El hijo de Superman comparte lo que significó quedarse sin padres a los 13 años

Por Louise Bevan - La Gran Época
27 de Mayo de 2019 Actualizado: 27 de Mayo de 2019

Para el mundo, era Superman. Pero para William, el difunto actor Christopher Reeve era un hombre corriente. Era “papá”.

William Reeve, o Will, era solo un niño cuando su padre se desvaneció después de una serie de golpes devastadores. Christoper Reeve quedó paralizado después que un accidente de equitación le fracturó dos de sus vértebras en 1995 y murió de un ataque al corazón como resultado de un shock séptico nueve años después.

Pero esa no iba a ser la última de las pérdidas de Will.

Dana Reeve, la madre de Will, fue diagnosticada de cáncer pulmonar terminal poco después y murió cuando no habían pasado ni 2 años de la muerte de su marido.

Will escribió una carta desgarradora a sí mismo a la tierna edad de 13 años, encontrándose solo en el mundo pero con dos hermanos después de la insoportable pérdida de ambos padres. Will compartió la carta con CBS.

“Estás en el punto más bajo de tu vida”, comienza la carta. “Estás en una habitación de un hospital en Nueva York y acabas de despedirte de mamá”.

“Tienes 13 años. Tiene 44 años”, continuó. “Cáncer de pulmón. Nunca fumó. Se fue, igual que papá”.

Will tiene ahora 26 años, es colaborador del SportsCenter de ESPN y se ha dedicado a la actuación. Parece que la sabia y estoica actitud del joven hizo maravillas para ayudarlo a sanar. Pero Will atribuye su éxito a las manos de sus difuntos padres.

Ver esta publicación en Instagram

We throw the word “legend” around pretty loosely. Here is a legend. He’d be 65 today. Happy birthday to the Big Cheese!

Una publicación compartida de Will Reeve (@willreeve_) el

“Estas son las buenas noticias”, continúa su carta. “Este es el punto bajo. No hay ningún otro lugar a donde ir, y ahí es exactamente a donde te diriges… Siempre recordarás las cosas buenas”.

Hablando con People en el 2016, Will se abrió sobre la influencia que sus padres tuvieron durante sus años de formación. “Ellos fueron los que me dijeron que apagara la tele”, dijo, “que me comiera mi brócoli, que me fuera a la cama”.

Will Reeve habla en nombre de la Fundación Christopher & Dana Reeve en 2016. (Crédito: Bryan Bedder/Getty Images)

“Fue una infancia totalmente normal”.

No todo era normal, por supuesto. “No todos los niños tienen la experiencia de ir al supermercado y ver a su papá en la revista del pasillo de la caja”, dijo Will. Pero el joven nunca se vio afectado por la fama de su padre. Ni su discapacidad.

Reeve, incluso enseñó a su hijo pequeño a montar en bicicleta desde su silla de ruedas.

“No podíamos ser espontáneos”, continuó Will, lamentando las limitaciones ocasionales de la movilidad reducida de su padre. “Eso podría ser difícil, pero mis padres hicieron un buen trabajo al mantenerse fieles a sus valores”. Los valores de Reeves viven en el legado que dejaron atrás, un legado en forma de la Fundación Christopher & Dana Reeve Foundation, que se dedica a descubrir curas para las lesiones de la médula espinal.

La fundación a menudo publica mensajes de amor y gratitud a sus fundadores en los medios de comunicación social, más recientemente a su “propia Superwoman, Dana”, a quien han descrito como “una poderosa voz para los cuidadores y una feroz defensora de la igualdad”.

La gratitud de Will hacia sus padres y el trabajo que hicieron para criarlo ha impregnado su vida desde la cúspide de su trágica doble pérdida. Incluso a la edad de 13 años, escribió positivamente sobre el futuro.

“Mamá y papá estarán contigo en cada paso del camino”, escribió. “¿Cuánta suerte tienes?”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS