El gobierno no puede obligar a vacunarnos contra el COVID

Por Wesley J. Smith
01 de Mayo de 2021
Actualizado: 01 de Mayo de 2021

Para los tecnócratas, el poder autocrático asumido por el gobierno durante la crisis de COVID tuvo el mismo efecto que el de la sangre en el mar para los tiburones, ellos están en un frenesí de alimentación. Su última pretensión de poder es que el gobierno federal o los gobiernos estatales nos obliguen a todos a vacunarnos contra el COVID.

Estos llamados son omnipresentes. Editorializando que “no hay un derecho absoluto a negarse a la vacunación”, Los Angeles Times argumentó que “nadie tiene derecho a enfermar a nadie más o a provocar un nuevo aumento de casos por descuido o por su propio sentido de ‘elección personal'”.

El defensor más influyente de los mandatos de vacunación ha sido el bioeticista Ezekiel Emanuel —principal arquitecto de la Ley de Asistencia Asequible— quien escribió recientemente como coautor en un artículo del New York Times: “Necesitamos reducir drásticamente las infecciones por coronavirus para cambiar el rumbo y sofocar la pandemia. La mejor esperanza es aumentar al máximo el número de personas vacunadas, especialmente entre aquellas que interactúan con muchas otras y son susceptibles de transmitir el virus. ¿Cómo podemos aumentar las vacunaciones? Con mandatos”.

La letanía de los autores sobre las personas que deberían estar obligadas a recibir la vacuna es extensa, incluyendo “guardias de prisiones, los E.M.T., oficiales de policía, bomberos y profesores”, así como todos los trabajadores sanitarios y estudiantes.

“A ninguno de nosotros nos gusta que nos digan lo que tenemos que hacer. Pero vacunarse no solo tiene que ver con nuestra salud personal, sino con la salud de nuestras comunidades y del país”, escribieron.

El profesor emérito de derecho de Harvard, Alan Dershowitz, llevó esta histeria a una conclusión ridícula, declarando en una entrevista transmitida el verano pasado: “Permítanme decirlo muy claramente: no tienen ningún derecho constitucional a poner en peligro al público y a propagar la enfermedad, aunque no estén de acuerdo. Usted no tiene derecho a no vacunarse (…) y si se niega a la vacuna, el Estado tiene el poder de llevarlo literalmente a la consulta de un médico y clavarle una aguja en el brazo”.

Bien, calmémonos y seamos realistas. Según la ley federal, el gobierno no puede obligar a nadie a aplicarse la vacuna COVID. ¿Por qué? Las vacunas solo recibieron una autorización de “uso de emergencia”, una categoría totalmente diferente a las aprobaciones medicinales habituales.

Como explica el sitio web de la FDA: “La FDA puede autorizar productos médicos no aprobados (…) en caso de emergencia para diagnosticar, tratar o prevenir enfermedades o afecciones graves o potencialmente mortales (…) cuando se cumplen ciertos criterios, entre ellos que no haya alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles”.

Esa era precisamente la terrible situación a la que se enfrentaba el país la pasada primavera, cuando el presidente Trump lanzó sabiamente la Operación Velocidad Warp, que consiguió introducir las vacunas en el ámbito clínico en un tiempo récord. Pero aquí está la cosa: la distinción entre una vacuna normalmente aprobada y una aprobada para uso de emergencia es una distinción con una gran diferencia.

Verá, la ley que creó el poder de la FDA para emitir tales aprobaciones de emergencia también establece que no se puede exigir a los pacientes que reciban el tratamiento. En concreto, la ley establece que: (el énfasis es mío) “los individuos a los que se administra el producto deben ser informados (…) de la opción de aceptar o rechazar la administración del producto, de las consecuencias, si las hay, de rechazar la administración del producto y de las alternativas al producto que están disponibles y de sus beneficios y riesgos”.

Uy. Si tenemos el derecho legal de “aceptar o rechazar la aplicación” de la vacuna COVID —que fue aprobada para uso de emergencia— significa que el gobierno no puede obligarnos a vacunarnos. Hurra por la libertad.

¿Pero qué pasará cuando las vacunas reciban la aprobación normal de la FDA, lo que parece casi seguro? Los que se niegan no deben preocuparse. Sigue siendo dudoso que el gobierno federal pueda obligar legalmente a vacunarse.

El caso del Tribunal Supremo más relevante a este respecto —de hecho, la sentencia citada con frecuencia por los defensores de los mandatos nacionales— es el caso Jacobson contra Massachusetts, que permitía a Cambridge castigar a los residentes que se negaran a vacunarse contra la viruela durante un brote de la enfermedad en la ciudad. Pero ese poder coercitivo es todo menos absoluto. El Tribunal dictaminó que “bajo la presión de un gran peligro” podemos estar “sujetos a tal restricción, que debe ser aplicada mediante reglamentos razonables, como la seguridad que pueda exigir el público en general”.

Por lo tanto, la pregunta sería si —en su momento— el COVID presenta tal “presión de gran peligro” que de lugar a una “regulación razonable” para que el gobierno obligue a todo el mundo a vacunarse.

Sin duda, la respuesta debe ser no. Nunca hubo un mandato de vacunación universal en la historia de nuestro país —ni siquiera para la viruela o la poliomielitis— y COVID no es ni de lejos tan peligrosa.

A diferencia de esas plagas, la amenaza letal se limita principalmente a las personas mayores, la mayoría de las cuales ya fueron vacunadas. Además, dado que es probable que la mayoría de la población general esté vacunada, un mandato parece muy difícil de justificar empíricamente.

Por último, si la vacuna es tan eficaz como demuestran las estadísticas, razón por la que yo me vacuné con gusto, solo los no vacunados seguirían corriendo un riesgo importante. Cualquiera que quiera evitar la enfermedad podría simplemente remangarse.

Oh, claro, los Emanuels entre nosotros chillarán sobre la posible propagación de nuevas variantes para racionalizar la asunción del control autocrático, pero parece poco probable que tales riesgos conjeturales se consideren razonablemente necesarios como cuestión de derecho para garantizar la “seguridad del público en general”.

Por cierto: los tecnócratas también lo saben. Por eso muchos de ellos están presionando al sector privado para que nos exijan llevar “pasaportes de vacunas” que demuestren que hemos sido vacunados como condición para hacer negocios o para ser empleados. Si un intento de autocracia fracasa, intentan y lo intentan de nuevo.

Pero esa es una columna para algún otro día. Solo hay que saber que, al menos por ahora, hay poco que temer de los mandatos de vacunación del gobierno. La elección de vacunarse o no contra COVID sigue dependiendo enteramente de usted.

El galardonado autor Wesley J. Smith, es presidente del Centro de Excepcionalismo Humano del Instituto Discovery.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS