El hogar está subestimado

En nuestro clamor por la igualdad de las mujeres, olvidamos validar la paternidad y el hogar
26 de Junio de 2020
Actualizado: 26 de Junio de 2020

Muchas cosas mágicas y alegres en la vida suceden en el hogar. Edredones cómodos. Flores frescas. Creatividad. Juegos. Abrazos para los recién nacidos. Video juegos. El olor de la cocina de la cena. Café fresco. Muchos programas de televisión que nos gustan presentan cocina casera (“El gran concurso británico de repostería”), desorden (Marie Kondo), jardinería (“Amo su jardín”), y rediseño del hogar (“Granes Diseños). Nos encanta el hogar y la fabricación casera.

Pero para lograr el tipo de cosas que hacen atractivo el hogar, se necesita presencia, se necesita limpieza, se necesita tiempo, se necesita un cocinero, se necesita que la gente se acurruque con usted bajo los edredones en la mañana, incluso si son niños pequeños que te despiertan demasiado pronto. Al final son los pequeños y aparentemente insignificantes momentos como estos los que muchos de nosotros llegamos a considerar como las mejores cosas de la vida.

Sin embargo, en nuestro clamor por la igualdad de las mujeres, nos olvidamos de asegurarnos que también validamos la paternidad y el hogar como un esfuerzo muy profesional, real, útil y atractivo como cualquiera en el lugar de trabajo. Celebramos a las mujeres que son gerentes de compañías, el liderazgo femenino y los primeros pasos en la carrera profesional de las mujeres; queremos asegurarnos que las mujeres tengan la opción de hacer los trabajos que quieren hacer y que las empresas puedan beneficiarse de su influencia. Es estupendo.

Pero es tan importante agradecer el hogar y la verdadera elección, cuando el hogar está hecho de lo que muchos encuentran satisfactorio, productivo o necesario para estar ahí. Para muchos existe un punto medio que se puede encontrar, entre una frenético gerente de una compañía que produce aparatos o eleva los precios de acciones y una ama de casa a tiempo completo.

Pero si el valor del hogar y la crianza de los hijos prácticamente se ignoran, muchos no encontrarán ningún sentido de autoestima en el hogar o en la paternidad. La profesión será el objetivo principal de los jóvenes, y la paternidad se retrasa cada vez más como resultado. Así pues, muchas mujeres terminan no teniendo tantos hijos como más adelante se dan cuenta de que les hubiera gustado, o no tienen ninguno, debido a problemas de fertilidad relacionados con la edad. Se dan cuenta de la alegría del hogar y de los hijos demasiado tarde; es algo que cada vez se mencionó menos como una opción válida para ellas.

El énfasis que se pone en la profesión por encima del hogar y los hijos es una causa de las nefastas tasas de fertilidad en todo el mundo. La tasa de fertilidad mundial es de aproximadamente 2.4 nacimientos por mujer, pero en muchos países ha disminuido hasta situarse muy por debajo de la tasa de reemplazo de 2.1. Un reciente informe de Deutsche Bank, realizado por Sanjeev Sanyal, sugiere que el pico en el número de seres humanos en la Tierra se alcanzará con solo 8700 millones en 2055, y se reducirá a 8000 millones para el 2100, una disminución de la población mucho más rápida de lo que sugieren las recientes estimaciones de las Naciones Unidas.

Además, al mismo tiempo que aparecemos para celebrar el triunfo del trabajo sobre el hogar, nos preocupamos por una serie de problemas sociales que se podrían resolver por una mayor comunidad. Si tenemos visión de futuro, hay numerosas formas en que los trabajadores del hogar contribuyen enormemente a la sociedad.

Los resultados de una reciente revisión de múltiples estudios indicaron que la falta de conexión social supone un riesgo de muerte prematura similar al de indicadores físicos como la obesidad. Un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Económicas y Empresariales descubrió que las comunidades desconectadas le podrían estar costando a la economía del Reino Unido unas 32,000 millones de libras (39,800 millones de dólares) cada año. También descubrió que las buenas relaciones entre vecinos proporcionan beneficios económicos sustanciales a la sociedad británica, lo que representa un ahorro anual de 23,800 millones de libras (29,600 millones de dólares) en total.

Además, la investigación apoya firmemente el hecho de tener a una sola cuidadora en casa durante los primeros 2 o 3 años de la vida de un niño. Los últimos 10 años han traído cambios asombrosos en la forma de entender el desarrollo del cerebro, y Nathan Wallis se ha convertido en un respetada conferencista sobre la crianza de los hijos en Nueva Zelanda, atrayendo a grandes multitudes. Su investigación lo demuestra: “El conductor número uno de las enfermedades mentales es el aislamiento (…) por lo que es especialmente importante que los niños formen vínculos saludables en los primeros tres años de vida. Los seres humanos son interdependientes por naturaleza, y estar conectados socialmente le da a nuestro cerebro los estímulos y las hormonas positivas que necesita para mantenerse bien”.

Pero para lograr que la comunidad funcione, se necesita gente que tenga tiempo. Las amas de casa solían tener tiempo.

Shannon Roberts es co-editora del blog de MercatorNet sobre temas de población, “La demografía es el destino”. Aunque tiene antecedentes como abogada, escribir ha sido una pasión de toda la vida y ha contribuido a una serie de publicaciones. Ha escrito regularmente sobre cuestiones demográficas durante casi una década, y sus escritos informan tanto la enseñanza académica como el debate internacional. Shannon equilibra su escritura con su otra pasión, su familia. Tiene tres hermosos hijos y vive en Auckland, Nueva Zelanda.

Este artículo fue publicado originalmente en MercatorNet.com bajo una licencia Creative Commons. Si disfrutó de este artículo, visite MercatorNet.com para más información.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS