. Adrian Zenz, investigador principal en estudios de China para la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, Beijing está cambiando su enfoque hacia la “asimilación coercitiva a largo plazo” mediante la institución de varios programas de trabajo.

El Dr. Zenz testificó ante la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional durante la audiencia del 10 de marzo que uno de los programas de trabajo de China traslada a los trabajadores agrícolas rurales al trabajo del sector secundario o terciario. En otro programa, los que han sido liberados de los campos de concentración pasan al trabajo forzado.

Olivia Enos, analista senior de políticas de la Heritage Foundation, testificó además que, según las leyes estadounidenses e internacionales, las prácticas de trabajo forzado del Partido Comunista Chino son una forma de tráfico de personas. Su testimonio hizo referencia a informes que indicaban que los uigures se ven obligados a trabajar en fábricas en los campos de concentración y participar en programas de transferencia de trabajo. Según el testimonio de la Sra. Enos, la definición legal del tráfico de personas requiere la presencia de “fuerza, fraude o coerción”.

Como consecuencia de estos programas, las madres y los padres son separados de sus familias, mientras que sus hijos y ancianos son colocados en instalaciones de cuidado y alojamiento administradas por el estado. Los menores, incluso los que son tan pequeños como bebés o niños pequeños, se colocan en entornos educativos que promueven la ideología política del Partido Comunista Chino al tiempo que prohíben las prácticas religiosas.

Se ha descubierto que las atrocidades que el Partido Comunista Chino está cometiendo contra los uigures y otras poblaciones de minorías étnicas musulmanas en Xinjiang violan todas las disposiciones de la Convención sobre Genocidio de las Naciones Unidas. Las prácticas y tradiciones religiosas y culturales de estas comunidades están siendo destruidas sistemáticamente por el Partido Comunista Chino.

El exsecretario de Estado Mike Pompeo emitió una declaración en enero de 2021 de que el Partido Comunista Chino está cometiendo genocidio y crímenes de lesa humanidad en Xinjiang, designación con la que están de acuerdo la administración Biden y el secretario de Estado Antony Blinken.

El genocidio del Partido Comunista Chino contra los uigures y otras minorías étnicas musulmanas es una tragedia devastadora. Estados Unidos debe continuar oponiéndose a estos horribles ataques a la libertad religiosa y a la dignidad humana e invitar a nuestros socios y aliados a unirse en oposición para poner fin a la violencia y opresión del PCCh en Xinjiang.

De Gingrich360.com.

Callista Louise Gingrich es una empresaria, autora, productora de documentales y diplomática que se desempeñó como embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede de 2017 a 2021.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS